05:57 GMT +319 Febrero 2019
En directo
    Un hombre carga sus pertenencias a un bus en La Habana después del tornado del 27 de enero

    El acertijo de cubanos en el exterior para ayudar a damnificados del tornado en La Habana

    © AP Photo / Ramon Espinosa
    Sociedad
    URL corto
    342

    El tornado categoría F-4 que arrasó La Habana la noche del 27 de enero, dejó cuatro muertos, 195 heridos y más de 220.000 damnificados. Tras el evento, el Gobierno de la Isla, dio inicio a la fase de recuperación, una directiva que movilizó a más de un cubano, muchos de ellos residentes en otros países. Pero las trabas no se hicieron esperar.

    El 28 de enero La Habana amaneció destruida. Las agencias de prensa internacionales y las redes sociales divulgaron las imágenes de una ciudad hecha pedazos, donde hoy muchas familias no tienen un techo, y las pertenencias vitales quedaron destruidas.

    Barrios enteros quedaron sin electricidad, las afectaciones del suministro de gas también fueron importantes en algunas de las zonas más afectadas como Luyanó, Regla y Diez de Octubre. El cuadro es tétrico: lo que muchos habían logrado construir con sus propios esfuerzos, quedó hecho trizas de la noche a la mañana.

    Ese mismo día, el Gobierno activó la fase de recuperación en la capital y las brigadas de linieros y electricistas comenzaron su trabajo. La solidaridad entre los vecinos se extendió y hasta la fecha no han sido pocos los que trabajan recogiendo escombros y en el saneamiento de los barrios afectados.

    Algunos restaurantes privados como La Guarida, donde en 1995 se filmó la reconocida película cubana Fresa y Chocolate, se mantienen ofreciendo comida gratis a los damnificados y otros tipos de asistencia.

    Fuera de la Isla, muchos cubanos también buscaron la manera de sumarse a esta ola de solidaridad y ayuda, para lo que crearon cuentas en la plataforma de 'crowdfunding' GoFundMe, que permite juntar dinero a personas de distintas partes del mundo por un vento, una causa o cualquier propósito específico.

    Y aquí apareció la primera traba. El mismo día de creado el proyecto de recaudación de fondos 'Blue Project', éste fue bloqueado por el Gobierno estadounidense por tratarse de una recaudación para un país bajo sanción económica, como parte de la política de bloqueo de Estados Unidos hacia Cuba.

    Fue así como GoFundMe, utilizada por millones de personas alrededor del mundo dejó de ser una opción para los cubanos que residen en diferentes ciudades del mundo, quienes vieron limitados sus aportes por el bloqueo estadounidense.

    Por otra parte, las autoridades cubanas ofrecieron como alternativa para las donaciones desde el extranjero, ya sean de Gobiernos, empresas, organizaciones no gubernamentales o personas naturales, las sedes de las embajadas cubanas en cada país.

    Pero en el propio Estados Unidos, esta sede se encuentra en Washington, cuando la comunidad de cubanos más grande de ese país y del mundo reside en Florida: de ahí que Miami sea el punto de envío más cercano con La Habana.

    Otro aspecto es que la gran mayoría de los donantes prefiere que sus aportes sean entregados de forma gratuita, inmediata y directa a los damnificados, lo que hace que los envíos sólo puedan entrar al país como parte del equipaje de un turista o de los propios cubanos que viajen a la Isla, donde aquellos que perdieron la residencia sólo pueden entrar en condiciones más adversas.

    Instituciones internacionales como el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) entregaron sus donaciones al Gobierno cubano.

    Entre los artículos donados que ya arribaron a Cuba están arroz, frijoles, lonas para techos, tanques de agua, y materiales educativos y de recreación para los niños.

    Puedes ver: Así quedó La Habana tras el desolador tornado

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    solidaridad, cubanos en el exterior, donaciones, ayuda humanitaria, tornado, Cuba, América Latina