En directo
    Sociedad
    URL corto
    33012
    Síguenos en

    ¿Te has preguntado cómo los aguacates llegan a tu mesa? y ¿cuáles son los costos políticos, económicos y sociales de producción del superalimento de moda? Una serie de Netflix muestra el recorrido que hacen desde la tierra, pasando por carteles mexicanos y elites económicas, hasta llegar a tu boca. Nada más será lo mismo después de verla.

    Quizás sea mejor no mirar la serie de Netflix que retrata los conflictos en la producción de aguacates si uno no quiere sentirse mal por disfrutar del sabroso 'oro verde'. En la amplia lista de opciones audiovisuales del canal de streaming, se puede ver Rotten, un programa de televisión estadounidense producido por Zero Point Zero que nos muestra los problemas que existen en el proceso de suministro de alimentos.  

    Cada capítulo se centra en un alimento específico y revela las fuerzas ocultas que manipulan lo que comemos; el primero de la segunda temporada trata sobre los aguacates. O quizá sería mejor decir que The Avocado War trata sobre los secuestros, extorsiones y asesinatos perpetrados por los carteles mexicanos en pos de apoderarse del negocio en su país. O quizá también sería mejor decir que se trata de la sensación de miedo de los productores y habitantes de las zonas linderas a las plantaciones, ya sea por la violencia o por la sequía de la tierra y la escasez de agua para la población que genera la producción de aguacate

    • El capítulo de la serie Rotten sobre los aguacates se detiene en explicar cuál es la situación de la producción del superalimento en Chile. Allí la guerra es por el agua. 

    Si se mira a distancia los cerros de la provincia de Petorca, región de Valparaíso (centro), se ven parcelas fértiles y áridas que parecieran haber sido intercaladas al azar. Sin embargo, si se mira de cerca, uno se da cuenta de que allí nada es fortuito: lo verde son plantaciones de paltos y cítricos, y lo marrón, tierras secas. Por ningún lado se ve agua: el agua está en los aguacates, no en los grifos de los habitantes. 

    Al menos medio millón de personas que habitan las zonas aledañas de las plantaciones de aguacate que están a 220 kilómetros al norte de Santiago viven así: rodeados de aguacates que consumen al menos 427 litros de agua por kilo para madurar, pero sin agua para poder cocinar, higienizarse, beber.  

    Chile tiene un modelo de aguas único en el mundo. En agosto de 1981, durante la dictadura de Augusto Pinochet, se aprobó el Código de Aguas, que en su artículo 5 establece que el recurso es un "bien nacional de uso público", pero que su "derecho de aprovechamiento" es privado. 

    La normativa se basa en la idea de que el acceso al agua es un bien económico, y como tal, la forma más eficiente de gestionar su asignación es a través del mercado, precios y los derechos de propiedad privada. En otras palabras, los "dueños" del agua serán quienes decidan a quién otorgarla, cómo utilizarla, y quienes gocen de sus réditos. 

    • El documental también refleja la historia de la producción en California (Estados Unidos), el primer lugar donde se instaló la idea de plantar aguacates siguiendo el modelo mexicano, el primer productor del mundo. 

    El 95% de la producción de EEUU se cultiva en California, el 66% se concentra en solo dos condados. Allí el cultivo de aguacates sufrió varias etapas, pero siempre creció.

    El problema llegó con Bill Clinton y la entrada en vigencia del TLCAN, en 1994. Los productores californianos temían que los mexicanos les arrebataran el mercado, ellos producen 15 veces más. Sin embargo, el capítulo muestra cómo sucedió exactamente lo opuesto: todos empezaron a vender más... a un costo altísimo.

    En menos de una década, los estadounidenses duplicaron el consumo; hoy comen 1,2 millones de kilos de aguacates por año. 

    En California (donde el precio de la hectárea para plantar aguacates aumentó más del 27% sólo en el correr de 1998), el crecimiento exponencial de la producción también trajo aparejado el crecimiento exponencial de un problema: el del riego. En California cada vez hay menos agua porque cada vez llueve menos. 

    • En México,el crecimiento de la producción del aguacate desató una guerra: a medida que el negocio se iba haciendo más rentable, más atraía a organizaciones criminales. 

    En Tancítaro, lugar de origen del cultivo de aguacates en México, el Cartel del Golfo, los Zetas y numerosas facciones delictivas más, comenzaron a cobrar coimas y a pelear por controlar el mercado, a asesinar, extorsionar y secuestrar a civiles. La violencia y corrupción se volvieron moneda corriente. Se estima que en 2009 las bandas criminales robaron al menos 150 millones de dólares del negocio. 

    Etiquetas:
    Chile, California, México, guerra, aguacate
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook