En directo
    Sociedad
    URL corto
    166
    Síguenos en

    La participación de una comparsa en el carnaval de Campo de Criptana en España generó indignación nacional e internacional luego de que hiciera su ingreso con trajes nazis y prisioneros del Holocausto.

    Es habitual que las comparsas participen del carnaval con disfraces ocurrentes y originales. Sin embargo, esta localidad española ha sido el escenario de una masiva indignación luego de ver el ingreso de hombres vestidos con trajes de oficiales nazis con armas de juguete, mujeres con banderas israelíes y otro grupo de personas con trajes a rayas blancas y azules, similares a los uniformes que usaban los prisioneros de los campos de concentración.

    ​La comparsa que hizo su ingreso al ritmo de música disco se hizo viral en las redes sociales y diferentes autoridades expresaron su indignación y repudio a lo sucedido.

    La Embajada de Israel en España condenó el episodio e hizo hincapié en que esta presentación es una burla a los seis millones de judíos asesinados por los nazis.

    ​Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha Gonzáles Laya, se sumó a la indignación y expresó su rechazo al momento de informar que después de haber tomado contacto con los organizadores del evento se ha ofrecido disculpas a la Federación de Comunidades Judías de España por la presentación.

    ​A su vez, el Ayuntamiento de Campo de Criptana se disculpó por el episodio propiciado en el carnaval mediante un comunicado donde se explica cómo se permitió a la comparsa El Chaparral hacer su ingreso con esa temática en el carnaval.

    ​Unos días antes, había sucedido una polémica similar en el carnaval de la ciudad de Alost (Bélgica), donde las caricaturas de judíos ortodoxos son habituales. Fue muy criticado que se haya permitido a las personas vestir satíricos trajes para representar a los judíos.

    Etiquetas:
    judíos, Holocausto, polémica, carnaval, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook