En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 110
    Síguenos en

    Intentas concentrarte y, sin embargo, no lo logras. La pantalla del celular se ilumina, los vecinos taladran, el café está listo, acabas de recibir un push por una noticia urgente, suena el timbre, vuela una mosca sobre tu escritorio. Las distracciones pueden ser miles, también la forma en que cambia tu realidad cuando te distraes. 

    Las cosas cambian, pero tú puedes no darte cuenta e incluso sentir una gran confianza en eso que crees que es real. Así lo plantea un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance, que sugiere que las distracciones pueden cambiar nuestra percepción de lo que es real, haciéndonos creer que vimos algo diferente a lo que realmente vimos. 

    Bajo la premisa de que las interrupciones que sufrimos al momento de disponernos a desarrollar una tarea nos alejan de lograr nuestros objetivos, investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, EEUU, se propusieron saber qué sucede cuando intentamos prestar atención a una cosa pero interfiere otra.

    "Nuestro entorno visual contiene demasiadas cosas para que las procesemos en un momento dado, así que ¿cómo reconciliamos esas presiones?", expresó en un comunicado de la universidad la autora principal del estudio, Julie Golomb, directora del Laboratorio de Visión y Neurociencia Cognitiva de la institución. 

    Los resultados mostraron que a veces confundimos el color de un objeto con el que tenía la distracción. Otras veces lo "sobrecompensamos" y pensamos que el color era muy diferente al de la distracción, cuando realmente no lo era. 

    "Implica que hay consecuencias más profundas de que te distraigas que podrían cambiar lo que estás percibiendo", resumió Golomb. "Nos mostró que claramente no entendemos todas las implicaciones de la distracción".

    Según la investigadora, los resultados del estudio plantean una "interesante consecuencia para la memoria", ya que podríamos incluir características de los elementos distractores en nuestros recuerdos. 

    Quizá por ello muchas veces distorsionamos aquello que leemos mientras estudiamos. Un estudio citado en The Conversation reveló que los estudiantes que realizaban tres horas de tarea tienen en promedio 35 distractores, principalmente usar el teléfono para acceder a Internet para fines no relacionados con el estudio o escuchar música. El artículo concluye que cuando uno se pone "multitareas", solemos rendir menos en el estudio. 

    ​Jiageng Chen, del mismo laboratorio de Golomb, y Andrew Leber, profesor de psicología de la Universidad Estatal de Ohio, son coautores de la investigación sobre nuestra percepción y la realidad, que fue financiada por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud y la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

    Etiquetas:
    memoria, distracción, trabajo, productividad
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook