Widgets Magazine
19:20 GMT +316 Septiembre 2019
En directo
    Chiapas, México: Hombre camina sobre las vías del tren 'la Bestia', en la ruta migratoria.

    La discriminación: el mal que expulsa a miles de hondureños de su propio país (fotos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Por
    101
    Síguenos en

    Una pareja de mujeres hondureñas que pidió asilo en México narró a Sputnik cómo es huir de la discriminación y la falta de oportunidades en su país de origen, que sigue en una preocupante espiral descendente y represiva.

    Las jóvenes piden que sus nombres sean omitidos. Acaban de iniciar el trámite de refugio en México para ellas —como concubinas— y para los hijos de cada una, que las acompañan. Están sentadas a la sombra en un parque público del sureste mexicano, donde el calor no da tregua y tampoco la persecución oficial.

    Ahora que tienen su solicitud, pueden refrenar un poco la sed de los agentes migratorios y sus 'perreras', los vehículos en los que se desplazan, en los que que fueron encerradas previamente. 

    Tienen 39 y 26 años, ocho como pareja. Ambas tienen hijos: un adolescente de 16 que dejó la escuela por el hostigamiento recibido ante la orientación sexual de su madre y una niña de 8 años, que ahora corretea con otros niños mientras Sputnik habla con sus madres; juega, hermosa, con su pelo trenzado.

    Además de su orientación sexual, su color de piel las distingue. Sobre todo en México, donde la población negra ha sido invisibilizada y negada. Esta es la historia de cómo la discriminación en Centroamérica también envía gente a la ruta migrante.

    Refugio por discriminación

    "Amo a mi pareja, tengo ocho años de estar con ella", dice la mayor de las dos mujeres. "Todos tenemos derecho de igual manera. Yo lo tuve a él —señala al adolescente junto a ella— porque fue mi decisión tener un hijo, pero me gustan las mujeres".

    Chiapas, México: Mujer que salió de Honduras por persecución y discriminación debido a su preferencia sexual
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Chiapas, México: Mujer que salió de Honduras por persecución y discriminación debido a su preferencia sexual

    Primero la madre y luego el niño contaron a Sputnik cómo la orientación sexual de su madre le valió el rechazo de los demás porque su madre es "marimacha". Lo mismo le ocurrió a la otra joven, incluso dentro de su propia familia.

    No dejes de leer: Cubanos debaten contra la homofobia y la transfobia

    "Cuando iba mi hija a la casa de mis hermanas, ella llegaba llorando y me decía: 'mis tías me dijeron que no puedo jugar con mis primas porque usted es marimacha'", contó. "En la propia familia de uno te lo dicen, no te apoyan".

    "Pero mi vida es muy mía y en la Biblia dice que el único que te puede juzgar es Dios", sentencia.

    En el documento que prueba el inicio del trámite de solicitud de refugio está estampado que el motivo por el que estas mujeres huyeron de su país fue la discriminación. Pero este flagelo no ha terminado al llegar a México.

    Por disposición de la autoridad encargada, la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar) no pueden abandonar la ciudad donde se encuentran hasta finalizar el trámite. El único albergue de migrantes existente allí es manejado por una comunidad religiosa. Para que no les negaran el acceso, tuvieron que mentir y decir que son familiares. 

    No dejes de leer: Así son las 'clínicas' evangélicas que prometen "curar la homosexualidad" en México

    Dentro de un mes, tienen cita con la oficina del Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR) para pedir el apoyo económico de unos 3.000 pesos (150 dólares) que dicha entidad les entrega con frecuencia mensual durante 90 días. La cifra es exigua para el costo de vida que enfrentan.

    Chiapas, México: Adolescente que salió de Honduras y abandonó sus estudios como consecuencia de la discriminación sufrida por la preferencia sexual de su madre
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Chiapas, México: Adolescente que salió de Honduras y abandonó sus estudios como consecuencia de la discriminación sufrida por la preferencia sexual de su madre

    No hay ningún tipo de ayuda para los solicitantes de refugio por parte del Gobierno mexicano, aunque el inicio del trámite tampoco les permite trabajar. Y si lo hacen, reciben un pago menor y un trato excluyente.

    "Dicen que los hondureños no trabajan, pero eso es mentira, los hondureños somos trabajadores. Lo que pasa que como miran que somos morenos, quieren pagarnos lo que ellos quieren", relataron las mujeres a Sputnik. 

    "Quieren darnos lo que ellos quieren porque somos migrantes y si no aceptas el pago, te dicen que van a llamar a migración", confesaron.

    "México es un país liberado, yo tengo metas de seguir estudiando, trabajar, tengo 26 años. Hay una vida para nosotras en otro lado. Si no es aquí, puede ser en EEUU", afirmó la más joven de la pareja.

    Arde Honduras

    Antes de salir de su país natal, habían probado dejar San Pedro Sula y mudarse a La Ceiba, en el Caribe hondureño. 

    "Allá fue peor la cosa. Nos fuimos a un pueblo de morenos y todo el mundo se nos quedaba viendo, como que fuéramos bichos raros. Uno se siente mal", narraron a Sputnik.

    El otro motivo que las expulsó fue la profunda crisis social y política en la que está sumido el país centroamericano desde el golpe de Estado del año 2009 contra Manuel Zelaya. Las turbulencias sociales, políticas y económicas se consolidaron tras las elecciones de 2017, que le dieron a Juan Orlando Hernández (JOH) la posibilidad de reelegirse, a pesar de que lo prohibía la Constitución del país. En estos comicios, además, varias irregularidades fueron denunciadas desde la sociedad civil organizada, mientras que los candidatos de la oposición indican la existencia de un fraude.

    El respaldo de la embajada de EEUU a Tegucigalpa es prácticamente el único que le queda a JOH, uno de los presidentes más impopulares del continente americano que, sin embargo, no ha recibido prácticamente ningún llamado de atención de la comunidad internacional.

    "Si deja el poder por su propia ley, todo mundo volvería a Honduras... ¡hasta yo volvería! Dejaría todo esto que estoy haciendo aquí por una mejor vida y me volvería, porque nadie quiere salir de su país", explicó la más joven.

    No te lo pierdas: Un excandidato a presidencia de Honduras informa de 20 heridos en operativo policial en UNAH

    El conflicto hondureño se avivó con la intención gubernamental de privatizar los servicios públicos de salud y educación, que ha volcado a miles de personas a las calles, en defensa del reducido patrimonio que le queda al país.

    Mientras Sputnik conversaba con esta pareja, JOH enviaba al Ejército a las calles a reprimir las protestas crecientes. Telesur informó sobre al menos cinco estudiantes heridos tras la incursión de la Policía Militar en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras este 24 de junio. 

    Etiquetas:
    homosexualidad, sociedad, México, Honduras, discriminación de género, discriminación
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik