En directo
    Sociedad
    URL corto
    120
    Síguenos en

    Diciembre es el mes de festejar, de estar con tu familia y de pasarlo bien. Pero también es la temporada de las rupturas amorosas. ¿Cómo podemos saber si es hora de romper o si vale la pena hacer un esfuerzo por preservar la relación?

    Veronica Lamarche, profesora de Psicología en la Universidad de Essex (Reino Unido), da un par de consejos sobre cómo tomar una decisión tan complicada como esa. Pueden resultar útiles sobre todo en diciembre y un par de semanas antes de la Navidad, momento que resulta un imán para las rupturas.

    Según el periodista y diseñador gráfico británico David McCandless, las fechas en las que las personas ponen más a menudo punto final a sus relaciones amorosas son las posteriores al día de San Valentín, la primavera antes de las vacaciones y… el 11 de diciembre.

    Las razones pueden ser variadas. Mucha gente no quiere pasar el período festivo en compañía de alguien con quien no ven claro su futuro. También es posible que las parejas recién formadas no quieran traer a su novio o novia a casa para conocer a los padres en la cena de Navidad. Y otros tantos pueden que simplemente se den cuenta de que no vale la pena gastar dinero en regalos.

    Cómo saber si romper o no romper

    De acuerdo a Lamarche, hacer una lista con los pros y los contras puede ayudar a decidir qué hacer. Según un estudio de 2018, la mayoría de las personas es capaz de elaborar una lista de las razones que pueden decantar o no la balanza de dejar a sus parejas. Basándose en las respuestas abiertas de 447 participantes a preguntas sobre su relación, los investigadores pudieron identificar 27 razones por las que la gente quiere seguir adelante con su relación.

    Entre las más comunes para no romper figuran la intimidad emocional y física, el deber familiar y los beneficios económicos. Entre los motivos para abandonar a la pareja son típicos la falta de confianza, una vida sexual insatisfactoria, demasiados conflictos, la incompatibilidad, el descontento con la personalidad de su pareja y el haber encontrado a alguien mejor.

    La psicóloga define tres factores básicos que contribuyen igualmente a seguir comprometido. Se trata de factores que constituyen el conocido como modelo de inversión.

    • La satisfacción mide la proporción de experiencias positivas en relación con las negativas que las personas tienen con su pareja.
    • Lo invertido por las dos personas en la relación, puesto que se perdería en caso de ruptura. Se puede tratar de inversiones financieras, como cuentas bancarias y casas compartidas. Aunque también amistades.
    • La calidad de las alternativas. Ello incluye las posibilidades de encontrar otra relación romántica, pero también amigos y pasatiempos con los que nos sentimos realizados fuera de la relación.

    Lo que no deberías hacer

    No deberías seguir con tu relación por miedo. A pesar de ser conscientes de los beneficios de comenzar una nueva relación, algunos se aferran a la actual debido al daño que creen que le causarán a su pareja o a sí mismos.

    Las rupturas nunca son fáciles, pueden traer depresión y otras enfermedades e incluso destruyen la identidad del individuo. Las personas solteras también son estigmatizadas por la sociedad, ya que los demás las ven como seres solitarios y menos felices.

    "Si te ves sopesando cortar con tu pareja, trata de pensar objetivamente en lo bueno de tu relación, en lo que has invertido y en las alternativas que tienes, pero de manera realista. También decide si el miedo es un factor motivador. Una relación larga siempre se puede salvar, pero no es justo estar con alguien simplemente por miedo a quedarse solo", concluye la psicóloga.
    Etiquetas:
    Navidad, amor, relaciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook