En directo
    Sociedad
    URL corto
    1110
    Síguenos en

    El director de la Fundación para el Estudio de la Democracia, Maxim Grigóriev, presentó ante el Consejo de Seguridad de la ONU los datos que demuestran que el supuesto uso de armas químicas en la ciudad siria de Duma en 2018 no era más que un montaje.

    Durante la reunión del organismo internacional, Grigóriev informó que los representantes de la ONG visitaron la localidad y entrevistaron a más de 300 de vecinos, entre ellos los pacientes del hospital local y los residentes del edificio donde fueron encontrados los restos de las víctimas del presunto ataque.

    "Los testimonios de estos testigos son una evidencia indiscutible de que el ataque químico en Duma fue falsificado", señaló. Grigóriev agregó que las personas encuestadas afirmaron que ninguno de los heridos por arma química ingresó en el hospital de Duma.

    Otra prueba presentada por Rusia fue un mensaje de vídeo del exinspector de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), Ian Henderson,  en el que aseguró que las conclusiones en el informe final acerca del ataque "eran contradictorias o completamente opuestas a lo que el grupo descubrió durante y después del viaje a Duma".

    "En el momento de la publicación del informe en julio del 2018, ya teníamos serias dudas de que tal ataque químico ocurriera", subrayó.

    Ataque químico en Duma

    El 1 de marzo de 2019, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas publicó un informe de investigación sobre el incidente de Duma del 7 de abril de 2018. En el documento se afirma, entre otras cosas, que en el ataque químico se utilizó un producto químico tóxico —probablemente cloro— y que los cilindros fueron descargados desde el aire. Esto permitió a algunos países occidentales acusar a la aviación siria del ataque.

    Sin embargo, posteriormente se puso a disposición del público un documento elaborado por el experto de la OPAQ Ian Henderson. El experto declaró que las observaciones realizadas en los dos lugares sugerían que lo más probable es que los cilindros habían sido colocados y que no cayeron desde el aire. Además, un equipo dirigido por Henderson realizó varias pruebas simuladas y llegó a la conclusión de que, en un caso, las huellas del supuesto impacto del cilindro no coincidían con los daños del techo de hormigón y, en el segundo caso, que la válvula del cilindro había permanecido intacta, aunque esto no era posible después de haber perpetrado las losas del techo.

    El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia calificó el propósito del lanzamiento de sustancias venenosas por parte de las tropas sirias como un deseo de ahuyentar a los terroristas y justificar posibles ataques desde el exterior.

    Etiquetas:
    Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), armas químicas, Siria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook