10:39 GMT +314 Diciembre 2018
En directo
    Dos jóvenes se suben al muro de playas de Tijuana después de que el Ejército estadounidense colocara alambre de púas el 13 de noviembre del 2018

    Minoría nacionalista se manifiesta contra el éxodo migrante en Tijuana (fotos, vídeo)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    La caravana de migrantes centroamericanos, más cerca de EEUU (57)
    450

    Convocados por un periodista radial y por las redes sociales, un centenar de personas con banderas de México se manifestaron en Tijuana rechazando a los migrantes. Sin embargo, Sputnik, reportando desde Tijuana, pudo comprobar que no es una opinión mayoritaria.

    Se reunieron en la glorieta del monumento Cuauhtémoc, en la zona río, donde suelen convocarse ante algún evento importante en la ciudad. A la hora prevista, se había concentrado más prensa que manifestantes, quienes en el centro de la glorieta desplegaron una pancarta con la leyenda "Puro Tijuana cabrones" y mantuvieron una actitud defensiva ante las preguntas de los periodistas nacionales e internacionales.

    "El mensaje es darle la bienvenida a todo migrante que llega, simplemente exigimos que se respeten nuestras leyes. Estoy a favor de quien venga a buscar un mejor futuro, pero nosotros no llegaríamos así a otro país", dijo a Sputnik, Juana Rodríguez, una mujer de 46 años que se manifestó ese día.

    "Yo tengo familia en Estados Unidos que a consecuencia de todo esto no van a venir por miedo a que cierren [la frontera] y ya no puedan regresar", sostuvo. "Nos dicen que somos racistas, pero si lo fuéramos no habría tanta gente acá [en Tijuana] el problema es con los que llegaron ahorita. El Gobierno debe concentrarlos en un solo lugar, que los cense y sepan sus antecedentes penales porque no se sabe qué gente viene", agregó.

    También: Tres claves para entender el éxodo hondureño (fotos)

    Otros, fueron más radicales y pidieron que se expulsara a los migrantes de México, mientras esgrimían argumentos violentos o ideas parecidas las promovidas por el presidente estadounidense, Donald Trump: que México vive una "invasión" que se "violó la soberanía del país al violentar la frontera" y que deberían haber ingresado "de manera legal y ordenada" para quedarse.

    "No queremos esa gente malandra aquí. Viene pura gente de la mara salvatrucha", dijo a Sputnik, Berta Carbajal, una mujer de 60 años, originaria del estado de México, en la zona metropolitana de la capital del país. Al ser consultada cómo sabía era gente de las maras, la mujer respondió que "se ve luego en sus tatuajes y en la forma que se comportan".

    Carbajal dijo a Sputnik que la movilización fue convocada por Alex Backman, del medio Conciencia Radio y difundida por las redes sociales. Su intención al protestar, aseguró, fue lograr "que el Gobierno haga algo y los retire y no deje entrar a más". Sostuvo que la respuesta está en militarizar la frontera sur de México algo que, en realidad, ya había ocurrido cuando el éxodo cruzó la frontera.

    Pequeña manifestación antimigrante en la glorieta de Cuauhtémoc
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Pequeña manifestación antimigrante en la glorieta de Cuauhtémoc

    Al preguntársele si está de acuerdo con las opiniones de Trump, la manifestante dijo: "En que haya orden sí, en el racismo no. Lo que sí quiero es que a la frontera sur vaya el Ejército y la Marina y que detenga a todos estos que vienen", concluyó.

    El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, agitó el odio el día previo al decir que los migrantes son "malos para los habitantes" porque son "marihuanos y vagos". Aunque debió retractarse públicamente, sus palabras fueron retomadas por el presidente estadounidense en Twitter, el mismo día de la manifestación nacionalista.

    Durante la noche del 14 de noviembre, un grupo de personas que se identificó como "vecinos de Tijuana" ya se había manifestado violentamente contra los migrantes que se habían instalado en el Parque de la Amistad, para pasar esa noche a la intemperie junto al faro de Tijuana.

    Ese día, según informó el semanario Zeta de Tijuana en su versión impresa del 16 de noviembre, el gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, se reunió con el secretario de Gobernación mexicano, Alfonso Navarrete Prida, para solicitarle 80 millones de pesos al Gobierno federal mexicano para atender al éxodo.

    Los nacionalistas de Tijuana que se manifestaron el 18 de noviembre, acabaron marchando hacia el albergue temporal que el Gobierno local brindó a los migrantes en la zona norte de la ciudad, dónde un cordón de la Policía municipal al mando del secretario de seguridad pública de Tijuana, Marco Antonio Sotomayor, les impidió el paso.

    Durante una manifestación en glorieta de Cuauhtémoc, dos mujeres discuten sus posturas contrarias con respecto a la llegada de la caravana migrante
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Durante una manifestación en glorieta de Cuauhtémoc, dos mujeres discuten sus posturas contrarias con respecto a la llegada de la caravana migrante

    La otra cara

    Parte de la caravana de migrantes centroamericanos en México
    © REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
    Al atardecer de ese día en el Parque de la Amistad, la opinión era contraria. "Somos de aquí, de México, pero vinimos para probar un poquito de lo que están viviendo", dijo a Sputnik, Levy de 19 años, en la playa de Tijuana, tras haber escalado el muro fronterizo que se mete al mar.

    "Está complicado aquí, es mucha gente pero somos todos seres humanos y hay que apoyarnos. Aunque muchos no los ven así, ellos vienen huyendo de algo y si México les echa la mano, está bien", agregó.

    Para el joven, la violencia que provocó el éxodo en los locales "es miedo". Entiende además que México no tiene mucho para ofrecerles "si aquí también estamos queriendo pasar para allá, nomás vienen de pasada", dijo en charla con Sputnik. "Yo digo que no molestan porque a final de cuentas ¿qué nos quitan?", agregó.

    Vista panorámica de la ciudad tras la llegada de la primera caravana migrante del éxodo centroamericano
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Vista panorámica de la ciudad tras la llegada de la primera caravana migrante del éxodo centroamericano

    Germán, otro mexicano de 23 años que se acercó esa tarde a las playas dijo a Sputnik que lleva un par de semanas en Tijuana a donde llegó a trabajar. Explicó que no siente rechazo a la llegada del éxodo y que "Tijuana es una ciudad de migrantes y eso es también lo bonito".

    Él no planea cruzar a Estados Unidos porque dice que quien migra para allá se la pasa sólo trabajando sin poder disfrutar de la vida. "Muchos sueñan con pasar [la frontera] pero mis sueños se quedan aquí", agregó.

    Además: "México necesita un cambio de su política migratoria"

    Según los últimos datos oficiales, hay 2.500 personas alojadas en el albergue temporal del deportivo Benito Juárez en la zona norte de Tijuana y otras 300 personas repartidas en seis albergues y en la vía pública.

    Playas de Tijuana al atardecer
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Playas de Tijuana al atardecer

    El reporte del periodista Asier Vera indica que hay otras 1.200 personas en Mexicali (otra ciudad fronteriza a 170 kilómetros de Tijuana) y otras 1.700 en Hermosillo, Sonora (a 800 kilómetros de Tijuana) que saldrán hacia Tijuana durante la jornada del lunes 19 de noviembre.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    La caravana de migrantes centroamericanos, más cerca de EEUU (57)
    Etiquetas:
    éxodo, migración, xenofobia, fronteras, México