20:49 GMT +314 Diciembre 2018
En directo
    Ciudad de México. Cientos de personas centroamericanas caminan del estadio “El Palillo” rumbo a Querétaro para descansar y seguir camino hacia EEUU

    Disgregados pero juntos: el éxodo migrante avanza hacia el norte (fotos, vídeos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    La caravana de migrantes hondureños avanza hacia EEUU (114)
    0 32

    Con la salida del primer grupo de la Ciudad de México, el éxodo centroamericano cruzó la mitad del país y aceleró su velocidad. Sputnik los acompañó en su trayecto.

    La salida estaba marcada para las cinco de la mañana del 10 de noviembre. El metro de la capital mexicana les brindó varios vagones vacíos para trasladarse a la terminal norte (llamada Toreo-Cuatro Caminos) que durante las primeras horas del día se vio colmada.

    Los 18 coordinadores que lleva la cabecera del éxodo fueron guiando a la gente hacia la ruta 57, que los condujo por el estado de México pasando por Naucalpan y Tlalnepantla, hasta llegar a Tepotzotlán.

    "Vamos hasta el entronque Palmillas, allí y descansamos y mañana seguimos. No podemos adelantar a donde vamos porque no queremos que el grupo se desuna. Solo vamos a andar avisando el punto exacto", dijo a Sputnik, Xóchitl Castillo, la coordinadora elegida por el grupo que migra desde Nicaragua.

    Pero la disgregación es un hecho: hay al menos cinco grupos de más de 1.000 personas viajando por México. Esta es la nueva forma de migrar desde Centroamérica: la gente que antes lo hacía de manera oculta y clandestina, espera ahora que se reúna un grupo grande y se lanza al camino, protegida por la masividad. Hay gente esperando para lo mismo en el cruce en Tecún Umán, según este reporte del periodista salvadoreño Félix Meléndez.

    Hermanos centroamericanos

    "Estamos molestos con la ONU porque no nos ha ayudado en nada", agregó Castillo en diálogo con este medio. Milton Benítez, un periodista hondureño que conducía un programa de televisión llamado El Perro Amarillo y fue sacado del aire lideró la movilización y el reclamo ante la oficina del Alto  Comisionado en México para obtener autobuses para todos.

    Además: Tres claves para entender el éxodo hondureño (fotos)

    Sin embargo, para la noche siguiente había abandonado al grupo y regresado a su país porque según dijo a Sputnik, el Gobierno hondureño presentó una orden de captura en su contra, aunque este dato no ha sido confirmado.

    "¿Qué le cuesta a la ONU ceder los buses para llegar hasta Tijuana? Hemos tenido abortos y tenemos como cuatro que están con amenaza. Les estamos pidiendo por las mujeres que llevan niños, ancianos y hombres también que ya llevan llagas en sus pies", dijo Xóchitl Castillo a Sputnik.

    "Esto es un grupo, somos familia, somos hermanos centroamericanos, ¿qué le costaba a la ONU? Sólo una llamada", continuó. Consultada sobre los anuncios del Gobierno de Donald Trump de acotar la posibilidad de pedir asilo sólo a las personas que se presenten ante alguno de los puertos de entrada al país, la coordinadora elegida por el contingente de nicaragüenses subrayó a Sputnik que el éxodo va con intención de respetar la ley estadounidense y apegarse al procedimiento de solicitud de refugio.

    "Le dijimos a los compañeros que los que quieran entrar legalmente tienen que pasar por el puente. Algunos compañeros dijeron que se van a entregar a pedir asilo y otros que prefieren tirarse [cruzar ilegalmente] pero ahí ya no respondemos, porque Trump dijo que los que se tirasen serían deportados", agregó.

    Seguir al norte

    Durante la entrevista, Castillo coordinaba la subida de la gente en autobuses de línea a la salida del metro Cuatro Caminos en la Ciudad de México que fueron abordados, sobre todo, por familias y personas que viajan con niños.

    "Nos están cobrando 20 pesos (1 dólar) para llevarnos hasta la caseta [de Tepotzotlán] pero algunos que no andamos con dinero pedimos jalones", dijo Castillo a Sputnik. En la terminal de autobuses de Tepotzotlán, algunas familias decidieron pagar su pasaje en autobuses de línea para recorrer los 170 kilómetros que los separan de la ciudad de Querétaro.

    El éxodo ha acelerado su marcha: en los estados del sur de México, avanzaba a un promedio de 50 kilómetros por día, pero ahora se plantea recorrer distancias de más de 100 kilómetros, lo que acelerará su llegada a la frontera.

    Cuando este texto se escribe, la vanguardia del éxodo va llegando a Nayarit, donde le esperan otros 2.000 kilómetros hasta Tijuana, el puerto de entrada elegido para entregarse a las autoridades migratorias estadounidenses. Se calcula que el éxodo llegará a la frontera en la última semana de noviembre.

    Querétaro. Centroamericanos descansan frente al estadio Corregidora y se preparan para salir rumbo a Guanajuato durante la madrugada
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Querétaro. Centroamericanos descansan frente al estadio Corregidora y se preparan para salir rumbo a Guanajuato durante la madrugada

    En Tepotzotlán, la empresa de autobuses Coordinados-Primera Plus ofreció un descuento de 100 pesos (5 dólares) en el costo regular de su pasaje hacia Querétaro para los integrantes del éxodo. A las nueve de la mañana del 10 de noviembre, según confirmó una de sus trabajadoras a Sputnik, habían viajado 300 personas en grupos de a 15.

