Widgets Magazine
06:57 GMT +315 Octubre 2019
En directo
    Ciudad de México. Niño desplazado por grupos paramilitares en el estado de Guerrero, permanece en plantón frente al Palacio Nacional.

    Una terrible "epidemia" está acabando con miles de niños y jóvenes mexicanos

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Por
    1141
    Síguenos en

    En México cada día desaparecen cuatro niñas, niños o adolescentes, y más de tres son asesinados. Desde la Red por los Derechos de la Infancia catalogan la situación como una "epidemia". Sputnik habló con su director para conocer los detalles.

    Imaginemos lleno el Estadio Azul donde jugó de local en Ciudad de México hasta el año pasado el equipo de fútbol Cruz Azul. La capacidad de la casa del tercer cuadro mexicano en afición es de 36.681 espectadores. Colmado no cabe ni un alma más. Hagamos de cuenta que todos los presentes son niños. Ahora imaginemos que desaparecen.

    El vacío no alcanzaría a comprender la cantidad de niñas, niños y jóvenes que desaparecieron en México entre 2000 y 2017: 37.435. Así lo evidencian los datos recolectados por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

    En personas de 18 años o más esa cifra alcanza 26.010, de los cuales casi el 80% son hombres. Si observamos los datos en menores de entre cero y 17 años, el total es de 6.025, y en este grupo etario son ellas las que más desaparecen, 63,8%.  

    En su gran mayoría las víctimas son adolescentes pobres en zonas donde reina el crimen organizado. Son jóvenes que se encuentran por fuera del sistema educativo y marginados del crecimiento económico.

    "Estamos viviendo una epidemia de desaparición y homicidios. Hacia principios de la última década podíamos pensar que se trataba de hechos circunstanciales; muchas bajas venían por niños y niñas que quedaban en medio de balaceras por vivir en sitios de alta conflictividad. Pero hacia 2010 la cosa cambia", dijo a Sputnik el director de Redim, Juan Martín Pérez García.

    Ese año el salto de desapariciones respecto al anterior se disparó a más del 140%, pasó de 1.045 a 2.520, y se volvieron sistemáticas. "Las cifras que vemos desde entonces evidencian que la población de menores se convirtió en blanco de ataques. En los últimos cinco años observamos una mayor presencia de homicidios en adolescentes por ser objetivo de reclutamientos forzados de grupos criminales", explicó el directivo.

    Más: Lucha libre en los barrios mexicanos, una tradición más viva que nunca 

    Hoy México vive los tiempos más violentos de su historia y, para Pérez García, la crisis de derechos humanos actual tiene como contexto la violencia armada surgida en el marco de la guerra contra el crimen organizado iniciada por el expresidente Felipe Calderón (2006-2012).

    El conflicto armado entre el Estado mexicano y los cárteles que controlan actividades ilegales, como el tráfico de drogas, comenzó en diciembre de 2006. Ese año el Gobierno anunció un operativo militar en el estado de Michoacán para sofocar un foco de criminalidad creciente.

    Más de una década de guerra frontal contra el crimen organizado dejó un saldo de más de 200.000 muertes, más de 40.000 desaparecidos, unos 26.000 cadáveres sin reconocer y 1.100 fosas clandestinas localizadas.

    A partir de entonces se puede observar abruptos aumentos en las tasas de homicidio. En 2007 se registró un salto en los índices de violencia hacia los jóvenes de 442,4% con respecto al año anterior.

    También: Presentan 39 denuncias en México por violencia sexual en jardín de infantes de la capital

    En México, sostuvo Pérez García, el 80% de los homicidios ocurre con armas de fuego. Entre niños, niñas y adolescentes la correlación es aún más fuerte. Los datos de la Redim indican que un promedio de 3,6 son asesinados a diario, y otros cuatro desaparecen.

    "Es evidente que el Estado mexicano perdió hace mucho tiempo la capacidad de proteger a sus habitantes. Hay zonas del territorio nacional que son escenarios del crimen organizado, donde la ausencia o fragilidad de autoridades y la falta de certeza jurídica y respeto a la integridad y vida de las personas es una constante. En estos espacios vacíos los hechos delictivos florecen", explicó Pérez García.

    Solo en 2017, último año registrado, desaparecieron 864 menores de entre cero y 17 años, y 2.970 jóvenes varones de entre 18 o más años. Para el director de Redim la tendencia creciente y sostenida en estas cifras indica que "se trata de una epidemia".

    "Ni las autoridades anteriores ni las actuales dan cuenta de las desapariciones por reclutamiento forzado ni de la epidemia de desapariciones en mujeres adolescentes. Estamos ante una situación de pleno retroceso en las garantías de los derechos humanos", sostuvo.

    La impunidad agrega otra dimensión al problema. De cada 100 expedientes por casos de menores asesinados o desaparecidos, sólo una carpeta alcanza algún tipo de sentencia condenatoria, indicó Pérez García. "Este es el mejor estímulo para que grupos criminales o individuos cometan atrocidades sin tener miedo a sufrir consecuencias".

    Además: Fiscalía de México ofrece $500.000 de recompensa por pistas de asesinos de periodistas

    Para el directivo del organismo que vela por los derechos de los niños, el plan de la nueva Administración para militarizar el país con la Guardia Nacional no son buenas noticias.

    "Habla de un recrudecimiento de una guerra que va a estimular al crimen organizado a aumentar sus filas. Si no cambiamos el rumbo de manera radical, no vamos a poder brindarle una vida digna a miles de jóvenes y adolescentes en los territorios bajo control criminal", sentenció.

    Etiquetas:
    niñas, crimen organizado, homicidio, adolescentes, niños, desaparición, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik