23:42 GMT +318 Febrero 2019
En directo
    Mujer adolescente, imagen referencial

    Escándalo en Argentina por periódico que justifica embarazo forzado de niñas violadas

    CC0 / Juancarlostop / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    Francisco Lucotti
    0 53

    El tradicional diario La Nación de Buenos Aires publicó una columna anónima que insta a que las niñas embarazadas y víctimas de la violencia sexual no hagan uso del amparo legal que les ofrece la posibilidad de abortar. El editorial causó un repudio generalizado de organismos tanto en Argentina como en el exterior.

    "Niñas madres con mayúsculas" es el título de la columna editorial que publicó el diario La Nación, uno de los periódicos de mayor tirada y tradición en Argentina, que describe como "admirable y emocionante" el "instinto materno" que lleva a niñas adolescentes abusadas a querer continuar con sus embarazos a pesar de haberse sido violadas.

    El rechazo no se hizo esperar. A través de las redes sociales, utilizando el #NiñasNoMadres, referentes de todos los ámbitos, periodistas del propio medio, organizaciones feministas y entidades no gubernamentales locales e internacionales repudiaron las palabras del consejo editorial del diario, fundado en 1870 por el expresidente Bartolomé Mitre (1862-1868). No es la primera vez que el rotativo produce este tipo de reacción por sus columnas.

    "El embarazo en la infancia no está vinculado al 'instinto materno', es abuso sexual y por tanto el embarazo es forzado. Los adultos —la familia, el Estado, las instituciones— son responsables de proteger a las niñas y niños frente al abuso sexual", sostuvo el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) desde su cuenta oficial en Twitter.

    Más: En Argentina autorizan aborto a una niña de 12 años violada

    A través de la misma red social, la Fundación Huésped, ONG argentina especializada en la lucha contra el VIH, descargó: "El embarazo infantil está íntimamente ligado al abuso. La maternidad forzada es una forma de tortura y suma una violación más a los derechos de estas niñas".

    "A través de resaltar y alabar el 'instinto materno', que no existe, solo están obligando a que la población crea que estas niñas están obligadas a seguir esos embarazos forzados y violentos. Además, habla de dos niñas que quisieron seguir el embarazo y no menciona a las cientos de niñas que piden lo contrario. Por último, no menciona a los violadores, ignorando o tratando de tapar la realidad de lo que vivieron estas niñas", dijo a Sputnik Mabel Bianco, presidente de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM).

    Bianco explicó que su grupo de trabajo reconoce el derecho de las niñas a decidir; no las censuran si quieren seguir con el embarazo ni están de acuerdo con que se las obligue a continuar o a interrumpirlo.

    "Por eso, me parece que este editorial es una afrenta a la condición de sujetos de derecho de estas niñas", continuó la médica, que encabeza esta ONG dedicada a la investigación y la defensa de los derechos de las mujeres.

    "Es una aberración, es un horror cómo se hace apología de las violaciones de niñas y la manera en que ubica a las personas con la capacidad de gestar desde un lugar de reproducción de la vida, como incubadoras, y no como sujetas de derecho y ciudadanas plenas", dijo a Sputnik Gisela Stablun, médica generalista y referente de Mala Junta, colectiva feminista del frente Patria Grande.

    Stablun criticó también el hecho de que la editorial tilde de "abuelas abortistas" y de criminales a las madres de las jóvenes abusadas que abogan por la interrupción de esos embarazos forzados. Desde su segunda reforma en 1921, el Código Penal argentino defiende el derecho de las mujeres a abortar cuando se trata de embarazos producto de violaciones.

    "Sin embargo, todavía hay muchas dificultades en el país para que ese derecho se garantice. Cuanto más las mujeres se enteran, más están demandando que se cumpla la ley. Ellos [los editorialistas] lo que intentan es retroceder con esto y poner ese derecho, que ya está ganado, en duda", dijo Stablun.

    También: Abusos sexuales a niñas conmocionan a Argentina en el inicio de año

    "Los riesgos de que estos discursos se reproduzcan en los medios de comunicación hegemónicos es la forma que tienen ellos de intentar controlar los cuerpos de las mujeres, seguir sosteniendo un orden de género patriarcal en donde las mujeres estamos siempre en un lugar de subordinación y de inferioridad", finalizó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    niñas, editorial, violación sexual, violencia sexual, aborto, La Nación