    Uno de ellos era Marvin Gómez, un hondureño de 22 años, que fue deportado en 2017 tras ser detenido trabajando como chofer sin tener licencia de conducir. "Me fui a EEUU cuando tenía 12 años, y cuando me agarraron esta vez yo era un dreamer", contó a Sputnik.

    "Estudié un poco de inglés, me sé defender, pero a ellos no les importó. También por las leyes que impuso Donald Trump a muchos dreamers nos deportaron, no soy el único que anda aquí", agregó.

    Es notoria la presencia de población joven en el éxodo. Muchos con sus hijos y otros, como Marvin, que viajan a reunirse con ellos. "Tengo una niña de dos años y un niño de un año [era un recién nacido cuando Marvin fue deportado] pero a ellos [las autoridades migratorias estadounidenses] no les importó que quedaran solos con su mamá", relató el joven hondureño. "Ellos me necesitan, necesitan de su padre y que su padre al menos les lleve la comida, por eso voy a llegar allá. Voy con toda mi fuerza echándole pa' lante para estar con ellos".

    El resto de la gente esperaba del otro lado de la caseta de cobro de peajes para abordar algún tráiler, haciendo fila. Policías y funcionarios del estado de México ayudaban a detener los camiones y a subir a la gente, que en su mayoría eran hombres jóvenes en este punto, aunque también viajaron en tráilers mujeres con niños.

    En el estado de Querétaro, el grupo quedó disgregado en tres puntos distintos. Según información oficial brindada a Sputnik por el Gobierno de ese estado, 5.125 personas se alojaron en los alrededores del estadio Corregidora, otras 641 personas fueron alojadas en unas carpas ubicadas en el macro libramiento de Palmillas (a 66 kilómetros de la ciudad de Querétaro) y otras cinco personas durmieron en el centro cultural y de convenciones de San Juan del Río (a 55 kilómetros de la capital).

    Según las autoridades, ellos pretendían que el éxodo se quedara en Palmillas y San Juan del Río, evitando su ingreso a una ciudad de alto poder adquisitivo como es Querétaro. Sin embargo, a partir del 9 de noviembre, comenzó a llegar gente de la vanguardia del éxodo que como en todas las otras ciudades de México, comenzaron a instalarse en la alameda central de la ciudad.

    • Hidalgo. Camión con la leyenda “por un México sin hambre” pasa frente a la caravana de centroamericanos que camina rumbo a Querétaro para descansar y seguir su camino a EEUU
      Hidalgo. Camión con la leyenda “por un México sin hambre” pasa frente a la caravana de centroamericanos que camina rumbo a Querétaro para descansar y seguir su camino a EEUU
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Querétaro. Centroamericanos caminan en el mega entronque de Palmillas en la carretera 57, uno  de los albergues que el Estado brindó al éxodo. La confusión en los lugares de llegada provocó que el grupo se dispersara
      Querétaro. Centroamericanos caminan en el mega entronque de Palmillas en la carretera 57, uno de los albergues que el Estado brindó al éxodo. La confusión en los lugares de llegada provocó que el grupo se dispersara
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Querétaro. Decenas de migrantes bajan de uno de los transportes solidarios que ayudaron en el camino a EEUU
      Querétaro. Decenas de migrantes bajan de uno de los transportes solidarios que ayudaron en el camino a EEUU
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Querétaro. Centroamericanos caminan en el estadio Corregidora, uno de los albergues que el Estado brindó al éxodo. La confusión en los lugares de llegada provocó que el grupo se dispersara
      Querétaro. Centroamericanos caminan en el estadio Corregidora, uno de los albergues que el Estado brindó al éxodo. La confusión en los lugares de llegada provocó que el grupo se dispersara
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Estado de México. Marvin espera la terminal de Tepotzotlán a que llegue el autobús de la compañía Coordinados, que ofrecieron un descuento en el costo de los boletos a Querétaro, la siguiente parada en el camino a EEUU
      Estado de México. Marvin espera la terminal de Tepotzotlán a que llegue el autobús de la compañía Coordinados, que ofrecieron un descuento en el costo de los boletos a Querétaro, la siguiente parada en el camino a EEUU
      © Sputnik / Eliana Gilet
    1 / 5
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Hidalgo. Camión con la leyenda “por un México sin hambre” pasa frente a la caravana de centroamericanos que camina rumbo a Querétaro para descansar y seguir su camino a EEUU

    El Gobierno les puso camiones para trasladarlos al estadio Corregidora, en la periferia de Querétaro, donde no se les permitió el ingreso a las gradas, sino que durmieron en los pasillos y el parque alrededor del estadio. El viento y las bajas temperaturas de esa zona aislada, ubicada sobre un cerro, fueron la pesadilla de quienes pasaron allí dos noches.

    También: "México también ha construido un muro en su frontera sur" (fotos, vídeo)

    La cabeza del éxodo avanzó hacia Irapuato, Guanajuato, el 11 de noviembre, recorriendo 106 kilómetros y en la madrugada del día siguiente, partió con rumbo a Guadalajara, Jalisco, en el que será su mayor trayecto hasta ahora, donde harán 280 kilómetros para entrar de lleno en la ruta del Pacífico.
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    La caravana de migrantes hondureños avanza hacia EEUU (114)