Widgets Magazine
02:20 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    lvis se encarga de la cocina y su mujer de la contabilidad

    El chef peruano que atrae a argentinos a una villa popular a la que jamás entrarían en Buenos Aires

    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Sociedad
    URL corto
    Por
    180
    Síguenos en

    Elvis Rafael Barrera García prepara con sus propias manos y maestría el ceviche que sirve ese día como menú en El Sabor del Pisco Sour, su pequeño restaurante ubicado en la manzana cuatro, la más profunda y cercana al río del barrio Rodrigo Bueno, una comunidad de contexto vulnerable que está siendo revitalizada en Buenos Aires.

    Suenan zamacuecas y otros ritmos folclóricos mientras el cocinero trabaja sin parar en la minúscula cocina, donde sólo cabe él. Con ayuda de su mujer, contadora y quien lleva adelante la administración del emprendimiento, Elvis prepara de lunes a miércoles en horario de almuerzo los platos típicos de su Perú natal.

    "Vengo de Namballe, que es un distrito de la provincia de San Ignacio, bien al norte de Perú. La familia de mi mamá es ecuatoriana y de mi papá es peruana, son productores de café. Cuando terminé el secundario, me dije que algo tenía que hacer de mi vida, la idea era salir de ahí", contó a Sputnik.

    Luego de mudarse a la ciudad peruana de Chiclayo, donde estudió música, decidió seguir los pasos de su hermana, Juana, quien ya vivía en Argentina. En 2003, con 20 años, llegó a Buenos Aires y comenzó a trabajar en diferentes restaurantes de la capital. De a poco fue empapándose de la cultura culinaria local, muy diferente a la de su país.

    El Sabor del Pisco Sour tiene espacio para cuatro mesas además de las que arma en el exterior, donde se acercan principalmente miembros de la comunidad de inmigrantes, tanto vecinos del barrio como algunos que se aventuran desde otras partes de la ciudad a probar a un precio muy accesible las exquisiteces de este chef en formación.

    Elvis está estudiando para obtener su título en el Instituto Argentino de Gastronomía (IAG) aunque ya cuenta con una extensa experiencia. Trabajó siete años en uno de los restaurantes de cocina fusión peruano-japonesa más famosos (y de los más caros) de la ciudad, sitio donde aprendió el oficio de la alta cocina. Hoy la lleva a la práctica en el recientemente inaugurado patio gastronómico que abre los fines de semana por las noches junto a las nuevas edificaciones del barrio Rodrigo Bueno, actualmente en proceso de urbanización.

    Oasis de sabor y de esperanza

    "Hace 10, 20 años esto no existía. La cocina peruana hoy es un boom y puede ser más cara porque el producto que se usa es caro, nos cuesta encontrar los ingredientes, y después está el saber prepararlo, saber combinar. Un chef peruano marca la diferencia porque crea o prepara un plato y le pone 20 ingredientes, pero un poquito de cada cosa", dijo el cocinero.

    Además del trabajo en el restaurante y en el puesto de la feria, Elvis tiene un servicio de catering junto a un socio. Cuenta que en cada lugar la comida que prepara es diferente, más clásica y tradicional para la mayoría peruana que se acerca al local y más gourmet y fusionada para la mayoría argentina que compra en el patio.

    Ambos espacios son alquilados por Elvis, al igual que el monoambiente ubicado sobre el restaurante, una vivienda de ladrillo a la vista, que demuestra haber sido construida con las manos, donde vive con su mujer y sus dos hijos.

    Trabajador incansable, el chef demuestra un espíritu de convicción, ética y fuerza personal que inspiran, y cuenta su historia, que tiene momentos de muchos altibajos, con una sonrisa humilde, pero sin perder el destello en los ojos.

    "En 2012, estaba construyendo una casita en Pilar [localidad al noroeste del conurbano bonaerense] cuando entraron a robar y me dispararon en la cara, casi muero. Por suerte el disparo pegó en una puerta de madera, la agujereó y entró la bala en el pómulo sin fuerza. Inseguridad hay en todos lados, pero acá [en el barrio] me siento más seguro que afuera", dijo Elvis.

    Etiquetas:
    Argentina, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik