En directo
    Sociedad
    URL corto
    190
    Síguenos en

    Una vez reducida la propagación del COVID-19, empezaron a abrir los restaurantes en China. Sputnik preguntó a los locales y los expertos si la epidemia afectó a los hábitos alimenticios de los consumidores.

    A mediados de marzo, la cantidad de nuevos casos de infección con COVID-19 comenzó a reducirse en China y la vida empezó a recuperar su ritmo normal: abrieron los restaurantes, los parques y los centros comerciales.

    Según Baidu, a principios de marzo, más de un 90% de restaurantes abrieron en Pekín, más de un 87% en Shanghái, más de un 84% en Guangzhou y más de un 82% en Ningbo.

    Sin embargo, mucha gente prefiere quedarse en casa. Algunos locales, encuestados por Sputnik, señalaron que aunque las preferencias alimentarias no cambiaron durante la epidemia, la necesidad de quedarse en casa y tomar precauciones enseñó a la gente a cocinar en casa, y algunos incluso tienen la intención de llevar el nuevo hábito a la vida después de la epidemia.

    "Mis hábitos alimenticios antes y después de la epidemia no han cambiado mucho. Pero ya no compro comida para llevar, solo cocino yo misma", dijo Jiang, una residente de Pekín.

    "Antes de la epidemia, comía principalmente fuera de casa, siempre tomaba algo con un sabor fuerte. Durante la epidemia, empecé a cocinar en casa, y comencé a comer algo cada vez menos lleno de sabor. Pero es un cambio temporal, cuando termine eso, empezaré a comer fuera de nuevo, es más cómodo", admitió Guo de Pekín.

    Mientras tanto, el doctor en ciencias Zhou Hongcheng, del Instituto de Cultura de la Nutrición de Zhejiang, opinó que la epidemia puede haber contribuido a algunos cambios en la cultura de la alimentación.

    "Los cambios pueden afectar a la forma en que las personas comen por razones de higiene", comentó a Sputnik.

    Por ejemplo, en las comidas en compañía todos comerán su propio plato sin pedir platos para compartir, y si lo hacen no usarán sus propios palitos para tomar la comida desde un plato común.

    Sin embargo, el experto consideró poco probable que se produzcan cambios radicales en la dieta de las personas.

    "Es difícil que la gente cambie inmediatamente a comida ligera, vegetariana o, por el contrario, a comida pesada", observó.

    Al mismo tiempo, la epidemia amplió el alcance de la inteligencia artificial en la industria alimentaria. Según China Daily, en uno de los restaurantes de Jinan apareсieron robots en la cocina: añaden aceite y condimentos a los platos, están pendientes de que el arroz no se cocine demasiado y pueden preparar más de 30 platos. El diario señala que son solo los primeros pasos hacia un mayor uso de la tecnología de la IA en la industria alimentaria.

    Etiquetas:
    alimentación, coronavirus, pandemia de coronavirus, pandemia, China, restaurante, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook