En directo
    Sociedad
    URL corto
    190
    Síguenos en

    La pandemia de coronavirus que paralizó al mundo no se detiene ante las realezas. Desde que el virus se expandió, ya afectó a miembros de familias reales en Europa y generó temor en sus integrantes más ancianos. El caso más extremo se dio en Arabia Saudí, con 150 infectados.

    Antiguamente solía creerse que los miembros de la realeza tenían 'sangre azul', una característica que los diferenciaba del resto de los mortales. Por supuesto, se trataba de un mito inspirado en la visibilidad que cobraban sus venas azules en su piel blanca. El COVID-19 demostró una vez más que los royals no escapan a los virus.

    COVID-19 en la realeza: ¿quiénes se enfermaron?

    • Karl de Habsburgo-Lorena, archiduque de Austria

    Legalmente, la realeza en Austria fue abolida en 1919 tras la caída del Imperio austro-húngaro. De todos modos, los descendientes de la familia Habsburgo continúan siendo influyentes en la sociedad austríaca.

    Precisamente, Karl de Habsburgo-Lorena, de 59 años y nieto del último emperador del imperio austro-húngaro Karl I, fue el primer integrante de una corona europea en ser diagnosticado con COVID-19. Karl, que sería archiduque de Austria si su familia continuara reinando, fue diagnosticado el 17 de marzo y, además de iniciar una cuarentena, decidió contar su experiencia en la televisión austríaca.

    "Es molesto pero estoy bien. No es la peste negra", sentenció, en relación a la cruel enfermedad que debieron enfrentar sus antepasados.

    Karl de Habsburgo-Lorena dijo sentía los síntomas de "la típica gripe" pero debió realizarse el test luego de que un amigo suyo, con el que había compartido un congreso en Suiza, diera positivo en una prueba.

    Carlos de Habsburgo-Lorena, archiduque de Austria (derecha), en 2011
    © AP Photo / Bela Szandelszky
    Carlos de Habsburgo-Lorena, archiduque de Austria (derecha), en 2011
    • Albert II, príncipe de Mónaco

    Dos días después, el 19 de marzo, el principado de Mónaco comunicó que su líder, Albert II, había contraído la enfermedad. La declaración oficial remarcó que el príncipe era permanentemente "monitoreado" y que su estado de salud "no es motivo de preocupación".

    Albert II continuó trabajando desde su despacho personal y se mantuvo en contacto con el resto del Gobierno monegasco. De todos modos, pidió a la población del principado que cumpla con las medidas de confinamiento para sobrellevar la pandemia.

    El 31 de marzo, sus médicos informaron que estaba "curado" y que podía volver a sus actividades habituales.

    Alberto II, príncipe de Mónaco
    © AP Photo / Daniel Cole
    Alberto II, príncipe de Mónaco
    • Charles, príncipe de Gales

    El coronavirus también pasó por el Reino Unido. "El príncipe de Gales ha dado positivo por coronavirus. Ha presentado síntomas leves, pero por lo demás se mantiene en buen estado de salud y ha estado trabajando desde casa durante los últimos días, como de costumbre", señalaba un comunicado de la corona británica el 24 de marzo.

    El hijo mayor de la reina Isabel II debió enfrentar críticas por haber viajado a Escocia desde Londres a pesar de tener síntomas y finalmente ingresó en cuarentena en una residencia de la familia real en tierras escocesas.

    Dos semanas después, desde la Casa Real británica informaron que Carlos estaba recuperado, justo a tiempo para celebrar sus 15 años de matrimonio con Camilla de Cornualles.

    El príncipe Carlos de Gales
    © REUTERS / Pool New
    El príncipe Carlos de Gales
    • Faisal bin Bandar bin Abdulaziz Al Saud, príncipe de Arabia Saudí, y 150 parientes

    El escándalo se desató a partir de un artículo del New York Times que indicaba que al menos 150 miembros de la familia real saudí habían sido infectados con el nuevo coronavirus a principios de abril.

    El más comprometido es el príncipe Faisal bin Bandar bin Abdulaziz Al Saud, gobernador de la región de Riad, quien con más de 76 años debió ser hospitalizado en cuidados intensivos a causa de los problemas respiratorios causados por COVID-19.

    El brote de coronavirus en la familia real puso en jaque a los sistemas sanitarios del país árabe, que debieron preparar unas 500 camas destinadas a integrantes de la corona.

    El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz al Saud, de 84 años, se mantiene aislado en un palacio para evitar ser contagiado.

    Etiquetas:
    Arabia Saudí, Austria, Reino Unido, familia real, realeza, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook