En directo
    Imagen de la catástrofe de Once, en Buenos Aires, en febrero de 2012

    Once: la tragedia ferroviaria que develó la corrupción del transporte en Argentina

    © AFP 2019 / Juan Mabromata
    Sociedad
    URL corto
    Francisco Lucotti
    144

    Hace siete años, ocurrió en una estación de tren de Buenos Aires una de las catástrofes más recientes de Argentina, que dejó 51 muertos. Sobrevivientes y familiares reclamaron mayores penas para Julio De Vido, ministro de Planificación Federal en aquel entonces. La cúpula de poder responsable se encuentra tras las rejas.

    "Siete años de dolor. Siete años de lucha. Siete años en búsqueda de justicia".

    Bajo esta consigna, como todos los 22 de febrero, a las 8.30 de la mañana, se realizó en la Estación Terminal de Once de la línea de trenes Sarmiento el homenaje a las víctimas de la peor tragedia ferroviaria de los últimos 50 año.

    Aquella jornada de 2012, una formación en la que viajaban 1.200 pasajeros no frenó cuando estaba ingresando a la terminal en plena hora pico, por lo que chocó contra el paragolpes de contención de la estación. Tras el impacto, los vagones se encastraron unos en otros. En el incidente murieron 51 personas, incluida una embarazada, y hubo 700 heridos.

    Lucas Menghini tenía 19 años y tomaba la línea Sarmiento todas las mañanas para llegar a su trabajo en el centro de Buenos Aires. Como el tren venía abarrotado de gente, decidió refugiarse y viajar en la cabina que se encontraba entre los vagones 3 y 4. Estuvo desaparecido por tres días ya que su cuerpo sin vida no fue encontrado inicialmente por los policías y bomberos que realizaron el rastrillaje.

    Más información: Justicia argentina revoca uno de los procesamientos que pesa sobre exministro

    "La tragedia de Once divide en dos la historia de la Argentina en varios sentidos. Por un lado en lo referido a la situación del transporte ferroviario en sí y por otro en cómo es leída la corrupción de los funcionarios y empresarios cuando se llevan la vida de inocentes", dijo a Sputnik Paolo Menghini, el padre de Lucas.

    "Los trenes [nuevos] se compraron sobre la sangre de nuestros familiares. Este hecho no vamos a perdonarlo, pero es real que eso mejoró las condiciones de viaje de los usuarios. Siempre hay algo para mejorar. El Gobierno anterior [la gestión Kirchner] podría y debió haberlo hecho antes, porque los informes de la obsolescencia del material rodante eran lapidarios, todos sabían que esos trenes no podían seguir sobre las vías", dijo.

    La tragedia de Once provocó que la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner escindiera la cartera de Transporte del Ministerio de Planificación Federal y la fusionara con el Ministerio del Interior. En enero y mayo de 2013 se realizó la compra de más de 700 coches eléctricos nuevos para renovar las flotas de las líneas Sarmiento, Mitre y Roca, que conectan la capital argentina con su área metropolitana y que movilizan cientos de miles de pasajeros al día.

    El Estado tomó control de las operaciones, hasta ese momento concesionadas a privados. La modernización del sistema de transporte ferroviario de pasajeros es continuada por la administración actual.

    Te puede interesar: Condenan a exministro argentino de Planificación a 5 años y 8 meses de prisión

    Familiares de las víctimas y sobrevivientes leyeron un comunicado en el que demandaron que la Justicia dé marcha atrás en el sobreseimiento por el delito de estrago del exministro de Planificación Federal Julio de Vido, la principal autoridad de los contratos de servicios ferroviarios y el responsable de los fondos de obras de infraestructura y transporte público entre 2003 y 2015.

    En octubre de 2018, De Vido y otros 20 funcionarios públicos y directivos en las empresas concesionarias de transporte fueron condenados por defraudación contra la administración pública y descarrilamiento culposo. El maquinista también fue sentenciado.

    De Vido, quien era ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, recibió cinco años y ocho meses tras las rejas. Fue absuelto del cargo de estrago culposo, un delito que pena a quienes hayan realizado un daño a gran escala y causado un peligro a la comunidad. Hoy ostenta aún el cargo de diputado nacional pero fue desaforado, por lo que se encuentra detenido desde octubre de 2017. Está imputado en múltiples causas de corrupción.

    Juan Pablo Schiavi, exsecretario de Transporte, fue condenado a cinco años y seis meses de prisión. Ricardo Jaime, antecesor de Schiavi, fue condenado a ocho años y es otro de los funcionarios de la administración de Cristina Fernández de Kirchner con gran número de causas por administración fraudulenta.

    Vinculado: Tribunal argentino rechaza anular juicio contra exministro por tragedia ferroviaria

    Sergio Cirigliano, ex presidente de la empresa TBA —antes concesionaria de las líneas Sarmiento, Roca y Mitre—, recibió una pena de siete años de cárcel. Marcelo Calderón, quien era director de Cometrans, la empresa controladora de TBA, fue sentenciado a seis años. Ejecutivos de ambas empresas también fueron condenados a penas de entre tres y cinco años.

    "La memoria es el eje de que las cosas no se repitan en este país. Es lo que sentimos con el corazón que hay que hacer: sostener el recuerdo, continuar la lucha por justicia y también para que no se repita", dijo Paolo Menghini.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    muertes, accidente, catástrofe, tren, Tragedia de Once, Lucas Menghini, Julio de Vido, Argentina