Widgets Magazine
05:56 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Donación de sangre

    La sorprendente historia de un australiano que donó sangre por más de 60 años

    CC0 / Unsplash
    Sociedad
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    La sangre de James Christopher Harrison fue durante décadas la fuente de cientos de miles de vacunas para contrarrestar una peligrosa enfermedad del embarazo. Gracias a su esfuerzo continuo por más de 60 años, millones de niños nonatos han sido salvados en Australia. A sus 80 años, el portador de 'el brazo de oro' concluyó su servicio.

    Tras más de 60 años donando sangre, Harrison se retiró de un servicio que ha brindado vida a todo un país. Pero ¿qué tiene de especial la sangre de este australiano?

    En su sangre se encuentra la inmunoglobulina Anti-D, una sustancia que funciona como anticuerpo y que protege a los nonatos de una peligrosa enfermedad conocida como 'eritroblastosis fetal'.

    Esta sustancia es imprescindible para poder hacer la vacuna Anti-D, destinada a proteger al feto del ataque del sistema inmune de la madre. Gracias a las donaciones de Harrison, se estima que se han podido salvar más de dos millones de niños, ya que su plasma cubría las necesidades de toda Australia, por lo que fue apodado 'el hombre con el brazo de oro'.

    Sugerimos: Conoce el invento mexicano que revoluciona la donación de sangre

    Para llegar a su jubilación, el australiano ha tenido que donar una muestra de su sangre cada dos semanas en los últimos años. A diferencia de la sangre, las donaciones de plasma pueden realizarse cada dos semanas, una cifra que en 2011 lo llevó a batir el récord de las 1.000 extracciones.

    En 2010, la vida de Harrison fue asegurada con un millón de dólares. Según estimaciones generales, este hombre de media ha donado una vez cada tres semanas durante los últimos 63 años.

    A los 14 años, Harrison tuvo que ser intervenido del corazón y por su condición sanguínea necesitó 13 litros de sangre para sobrevivir. Así fue como se convirtió en donante a los 18 años de edad, para de igual forma devolver lo que había recibido. Y lo devolvió con creces.

    Como el sistema australiano impide la donación a personas mayores de 80 años, el 11 de mayo de 2018 Harrison donó sangre por última vez.

    Etiquetas:
    historia de vida, vacuna, donación de sangre, Australia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik