En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    El COVID-19 ha tenido un efecto devastador en el empleo. Este 1° de Mayo la lucha de los trabajadores también será para buscar estrategias para encarar un porvenir poco alentador: casi la mitad de la población activa mundial podría llegar a perder los medios de vida. Éste es el panorama que (según la OIT) tendrá el trabajo en América Latina.

    En Colombia el desempleo llegó al 12,6% en marzo luego de que 1,5 millones de personas perdieran su trabajo, lo que representa un incremento de casi el 2% frente al mismo periodo del año anterior. En Estados Unidos la pérdida de empleos llegó a la triste cifra de 30 millones de puestos de trabajo. En Chile el desempleo registró su mayor nivel en 10 años: un 8,2%. Pareciera que no hay quien se salve de la catástrofe en el mundo laboral generada por la pandemia.

    La Organización Internacional del Trabajo (OIT) le ha puesto una cifra global al desastre: la caída constante de las horas de trabajo a nivel mundial ha significado que 1.600 millones de trabajadores informales puedan ver desaparecer sus fuentes de sustento. Estos números implican un 10,5% de deterioro si lo comparamos a los niveles al cuarto trimestre de 2019, justo antes de la crisis. 

    El pronóstico equivale a decir que 305 millones de empleos a tiempo completo (asumiendo una semana laboral de 48 horas semanales) podría sencillamente desaparecer debido a la prolongación y la ampliación de las medidas de confinamiento. En las Américas, las estimaciones de la OIT indican una pérdida de horas de trabajo equivalente al 12,4% en el segundo trimestre.

    ¿Cuál es la situación del empleo a nivel global?

    El porcentaje de trabajadores que viven en países donde se ha ordenado o recomendado el cierre de los lugares de trabajo ha disminuido del 81 al 68% a lo largo de las últimas dos semanas, debido principalmente al levantamiento de las medidas de cierre de los lugares de trabajo en China. La situación ha empeorado en el resto del mundo: 

    • El 81% de los empleadores y el 66% de los trabajadores independientes viven y trabajan en países afectados por el cierre ordenado o recomendado de los lugares de trabajo, con graves repercusiones sobre los ingresos y los empleos.
    • El número de horas de trabajo disminuyó de alrededor del 4,5% (130 millones de empleos a tiempo completo en el primer trimestre de 2020, suponiendo un trabajo de 48 horas semanales), en comparación a la situación anterior a la crisis (cuarto trimestre de 2019).
    • En el segundo trimestre, el número de horas de trabajo en el mundo debería ser del 10,5% inferior al último trimestre anterior a la crisis. Es decir: 305 millones de empleos a tiempo completo.

    La OIT insta a adoptar medidas urgentes, específicas y flexibles para ayudar a los trabajadores y las empresas, en particular, a las empresas más pequeñas, los trabajadores y trabajadoras de la economía informal y demás personas en situación de vulnerabilidad.

    Etiquetas:
    Organización Internacional del Trabajo (OIT), desempleo, pandemia, trabajo, coronavirus, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook