Widgets Magazine
10:48 GMT +323 Septiembre 2019
En directo
    Soldados belgas

    Colombia y Bélgica, protagonistas de una insólita guerra que nunca fue

    © AFP 2019 / John Thys
    Sociedad
    URL corto
    390
    Síguenos en

    La historia del conflicto entre Colombia y Bélgica bien pudo formar parte de una novela de Gabriel García Márquez, pero aunque el ilustre escritor nunca lo haya mencionado, en el imaginario popular de los colombianos estas dos naciones estuvieron en guerra por más de 100 años.

    Para ser exactos, la hostilidad duró 121 años aunque nunca se disparó una bala y una de las partes  ni siquiera tenía conocimiento del conflicto. Todo comenzó cuando a mediados del siglo XIX, el militar y político colombiano, José Santos Gutiérrez, viajó a Bélgica a cursar estudios en leyes en la Universidad de Lovaina.

    Durante este tiempo, Santos Gutiérrez se enamoró de una joven local llamada Josefina, pero el romance no contó con la aprobación de los padres de la joven que hicieron todo lo posible para que el colombiano no se llevara lejos a su hija, según publicó El Colombiano.

    El colombiano, que ya había comenzado a organizar su boda con la joven belga, se sintió frustrado y regresó con el corazón roto a su país, que entonces se denominaba Estados Unidos de Colombia.

    Sugerimos: Primer centro migratorio para mujeres se inauguró en Bélgica

    Por aquel entonces el territorio colombiano era una federación dividida en nueve Estados  independientes. En 1863, poco después de su retorno de Bélgica, el prestigioso político Santos Gutiérrez se convirtió en presidente del Estado de Boyacá, y así fue como cobró su venganza por el desplante belga.

    En 1867, el entonces presidente de Boyacá, envió una carta a Bruselas en la que declaraba la guerra al Reino de Bélgica. Pero para triunfo de la paz, la misiva nunca llegó a su destino y los belgas nunca se dieron por enterados.

    Aunque muchos historiadores han intentado probar la veracidad del conflicto boyaco-belga, la historia nunca ha podido ser comprobada, pero ha ganado espacio en la cultura popular del país sudamericano.

    Tal fue el caso que, en 1988, el diplomático Willy Stevens, embajador de Bélgica en Colombia, conoció esta curiosa anécdota y organizó la firma de un armisticio simbólico el 28 de mayo con el entonces gobernador del Departamento de Boyacá, Carlos Eduardo Vargas Rubiano.

    El hecho fue transmitido en la televisión belga y asistieron como testigos los embajadores de  Bolivia, Uruguay, Holanda, Marruecos, Líbano y China.

    Te puede interesar: Bélgica no encuentra evidencias de que Huawei sea una amenaza

    Etiquetas:
    historia, declaración, Colombia, guerra, Bélgica, Europa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik