21:43 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    Tapachula, Chiapas. Mujer camina en la carretera México 200 rumbo al norte del país.

    Historias migrantes: el sueño americano no existe para quien huye

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Por
    Una nueva caravana de migrantes centroamericanos se dirige a Estados Unidos (15)
    120
    Síguenos en

    Sputnik viajó a la frontera sur mexicana y te presenta una serie de perfiles de migrantes: historias de vida de las personas que conforman la caravana que intenta llegar a los EEUU.

    Junto a la entrada al puente binacional en Ciudad Hidalgo, ciudad frontera con Guatemala en Chiapas, una fila de unas 200 personas aguarda su turno para entrar a la oficina de la Comisión Mexicana de Atención al Refugiado (Comar).

    Según datos publicados por el periodista Mathieu Tornieur, en la revista Proceso del 7 de abril, la Comar tiene 33,600 solicitudes de asilo rezagadas, además de otras 12,716 que recibió durante este año.

    La de Alexander y su familia es una de ellas, la metieron el 17 de febrero, exactamente dos meses atrás. Llegaron a pasar la noche en las puertas de la oficina de atención en Cuidad Hidalgo, en la frontera chiapaneca, cerca de los balseros y el puente sobre el río Suchiate, para conseguir que los atendieran al día siguiente, pero consiguieron el número 130 en la lista de espera del día.

    Ellos vienen de El Salvador y en realidad se hospedan en Tapachula (veinte kilómetros más adelante y a unos dos dólares de distancia en transporte público) pero una vez por semana tienen que viajar hasta aquí. Es parte del requisito que la Comar les exige para demostrar que mantienen interés en su solicitud y que de facto, los mantiene anclados en la frontera con Guatemala.

    "Hemos hecho dos meses esperando que nos dieran una cita, nos pidieron nuestros papeles y ahí recién nos dieron la solicitud del trámite. Ahora tenemos que venir a firmar una vez por semana y sabemos de personas que llevan 28 firmas ya", explica parado en fila, con todos sus documentos en la mano: su solicitud de asilo y la denuncia por el asesinato de su padre y su hermano, así como sus certificados de defunción.

    Desde que la política migratoria en México se endureció como consecuencia del Programa Frontera Sur (promovido por el Gobierno estadounidense como respuesta a la llamada "crisis de los niños migrantes" de la administración Obama) las solicitudes de asilo en México se dispararon.

    Obtener refugio en México pasó a ser, desde 2014, una manera segura de transitar por un país en dónde la represión institucional arreció de pronto. El camino del tren de carga, conocido como "la Bestia" al que se treparon migrantes durante décadas, fue militarizado con distintas empresas de seguridad privada que detienen a la gente y la entregan a migración.

    Regresar es abrirse una tumba

    "Soy el único hombre que ha quedado de mi familia, han matado a mi papá, a mi hermano y a dos primos. Mi mamá ha quedado sola con los hijos de mi hermano", dice Alexander, un salvadoreño de 41 años de quien no se darán más detalles.

    Suachiate, Chiapas. Alexander espera más de dos meses para iniciar su trámite para obtener asilo en México.
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Suachiate, Chiapas. Alexander espera más de dos meses para iniciar su trámite para obtener asilo en México.

    "Ese día que pasó yo estaba trabajando con ellos. Mi hermano me mandó a hacer un viaje y yo salí por el vehículo que estaba como a una cuadra, vivíamos en una zona rural, entonces escuché los disparos y regresé".

    Un grupo de hombres armados les disparó a ambos, así como a otro vecino que se había quedado ayudando en el trabajo. Exhibe las denuncias oficiales dónde se cuenta el mismo relato y los documentos del fallecimiento. "Andamos pruebas", dice y saca papeles de un folder color café.

    "Se perdió un primo y lo hallaron el día que tomamos el camión de salida" mutilado en una bolsa, apunta su esposa, parada en fila junto a él. "Es con toda la familia porque tenemos un familiar policía. Yo siento, sabemos que por eso fue. Él no tiene vicios, no toma, no fuma. Nosotros vamos a la Iglesia, no pueden decir que anduvo buscando problemas, porque así lo mira la gente, que uno debe algo", dice a Sputnik su esposa, una salvadoreña de 30 años.

    "Nos dijeron que salieron cinco hombres armados a un vecino y le preguntaron para dónde había agarrado él", agregó.

    Te sugerimos: Largas esperas para el ingreso legal a México mantienen a los migrantes en Guatemala

    La pregunta obligada es cómo ha respondido la policía salvadoreña ante estos hechos, a lo que respondió: "Dónde vivimos hay sólo cuatro policías para un radio de unos 25 kilómetros. Los policías ya no se bajan de la patrulla", responde y su esposa complementa su relato: "fuimos a poner esa denuncia y ya no dormíamos en la noche, los perros ladraban todo el tiempo y sentíamos que nos estaban vigilando. Lo que nosotros queríamos era que hubiera presencia de la policía para que se calmaran un poco, pero hasta el día que nos vinimos, la policía no había llegado al cantón".

    Cierra el hombre amenazado: "el mismo policía al que le puse esta denuncia me dijo 'andate, andate para allá para los EEUU. Agarrá una caravana y andate' Regresar es como abrir mi propia tumba yo sólo".

    Esperar para seguir

    Esta familia no quiere quedarse en México, sino continuar camino hacia los EEUU donde tienen parientes que los esperan, pero quieren hacerlo con la garantía de que no serán deportados en el camino. México les ha puesto dificultades a pesar de las evidencias presentadas del peligro que corren en su país natal.

    Suchiate, Chiapas. Hombre cruza el río Suchiate
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Suchiate, Chiapas. Hombre cruza el río Suchiate

    "Estamos pagando alojamiento, comida, dormimos en el suelo. Nos dicen que aquí habemos muchos que sólo venimos por el sueño americano, pero nosotros dejamos una casa, camas, mi familia. ¿Qué sueño americano? ¡Si el dinero no crece en los árboles!" dice la esposa.

    Hasta ahora, el muchacho trabaja por 500 pesos semanales (unos 25 dólares) y paga 1400 pesos de renta a la semana (70 dólares) en México.

    Te puede interesar: Conoce el mecanismo transnacional independiente que identifica migrantes desaparecidos

    "Nosotros estamos sufriendo lo que estamos sufriendo por no morir, estamos tratando de trabajar, de empezar de cero. Sé que allá (en Estados Unidos) no es fácil, pero trabajando se sale adelante y voy a tener a mi esposo con vida. Eso es lo que vamos siguiendo nosotros, porque sueño americano no hay", concluyó su esposa.

    Ese día tampoco los atendieron en la oficina de la Comar en Ciudad Hidalgo, les dijeron que regresen luego de las vacaciones de Semana Santa, a ver si tienen suerte. Seguramente lo hagan en la noche del domingo a dormir afuera de la oficina, para ver si logran pasar el lunes.

    Tema:
    Una nueva caravana de migrantes centroamericanos se dirige a Estados Unidos (15)
    Etiquetas:
    sueño americano, historias de vida, caravana migrante, sueño, migrantes, Chiapas, América Latina, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik