En directo
    Sociedad
    URL corto
    4305
    Síguenos en

    Para sorpresa de muchos, las estadísticas muestran que dentro de los matrimonios del mismo sexo, el porcentaje de divorcio entre las parejas lesbianas es significativamente mayor en comparación con los divorcios entre las parejas gays. Estos datos podrían explicarse por el comportamiento mostrado por las mujeres en los matrimonios heterosexuales.

    Casi el 70% de los divorcios de parejas heterosexuales registrados en los últimos años fue iniciado por las mujeres, lo que demuestra que los hombres son menos propensos a considerar el divorcio. Esto es solo uno de los datos que podría ayudar a explicar la diferencia que existe entre el número de separaciones entre ambos tipos de matrimonio.

    A pesar de que las lesbianas se casan más que los hombres homosexuales, la diferencia en las tasas de divorcio es mucho mayor que en las tasas de matrimonio. Los matrimonios entre hombres homosexuales representan el 44% de los matrimonios del mismo sexo, pero representan solo el 26% de los divorciados.

    Esto indica que tanto en una relación heterosexual como homosexual, los hombres tienden a considerar menos el divorcio que las mujeres.

    De acuerdo con Ayesha Vardag, presidenta de la firma de abogados de divorcios Vardags citada por The Economist, las mujeres son mucho menos propensas a tolerar la infidelidad conyugal que los hombres.

    Otro de los factores que podría explicar esta discrepancia está relacionado con el tiempo que las mujeres pasan antes de comprometerse en una relación seria. Lisa Power, una de las cofundadoras de Stonewall, una organización benéfica por los derechos de los homosexuales, señala que las lesbianas pasan más rápido de las primeras citas al matrimonio que los hombres homosexuales, por lo que se apresuran a formalizar la relación con su pareja sentimental en muchos casos de manera apresurada.

    Sin embargo, lo que más sorprende a Vardag es las similitudes que existen entre los clientes homosexuales y heterosexuales a la hora de pedir el divorcio: "Es angustia por el adulterio o la violencia doméstica, no ser escuchado, la sensación de que una de las partes se aleja y la otra se lo toma con calma. Siempre surgen las mismas cosas".
    Etiquetas:
    LGBT, divorcio, matrimonio igualitario
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook