Widgets Magazine
En directo
    Una mujer besa a un hombre

    Revelan el sucio secreto de la industria del porno (literalmente)

    CC0 / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    2284

    Una gran parte de la opinión pública y los dirigentes políticos todavía consideran que las tecnologías digitales requieren el mismo nivel de control que otros sectores respecto a su compatibilidad con la energía y los imperativos del clima. Sin embargo, la situación real es bastante diferente.  

    Los investigadores del 'think tank' galo The Shift Project consideran que los impactos directos e indirectos sobre el medio ambiente, causados por el uso de tecnologías digitales son insostenibles y crecen rápidamente. Actualmente las tecnologías digitales emiten un 4% de todos los gases de efecto invernadero, más que la aviación civil. Este porcentaje puede duplicarse en el 2025 y alcanzar el volumen que emiten todos los autos en el mundo.

    El tráfico de datos causa más de la mitad de todo el daño que infligen las tecnologías digitales sobre el medio ambiente. Los vídeos se atribuyen un 80% del flujo global de datos.

    Hoy en día los internautas consumen intensivamente los vídeos en línea. Almacenados en distintos centros de datos, estos vídeos se transmiten a computadoras, smartphones y otros dispositivos por vía de cables, fibra óptica y módems. Todos estos procesos requieren la electricidad cuya producción consume recursos y emite CO2. De esta manera, la transmisión de vídeos en línea generó más de 300 millones de toneladas de dióxido de carbono en el 2018. Es decir, más del volumen que hoy en día se emite en España: un 1% de todas las emisiones globales.

    Asimismo, los videos pornográficos representan un 27% de todo el tráfico de videos en el mundo. En el 2018 las películas para adultos generaron más de 80 millones de toneladas de CO2, atribuyéndose casi  un 0,2% de todas las emisiones globales. Este volumen supera al que fue emitido por todos los hogares de Francia, reza el reporte, publicado por The Shift Project.

    Estos cálculos coinciden con los que fueron hechos por otros investigadores, considera Chris Preist, experto en la sostenibilidad tecnológica de la Universidad de Bristol (Reino Unido).

    "Todo esto demuestra que los diseñadores de servicios digitales necesitan pensar cautelosamente sobre el impacto de los servicios que proveen. También, es necesario que los individuos actualicen de una manera menos frecuente sus dispositivos, tengan menos aparatos electrónicos y no demanden la conexión móvil a internet de alta calidad en todos partes. Estas son las medidas más importantes que posiblemente podemos tomar al respecto", declaró Preist al portal  New Scientist.

    El Acuerdo de París demanda que todos los Gobiernos en el planeta reduzcan drásticamente las emisiones de los gases de efecto invernadero hasta finales de la siguiente década. Cualquier aumento en el consumo de energía hará que sea difícil de superar este desafío histórico, que había sido acordado para poder evitar un caos climático, consideran los investigadores de The Shift Project. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik