14:37 GMT +319 Noviembre 2019
En directo
    Un avión de pasajeros hizo un aterrizaje de emergencia en la región de Moscú

    El milagro del A321: cuando las aves ponen a prueba la profesionalidad de los pilotos

    © Foto : Ruptly
    Sociedad
    URL corto
    2522
    Síguenos en

    Tras el aterrizaje de emergencia del Airbus A321 de Ural Airlines, Sputnik ha hablado con el exviceministro de Aviación Civil de la URSS y piloto de honor de la URSS, Oleg Smirnov, para saber si es posible prevenir catástrofes así.

    Según los datos preliminares, los motores de la aeronave echaron a arder tras chocar contra una bandada de pájaros.

    "La colisión del avión con las aves es un problema antiguo y sin resolver de la aviación en todo el mundo, no solo civil, sino también militar. Según las estadísticas, las colisiones con las aves se producen todos los días, pero hay que tener en cuenta que el 99,9% de estas termina bien y los pasajeros ni siquiera lo notan. Sin embargo, algunas colisiones a veces terminan muy mal", comentó Smirnov a Sputnik.

    © Sputnik .
    Así fue el aterrizaje de emergencia del Airbus A321 cerca de Moscú

    También reveló que el mundo entero sigue trabajando para encontrar formas de evitar que una aeronave choque con un pájaro, desde los constructores de aviones, que están haciendo todo lo que pueden para evitar que las aves golpeen el motor, hasta los aeropuertos, que están obligados a evitar la acumulación de aves en sus inmediaciones.

    Según Smirnov, después de que los pájaros entraran en el motor, el piloto tomó la única decisión correcta posible: regresar al aeródromo de salida. Al regresar, notó que el único motor que aún quedaba en marcha también comenzaba a agonizar. El comandante tomó entonces otra decisión muy competente: hacer aterrizar el avión sin esperar a que estuviera lista la pista de aterrizaje, ya que sería demasiado tarde y la aeronave caería a plomo.

    Su tercera decisión competente y profesional fue la de aterrizar sin el tren de aterrizaje desplegado. En primer lugar, esta decisión sigue las recomendaciones de la práctica mundial. Los aterrizajes sin que salga el tren de aterrizaje ocasionan un daño mecánico mucho menor a la aeronave y, lo que es más importante, previenen el incendio de la misma.

    Después de aterrizar, el piloto organizó una evacuación bien estructurada de todos los pasajeros con ayuda de las escaleras inflables. "Todo el mundo está vivo, y esto es un milagro que se debe a la preparación de la tripulación", resume Smirnov.

    También señaló que es técnicamente imposible ver un pájaro desde el avión porque está volando a gran velocidad. No obstante, hay medidas que pueden prevenir una colisión.

    Hace falta seguir las recomendaciones de los ornitólogos; también hay radares terrestres capaces de registrar bandadas de aves, especialmente grandes, e informar a la tripulación. Por último, es necesario que los aeropuertos hagan todo lo posible para que el espacio asociado al despegue y al aterrizaje esté libre de acumulaciones de aves.

    De acuerdo con el piloto de pruebas Magomed Tolbóyev, quien habló con Forbes, hasta ahora, los casos en los que las aves han logrado dañar un avión son aislados. Pero las gaviotas se han convertido en un problema en los aeropuertos de Moscú, ya que no vuelan solas, como por ejemplo, los cuervos, sino en bandadas, y no tienen miedo a nada.

    "En lo que se refiere al aeropuerto de Zhukovski, el río Moscova y un maizal que están cerca son un muy buen ambiente para las aves", expresó Tolbóyev.

    Etiquetas:
    Rusia, opinión, A321, aterrizaje de emergencia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik