En directo
    Sociedad
    URL corto
    Por
    145
    Síguenos en

    Argentina, considerada 'el granero del mundo', está buscando una inserción más sostenida en la India y el sudeste asiático, donde intenta colocar sus productos en una población crecientemente urbanizada que precisa alimentos. Así lo deja ver la visita del presidente Mauricio Macri a esa región, donde firmó varios acuerdos comerciales con este fin.

    La India es hoy es la séptima economía del mundo y se proyecta que para 2050 será la segunda, después de China. Esta potencia, en pleno proceso de expansión, cobra cada vez más importancia a escala global. Se estima que en el próximo decenio supere en población a China, la nación con más habitantes del mundo. En suma, el desarrollo que viene alcanzando la India la vuelve un mercado atractivo y dinámico: Argentina viene tomando apuntes de esta situación.

    Luego de una exitosa reunión con el el primer ministro Narendra Modi durante la cumbre de líderes del G20 en Argentina, a finales de 2018, el presidente Mauricio Macri busca hacer realidad el eslogan de un país abierto al mundo a través de la firma de acuerdos comerciales para potenciar las exportaciones (y diversificarlas) a un país donde, se sabe, habrá cada vez más demanda de alimentos. Música para los oídos de un país agroexportador, que puede abastecer de comida a más de 10 veces la cantidad de personas que viven en su territorio.

    "Argentina ha tenido tradicionalmente en su estructura de exportaciones a Europa en primer lugar, Brasil, EEUU. Hoy, si uno analiza esos mercados, en diferente dimensión, todos se encuentran en crisis. Entonces es lógico que se busque apertura en aquellos lugares que están creciendo, como por ejemplo la India, que lo hace a un 7% anual, como todo el sudeste asiático, en términos de consumo y posibilidades de compra", dijo a Sputnik Pablo Ava, consultor miembro del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI).

    Más información: El impulso del G20: Argentina muestra su potencial económico en la cumbre

    "Sabemos que los alimentos son un tema clave en la India. El primer ministro Modi se comprometió en su primer mandato a reducir la situación de pobreza, sobre todo el hambre, en los sectores rurales, y la Argentina ve una oportunidad para colocar sus productos. Por supuesto que no es fácil porque las dimensiones son tan grandes, la complejidad del mercado es enorme y a veces las empresas argentinas no están preparadas para ese desafío", aclaró.

    Ava insistió en la importancia de que el Estado realice un correspondiente acompañamiento en términos de logística, distribución y empaquetamiento de los productos, que suelen ser las principales dificultades y trabas para exportar, por ejemplo, a China, dijo el experto. En esta ocasión, Macri firmó acuerdos para la venta de limones, huevos, harina de pescado, arándanos, trigo y otros cítricos, además de memorandos de entendimiento y planes de trabajo conjunto en turismo, farmacéutica, tecnologías de comunicación y contenidos de radiodifusión.

    En contexto: Agricultores indios defienden ante la OMC su programa de alimentos

    El miembro del CARI también explicó que la situación de la Argentina se ve condicionada por el lugar que ocupa como economía secundaria, no encontrando lugar en los acuerdos entre los países del grupo BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) debido a su intención de ejercer un rol activo en el G20. En segundo lugar, dijo que los acuerdos se ven limitados a lo alimenticio debido a la imposibilidad de negociar en iguales condiciones en industrias muy desarrolladas en la India como las relacionadas a la informática y las tecnologías de software.

    Sin embargo, destacó que "la política argentina de hoy se caracteriza por su naturaleza de 360 grados. Es decir, Macri no tiene problemas en sentarse a negociar con China, EEUU o  Rusia". Explicó que la estrategia es plantarse como "un puente, no estando involucrados en ninguna de las tensiones internacionales, como un factor de diálogo y, sobre todo, como un dinamizador de su propia economía en torno a las que están en desarrollo en este momento".

    Sobre esta supuesta libertad de movilidad, aclaró que no hay que descartar que en un futuro EEUU pueda presionar para que limite su capacidad de negociación con otros actores y deba elegir, particularmente "en temas puntuales como desarrollo de telecomunicaciones o el acero".

    "Ya pasó que le cerraron un mercado a China de tubos sin costura que afectó directamente la planta que [la empresa argentina] Techint puso en Houston [Texas]", ejemplificó Ava respecto a los aranceles de 25% impuestos a partir de marzo de 2018 por el presidente de EEUU, Donald Trump, a las importaciones de acero a ese país.

    Más datos: India devuelve el golpe a EEUU en la guerra comercial

    Esta medida repercutió en una guerra comercial con China, y también puso en jaque a las exportaciones realizadas por la compañía siderúrgica argentina, que vende 200.000 toneladas por año en el país del norte.

    "La complejidad del proceso pareciera mostrar hoy que la Argentina puede ‘jugar' con todos pero bajo el riesgo de que alguno de los jugadores diga: 'si estás de novio conmigo, no podés estar de novio con aquel otro'", metaforizó Ava.

    Etiquetas:
    exportaciones, alimentos, comercio, Mauricio Macri, Narendra Modi, la India, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook