Widgets Magazine
En directo
    Abuelas de Plaza de Mayo

    Dictadura argentina: "ser mujer en un campo de concentración es mucho peor que ser hombre"

    CC BY-SA 2.0 / Javier Paredes / IMG_4426
    Sociedad
    URL corto
    9 0 0

    Mujeres sobrevivientes a torturas y abusos sexuales durante el régimen militar en Argentina quisieron contar su propia historia. Sputnik habló con una de las autoras del libro 'Putas y Guerrilleras', que será relanzado este 2019.

    'Putas y guerrilleras' (2014) relata los crímenes sexuales sufridos por las mujeres en los centros clandestinos de detención durante la dictadura militar argentina, que en algunos casos también fueron relaciones tortuosas nacidas bajo tormentos con sus victimarios. El libro fue escrito por Olga Wornat y Miriam Lewin, y será reeditado y lanzado este 2019 por editorial Planeta.  

    Antes de ser periodista Wornat fue militante de la organización guerrillera de la izquierda del peronismo, Montoneros. Durante la dictadura vivió en la clandestinidad y deambuló por sitios desolados de la Argentina. Después, escribió las biografías del ex presidente argentino Carlos Menem y de Marta Sahagún de Fox, política mexicana y esposa del ex presidente Mexicano Vicente Fox. En 2014, junto a la periodista Miriam Lewin, que estuvo secuestrada, publicó un libro que marcaría un hito en el entendimiento de los padecimientos de las mujeres que fueron cautivas durante la dictadura.

    "El libro fue pionero en este tema. Nunca antes se había tocado el tema de las mujeres en los campos de concentración de la dictadura. Siempre fue tocado de manera prejuiciosa y desde una mirada muy masculina", dijo Wornat a Sputnik.

    Más: "Serie de HBO sobre Plan Cóndor ayudará a que el tema sea masivo"

    Se calcula que en Argentina hay unas 30.000 personas desaparecidas por el Estado durante la dictadura militar (1976-1983). Según el Informe Nacional sobre Desaparición de Personas, 33%  fueron mujeres, y el 10% de ellas estaban embarazadas. Casi ninguna alcanzaba los 30 años de edad.

    Miles de mujeres estuvieron secuestradas en el centro clandestino de detención que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Solo se conocen los nombres de unas 360, uno de ellos es el de Lewin.

    La gran mayoría fue sometida sistemáticamente a desnudez forzada, violaciones reiteradas y grupales, penetraciones con armas de fuego y otros objetos en la vagina, ano o boca, torturas en los genitales; partos en cautiverio y bajo tortura física, torturas durante el embarazo. Hubo mujeres que parieron bebés con malformaciones o tuvieron abortos espontáneos o inducidos por militares, y cientos sufrieron el robo de sus hijos.

    También: Periodistas de Uruguay hallan manual oficial de EEUU que promueve tortura y desaparición forzada

    En 2010, Wornat y Lewin encontraron un impulso para escribir y publicar un libro sobre el tema después de que la Corte Penal Internacional de La Haya incluyó dentro de la definición de "lesa humanidad" a "toda violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada u otros abusos sexuales de gravedad comparable".

    Wornat contó que comenzaron a mirar con un ojo crítico qué relatos se generaban sobre los acontecimientos padecidos por las mujeres secuestradas en Argentina, y prestaron especial atención a qué cosas se animaron a contar (y cuáles no) las sobrevivientes.

    En la mayoría de los relatos "flotaba el tema de la traición": una mujer que se "enamora" de su captor es una traidora.

    "Era algo que se hablaba entre las compañeras. Miriam y yo también llegamos a pensar lo mismo en algún momento: se enamoró de ese torturador ¿Cómo hizo? Pensábamos que eso podía ser amor... Con el tiempo, analizando y mirando cómo fue todo, nos dimos cuenta que eso nunca podía ser amor, eso era la necesidad de la supervivencia", aseguró Wornat.

    Con el libro las autoras "desvirtuaron" el tema, le "quitaron esa pátina de prejuicio que había".

    "Quisimos narrar para desvirtuar un poco toda esa mirada masculina que había sobre aquellas chicas, compañeras y mujeres que cayeron, y que por una causa u otra se salvaron, o por una causa u otra estuvieron relacionadas con sus captores. Hay casos de mujeres que estuvieron relacionadas con sus captores y hasta tuvieron una relación fuera del campo de concentración. Era un poco eso: colocar las cosas en su lugar", contó Wornat.

    A su vez, otras “sufrieron horrores y nunca tuvieron una relación con los torturadores, como Miriam, que nunca estableció una relación 'amorosa' con ninguno".

    Vinculado: Exjefe del Ejército argentino declara en juicio en su contra por delitos de lesa humanidad

    Wornat hizo hincapié en que las mujeres secuestradas sufrieron vejámenes diferentes, aunque terribles igual, a los de las mujeres presas en cárceles comunes: "ser desaparecida significa que no existís en ninguna parte. Eso ya te provoca un golpe emocional mayor que el estar en una cárcel a la que tus familiares puedan ir a visitarte, al margen de que ambas situaciones son espantosas igual".

    Olga Wornat, periodista argentina, autora de 'Putas y guerrilleras'
    © Foto : Cortesía de Olga Wornat
    Olga Wornat, periodista argentina, autora de 'Putas y guerrilleras'

    "Cuando te quiebran completamente y estás secuestrada y no sabés si mañana te suben a un avión y te tiran al mar, que te violan cinco todos los días, que tenés frío, que tenés hambre, que no sabés qué pasó con tus hijos... Estás sometida. A lo mejor llega [tu captor] y por ahí te trata bien y te dice 'vos sos linda', 'vos sos buena', 'yo te voy a salvar', y es un salvavidas en el medio de esa noche tan oscura, y empiezas a creer que si te portás bien vas a salir y volver a ver a tus hijos, a tu familia. A lo mejor se genera algún sentimiento entre tu carcelero y vos que estás presa, desaparecida y a merced de él", explicó Wornat.

    "Cuando estás sometida a esclavitud no existe el consentimiento, por más que no exista la violencia física", resumió.

    Según el último informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad de marzo de 2019, a 43 años del golpe hay, sin embargo, 892 personas condenadas: poco más de un genocida preso por Centro Clandestino de Detención (CCD).

    Aunque sentaron un importante precedente, sólo en 98 casos el Poder Judicial argentino reconoció que los abusos y violaciones contra la integridad sexual de las personas detenidas fueron parte del plan genocida y debían ser consideradas delitos imprescriptibles de lesa humanidad. Ninguno de los 98 condenados integró la patota de la ESMA. La justicia solo reconoció que 75 mujeres y 11 hombres sufrieron abusos sexuales.

    Lewin y Wornat concluyeron que es "mucho más complicado ser mujer dentro de un campo de concentración o dentro de una cárcel que ser hombre": aunque hubo casos de abuso sexual perpetrado a hombres, "la peor parte siempre la llevamos nosotras", aseguró Wornat.

    "Era horrible ser mujer y saber que te podían llevar, porque tu destino era, además de la violación... Cualquier otra cosa, te podían violar 20, qué se yo, someterte a esclavitud, y todo lo que te puedas imaginar".

    Etiquetas:
    desaparecidos, mujeres, Escuela de Mecanica de la Armada (ESMA), dictadura
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik