En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El número de víctimas de delitos violentos en Brasil cayó un 19% en 2019 en comparación con 2018, según datos divulgados por el portal de noticias G1 en colaboración con el Forum Brasileño de Seguridad Pública.

    "En todo el año pasado, hubo 41.635 asesinatos en el país, frente a 51.558 en 2018", lo que representa una caída del 19%, y el menor número de asesinatos desde 2007, cuando el Forum Brasileño de Seguridad Pública empezó a recopilar datos.

    Esas cifras incluyen a las víctimas de homicidios dolosos (incluidos los feminicidios), latrocinios (robo seguido de muerte) y lesiones corporales que acabaron provocando la muerte de la persona.

    Todos los estados del país presentaron una baja en los asesinatos, aunque en el último trimestre del año la caída no fue tan acentuada (11,8%) y hubo algunas zonas que incluso registraron un leve aumento.

    El estado de Ceará (noreste) es el que obtuvo mejor resultados: los homicidios cayeron un 50,3%, mientras que en Mato Grosso do Sul (centro-oeste) apenas disminuyeron un 3,1%.

    Los datos de 2019 consolidan una tendencia a la disminución de muertes violentas, dado que en 2018 hubo 51.558, un 12,8% menos que en 2017, año en que se tocó techo (59.128 homicidios).

    En Brasil, la política de seguridad y de combate a la violencia es competencia de los gobiernos de los estados (quienes administran la Policía Militar, por ejemplo, que patrulla las calles).

    Para los especialistas, uno de los motivos de esta caída de homicidios es la fortaleza de los gobernadores en su primer año tras las elecciones de 2018.

    "Cuando hay elecciones para el Gobierno de estado y para presidente, al año siguiente, vemos una reducción de homicidios en el territorio nacional", subrayó Samira Bueno, especialista del Forum Brasileño de Seguridad Pública en declaraciones a G1.

    En este sentido, la especialista destaca el trabajo continuo de diversos estados en favor de políticas de reducción y control de violencia, como Sao Paulo (sureste), Paraíba (noreste) o Espírito Santo (sureste), que llevan entre cinco y diez años consiguiendo reducir los asesinatos.

    Otro de los factores es un mayor control de los jefes de las facciones del narcotráfico dentro de las cárceles; los gobiernos regionales les presionan amenazándoles con transferirles a cárceles federales, que tienen unas condiciones más rigurosas.

    Además, hay efectos circunstanciales, como pactos entre facciones rivales y una reconfiguración del mercado de la droga

    Etiquetas:
    caída, asesinato, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook