02:11 GMT +309 Diciembre 2019
En directo
    Una mujer usa un teléfono

    La batalla de las mujeres mexicanas contra la pornovenganza

    CC0 / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    3110
    Síguenos en

    La actriz mexicana Michelle Vieth protagonizó la campaña promovida por la asociación Real women/Real Stories que busca penalizar la pornovenganza. En el vídeo que circula por las redes la actriz cuenta su propia experiencia de ser víctima de ese fenómeno cada vez más extendido en la sociedad.

    Todo comenzó en 2003 cuando una revista filtró unos vídeos de carácter pornográfico de la también conductora, momento que Michelle Vieth calificó como uno de los más difíciles de su vida.

    Después de tantos años Vieth dice estar segura que fue su exmarido, Héctor Soberón, quien hizo público este vídeo íntimo. Relató que en aquel momento tuvo una discusión con su pareja después de que fueran publicadas unas fotografías donde Soberón aparecía con otras dos mujeres. Según la actriz, al poco tiempo su exmarido salió en la tele ‎"llorando y diciendo groserías" por un vídeo en el que Vieth se veía manteniendo relaciones sexuales, supuestamente con otra persona.

    ‎"Han sido 14 años de insultos, de groserías, no solamente en persona sino a través de las redes sociales, esto me llevó a decir: ‎"¡Basta!, no más‎", comentó.

    ‎"Es un vídeo que Héctor y yo grabamos en nuestra casa de Puerto Vallarta y que está cortado con todo el afán de hacer daño. Yo no lo expuse, yo no lo saqué a la luz pública. Yo no traicioné nuestra intimidad", dijo. Fue el fundador del proyecto Real women/Real Stories, Matan Uziel, quien la ayudó a eliminar el vídeo de más de mil páginas web.

    La actriz explicó que todos los ataques verbales, insultos, groserías que recibió tanto en forma personal como a través de las redes le llevaron a buscar que la pornovenganza sea penalizada.

    ‎"Creo que si se castiga en otros países, también tiene que castigarse aquí en México‎", recalcó.

    Esta semana, el 15 de agosto en el estado de México entró en vigor la ley que establece las penas de uno a 14 años de prisión por el delito de pornovenganza, además de multas de hasta 2.000 dólares. En el caso de que se trate de la o el cónyuge, concubina o concubinario o haya tenido alguna relación sentimental, afectiva, de confianza, laboral o análoga con la víctima, las penas y sanciones aumentarán hasta una mitad. La iniciativa fue promovida por la diputada morenista Karina Labastida Sotelo.

    Sin embargo, fue la joven Ana Baqueando del estado de Yucatán, una de las víctimas de este devastador fenómeno, la que se hizo precursora en la lucha contra la pornovenganza a nivel jurídico. La joven logró que se tipificara el delito de pornovenganza y sextorsión en el Código Penal de Yucatán. En 2018 el Congreso del Estado aprobó la ley que establece la pena por publicar, difundir o exhibir fotos, vídeos, audios o texto de contenido sexual sin consentimiento de la persona. Además se considera como delito si un tercero las comparte. En Yucatán el intercambio de fotos o vídeos privados se castiga de seis meses hasta cuatro años de cárcel. En caso de que la víctima sea menor de edad, la pena es de hasta nueve años.

    La secretaria de la Comisión de Juventud y Diversidad Sexual de la Cámara de Diputados, Frida Alejandra Esparza Márquez, ya alertó que únicamente los códigos penales de los estados de México, San Luis Potosí, Yucatán y Puebla tipifican como delito de acoso sexual a quien "grabe, reproduzca, publique, almacene, exponga, envíe o transmita de cualquier forma, imágenes, texto, sonidos o la voz de una persona por cualquier medio sin su consentimiento". Según la diputada, no hay datos actualizados sobre el número de víctimas de pornovenganza, sin embargo, de acuerdo con el informe del Módulo sobre Ciber Acoso (MOCIBA) 2015, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, al menos nueve millones de mujeres sufrieron algún tipo de violencia digital.

    La pornovenganza es castigada en varios países, no obstante, en la época de digitalización total el número de los casos de este crimen va creciendo. Para contrarrestarlo no solo se usan las penas y multas, sino también la distribución de información respecto al tema. Así, el Gobierno de Argentina cuyo Código Penal considera este delito como un tipo de extorsión publicó en su página web el texto Pornovenganza: ¿qué es y cómo me protejo? con el fin de prevenir los delitos.

    Cabe recordar que en lo que se refiere a pornovenganza no se habla solo del daño psicológico que sufren las víctimas, sino también de sus seres cercanos. El ciberacoso en forma de difusión del contenido íntimo puede llevar a consecuencias mucho más serias como en el caso de la española Verónica, una trabajadora de la fábrica de camiones CNH Industrial de Iveco, que se suicidó luego de que sus compañeros de trabajo difundieran un vídeo sexual suyo. El registro fue expuesto por su expareja, quien decidió ‎"vengarse‎" de la mujer después de que Verónica rechazara sus intentos de renovar la relación unos cinco años después de la ruptura. En aquel entonces la mujer, de 32 años, ya tenía otra pareja y era madre de dos hijas.

    Este caso, entre varios otros, evidencia la razón por la que algunas iniciativas ciudadanas insisten en que el castigo por pornovenganza caiga no solo en las personas que publican el contenido íntimo sin conocimiento de la persona, sino también a aquellos quienes difunden estas imágenes y vídeos.

    Etiquetas:
    violencia de género, México, ciberacoso, pornovenganza
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik