En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 21
    Síguenos en

    ONU (Sputnik) — En el mundo aumenta la agresión a representantes de algunas religiones y razas, declaró el asesor especial del secretario general de la ONU para la prevención del genocidio, Adama Dieng, en una conversación con Sputnik.

    En 1948 se aprobó una convención sobre la prevención del genocidio y el castigo por cometerlo, los países signatarios se comprometieron a impedir los actos de genocidio, pero tal crimen no se ha erradicado hasta la fecha, recordó.

    Dijo que eso sucede porque no se desarrolla suficiente labor constructiva respecto al problema de diversidad.

    "No somos inclusivos. Hoy debemos tener presente más que nunca que somos un mundo único, una humanidad. Debemos respetar el orden establecido, pero lo que veo es el aumento del antisemitismo y del odio a los musulmanes", constató.

    También señaló que en EEUU, Canadá, Nueva Zelandia y Europa hay quienes proclaman la superioridad de la raza blanca, hay neonazis, los líderes del ala derecha de Europa afirman que la economía decrece por culpa de inmigrantes y refugiados.

    "Pero esto último no es verdad, esta gente se habría quedado allí, de donde vino, si el mundo fuera más justo", afirmó el asesor del secretario general de la ONU e instó a trabajar para lograr más igualdad y más justicia social.

    Persecución de rohinyás

    Las acciones contra los musulmanes rohinyá emprendidas por Birmania podrían ser reconocidas por un tribunal como genocidio, afirmó Dieng.

    El representante de Naciones Unidas destacó que solo un tribunal puede darle una valoración a los hechos, pero no excluye que "si la fiscalía reúne pruebas y esos hechos se verifican en el tribunal", no descarta que lo sucedido pudiera catalogarse de genocidio.

    "Sostuve encuentros con refugiados rohinyás, visité el [distrito] bangladesí de Cox's Bazar dos veces, escuché sus historias, un grupo de expertos independientes llegó a la conclusión que lo ocurrido es equivalente a un genocidio", destacó Dieng.

    El Ministerio de Justicia de Gambia demandó en noviembre a las autoridades de Birmania ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, acusándolas de genocidio contra el grupo étnico rohinyá.

    Una declaración del Ministerio de Exteriores de Gambia explicó que ese país africano actuaba como participante del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito del Genocidio (1948), al que Birmania se unió en 1956.

    Las autoridades de Birmania y su población budista consideran a los rohinyás inmigrantes ilegales procedentes de Bangladés.

    Los rohinyás se establecieron en Arakán (antiguo nombre de Rakáin) a finales del siglo XIX y a principios del XX, durante la época colonial cuando los británicos alentaron su traslado desde Bengala Occidental al norte de Birmania por la escasez de mano de obra agrícola.

    Más de 745.000 rohinyás, un grupo étnico musulmán bengalí del norte del estado birmano de Rakáin, huyeron a la zona limítrofe de Bangladés desde finales de agosto de 2017, en medio de un brote de violencia provocado por un ataque del llamado Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán contra 30 puestos policiales y la operación militar llevada a cabo por los militares birmanos en respuesta que se saldó con más de 400 muertos.

    Prevenir el genocidio

    A su vez, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, resaltó la necesidad de prevenir el genocidio promoviendo la igualdad con palabras y acciones.

    "El Holocausto no comenzó con las cámaras de gas. Los genocidios en Ruanda y Camboya no comenzaron con asesinatos en masa. Comenzaron con la discriminación y el discurso de odio", tuiteó Guterres este 9 de diciembre, Día Internacional para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas del Crimen de Genocidio y para su Prevención.

    ​El titular de la ONU pidió rendir homenaje a las víctimas del genocidio "luchando por la prevención mediante la igualdad, con nuestras palabras y acciones".

    En septiembre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 9 de diciembre como Día Internacional para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas del Crimen de Genocidio y para su Prevención.

    La Convención contra el Genocidio entiende por este delito cualquier acto perpetrado con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial, o religioso: matanza; lesión grave a la integridad física o mental; sometimiento intencional a condiciones de existencia que pueden acarrear la destrucción física, total o parcial; medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo; o traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

    Etiquetas:
    genocidio, raza humana, religión, intolerancia, agresión, ONU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik