En directo
    Sociedad
    URL corto
    2148
    Síguenos en

    Rosie la remachadora o sencillamente Rosie. ¿Quién no conoce la imagen de una mujer blanca, fuerte, con mameluco pero maquillada que está en pins, pulóveres, pegatinas e imanes con la frase: "We can do it!"? Ha sido un ícono del feminismo desde la década 80, sin embargo, hay lecturas que indican que quizá no sea tan feminista después de todo.

    Por todas partes está la imagen de esta mujer que dice: "¡Podemos hacerlo!" (traducción del inglés), pero seguramente pocos conozcan su historia. Rosie la remachadora es un ícono cultural que surgió en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial para animar a las mujeres a trabajar en las fábricas de armamento y suministros bélicos mientras los hombres luchaban en la guerra. Se necesitaba la mano de obra. 

    Rosie se convirtió en imagen en 1943 de la mano del ilustrador y pintor estadounidense Norman Rockwell. El artista pintó a una mujer con una remachadora entre las piernas y el libro Mein Kampf de Hitler bajo sus botas para la portada de la revista Saturday Evening Post.

    ​Pero su origen está en una canción: un año antes Redd Evans y John Jacob Loeb escribieron 'Rosie the riveter' (Rosie la remachadora). La canción describía a una mujer incansable que daba lo mejor de sí para ayudar a sus compatriotas durante la guerra. 

    La canción rápidamente se convirtió en un himno nacional, y la imagen de Rockwell se popularizó tanto que se adoptó como el ícono del trabajo femenino durante la guerra.

    No obstante, esa Rosie no es la que conocemos hoy. Otra imagen es la que ha dado vuelta el mundo (la que ha usado Hillary Clinton en su campaña electoral, o las cantantes Beyoncé o Pink): la de la empresa Westinghouse Electric.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Beyoncé (@beyonce) el

    La empresa quería estimular a las trabajadoras de sus propias fábricas, así que pidió al diseñador gráfico J. Howard Miller que reversionara a Rosie. Rosie se representó como una mujer blanca, fortachona que da la impresión de que puede hacer trabajos pesados, pero sin embargo, también tener un aspecto de recién salida del salón de belleza: con un pañuelo rojo con lunares blancos en la cabeza, maquillada y con pestañas largas. Esta imagen atenúa la amenaza que para algunos representaba la primera Rosie: ahora Rosie podría trabajar pero por ello iba a perder su "feminidad". 

    Rosie la remachadora
    Rosie la remachadora

    A partir de ahí, la leyenda empezó a crecer hasta que llegó a convertirse en un ícono feminista

    ¿Por qué se ha criticado que Rosie sea un ícono del feminismo?

    Los motivos son varios. Se podría decir que Rosie representa lo bélico, que glorifica el trabajo femenino aunque era remunerado aproximadamente un 50% menos que el masculino.

    También, a pesar de la voluntad de algunas de continuar ejerciendo un oficio remunerado en los trabajos en que se habían formado o especializado durante el tiempo que "suplieron" a los hombres, cuando terminó la guerra, se las obligó a ceder sus puestos a los soldados desmovilizados y se las relegó de nuevo al rol tradicional de ama de casa o fueron orientadas hacia trabajos no especializados.

    Claro está que las mujeres trabajaban fuera de la casa y dentro, nunca abandonaron el trabajo doméstico y de cuidados

    Otras voces critican que la imagen representa a la mujer blanca occidental y deja fuera a todas las otras disidencias del género, y que es racista.

    Etiquetas:
    feminismo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, Día Internacional de la Mujer, mujeres
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook