En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    Reconocida por la OMS como una violación de los derechos de la mujer, el examen médico para 'comprobar' la virginidad todavía es usual en Estados Unidos y ha desatado una gran polémica. Legisladores del estado de Nueva York presentaron un proyecto de ley para prohibir ese tipo de pruebas.

    Fueron las declaraciones del rapero estadounidense T.I. las que sacaron a la luz la práctica vigente de pruebas de virginidad. Durante el programa de televisión Ladies like us, el cantante de 39 años comentó, de forma muy casual, que cada año acompaña a su hija de 18 a un examen de virginidad y que "su himen todavía está intacto".

    Demi Moore, la actriz estadounidense
    © AP Photo / Richard Shotwell
    Pese a que los médicos le explicaron en varias oportunidades que el himen de la joven se podría romper por cualquier práctica —no solo el sexo—, como andar en bicicleta, atletismo, montar a caballo…, el rapero insiste en que, si su hija no hace nada de eso, "su himen debe estar en su lugar".

    Tales declaraciones fueron fuertemente repudiadas por la legisladora demócrata Michaelle Solages, quien ahora trabaja para que un proyecto de ley prohíba esta práctica. "Los comentarios de T.I. y el examen que le hace a su hija son inaceptables. Envía un mensaje de que las mujeres son una propiedad y eso está mal", dijo Solages a la BBC.

    De aprobarse el proyecto, la práctica sería ilegal, y el médico que se atreva a realizarla podría perder su licencia e incluso enfrentar un juicio penal. Hoy día, no existen leyes federales o estatales en EEUU que efectivamente prohíban las pruebas de virginidad, si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) las considera humillantes y traumáticas para las mujeres.

    De acuerdo a la OMS,las pruebas de virginidad son todavía una práctica común en al menos 20 países a pesar de no tener sustento médico.

    Prueba de virginidad: ¿cómo y por qué se hace?

    También conocidas como "pruebas con dos dedos", este examen consiste en que el  profesional inserte dos dedos en la vagina de la mujer para verificar si su himen está intacto. El método no tiene ningún aval científico; de hecho, la comunidad científica alega que es imposible distinguir un himen "virgen" de un himen "no virgen". 

    Sin embargo, ha sido practicado históricamente para asegurar que la mujer llegara "virgen" al matrimonio. La OMS remarca que la "virginidad" no es un término médico ni científico, sino un concepto social, cultural y religioso que refleja la discriminación contra las mujeres y las niñas, viola sus derechos y perpetúa la desigualdad de género. 

    Etiquetas:
    América del Norte, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik