11:37 GMT +307 Diciembre 2019
En directo
    Pingüinos magallánicos en Chubut, Argentina

    ¿Son realmente fieles las parejas de pingüinos? | Fotos

    © Foto : Cortesía de Pabo García Borboroglu
    Sociedad
    URL corto
    150
    Síguenos en

    El apareamiento entre pingüinos comienza a ver sus frutos en la Patagonia argentina en septiembre de cada año. Hasta marzo del año siguiente, los polluelos de pingüinos magallánicos rompen sus huevos y se forman las primeras colonias de recién nacidos. Y detrás de la reproducción de la especie está una relación sorprendentemente monogámica.

    A las costas de las provincias de Chubut y Río Negro llegan en septiembre los primeros pingüinos machos. Se enfrentaron durante días por conseguir el territorio adecuado para un nido. Un par de semanas después, llegan las hembras; las parejas se arman. Entre ellas, muchas son fruto del reencuentro de años anteriores. 

    Así que los pingüinos son fieles. La razón, sin embargo, quizás no sea tan romántica, sino incluso patriarcal… "Los pingüinos son muy territoriales y cuando comienza el apareamiento tienden a regresar al mismo nido y ahí se encuentran con la misma pareja" explica a Sputnik Pablo García Borboroglu, presidente de la Global Penguin Society (GPS).

    "Nosotros seguimos a una pareja que se juntaba cada septiembre por 17 años. Todos los inviernos se separaban y luego se volvían a encontrar hasta que la hembra no volvió más… Quizás murió. Él formó pareja nuevamente", cuenta el biólogo que es referente mundial en conservación de pingüinos.

    De todos modos, suena dulce a los oídos de quienes buscan relaciones para toda la vida. Y hasta puede deconstruir algún estereotipo de género. Los pingüinos se aparean, las hembras ponen los huevos y los machos ¡los cuidan! Luego de 40 días de incubación en los que ambos padres se turnan para cuidar el nido, nacen los primeros pichones. 

    • Un pingüino de Magallanes cerca de su nido en Chubut, Argentina
      Un pingüino de Magallanes cerca de su nido en Chubut, Argentina
      © Foto : Cortesía de Pablo García Borboroglu
    • Huevos de los pingüinos de Magallanes en Chubut, Argentina
      Huevos de los pingüinos de Magallanes en Chubut, Argentina
      © Foto : Cortesía de Pablo García Borboroglu
    • La pareja de pingüinos se turna para empollar a sus huevos para no dejar el nido solo. Pingüino de magallanes en Chubut, Argentina
      La pareja de pingüinos se turna para empollar a sus huevos para no dejar el nido solo. Pingüino de magallanes en Chubut, Argentina
      © Foto : Cortesía de Pablo García Borboroglu
    • Los pingüinos padres cuidan sus huevos mientras las madres buscan alimento. Pingüino de magallanes en Chubut, Argentina
      Los pingüinos padres cuidan sus huevos mientras las madres buscan alimento. Pingüino de magallanes en Chubut, Argentina
      © Foto : Cortesía de Pablo García Borboroglu
    • Los pingüinos de Magallanes nunca abandonan el nido. Chubut, Argentina
      Los pingüinos de Magallanes nunca abandonan el nido. Chubut, Argentina
      © Foto : Cortesía Pablo García Borboroglu
    1 / 5
    © Foto : Cortesía de Pablo García Borboroglu
    Un pingüino de Magallanes cerca de su nido en Chubut, Argentina

    Por otro lado, García Borboroglu matiza que la monogamia en los pingüinos por lo general está dada dentro de una temporada porque comprende una única pareja para el cuidado de las crías. Pero esto puede variar de una temporada a otra.

    Para principios de marzo los pichones ya habrán cambiado sus plumas, pasan a ser más impermeables y los padres ya los habrán abandonado. Las crías se concentrarán en grupos para ir hacia el mar con sus nuevos compañeros de alimentación y así será hasta el próximo septiembre, cuando el ciclo comienza otra vez.

    Etiquetas:
    infidelidad, apareamiento, pingüinos, Patagonia, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik