04:43 GMT +318 Noviembre 2018
En directo
    Kenya Cuevas y sus compañeras al terminar la obra de teatro Prietty Guoman que retata la violencia a la comunidad trans

    Kenya, la mujer trans que lucha contra las violencias de la calle en Ciudad de México (fotos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    130

    'Casa de las muñecas Tiresias' es una organización civil para apoyar gente que vive en la calle, portadores de VIH, trabajadoras sexuales y personas privadas de libertad en la Ciudad de México. Sputnik te muestra esta difícil tarea.

    "He pertenecido a todas las poblaciones que apoyo: fui niña de la calle, usuaria de drogas, estuve 10 años presa, tengo 23 años viviendo con VIH, toda mi vida fui trabajadora sexual. Todas estas poblaciones son las que atendemos en el día de hoy", dice Kenya Cuevas, una trabajadora sexual transgénero, en entrevista con Sputnik.

    'Casa de las muñecas Tiresias' es la organización con la que viene trabajando de manera autónoma con otro tipo de poblaciones. No es común que se vea mujeres transgénero haciendo estas tareas.

    Kenya Cuevas limpia las tumbas de sus compañeras en el Panteón de San Lorenzo Tezonco
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Kenya Cuevas limpia las tumbas de sus compañeras en el Panteón de San Lorenzo Tezonco

    "Las trans tenemos muchas necesidades y hemos venido trabajando muy duro para la inclusión; pero lo que pienso es que yo pertenecí a otros colectivos y veo otras necesidades sociales. Que esas necesidades las atienda una mujer trans, es algo novedoso", sostuvo.

    Además: Esta mujer encontró al feminicida de su hermana gracias a las redes (fotos)

    Aunque Kenya ya trabajaba como promotora de salud con comunidades vulnerables, su vida dio un giro en la madrugada del 30 de septiembre de 2016. Kenya vio esa noche cómo asesinaban a otra de sus compañeras trans, Paola Sánchez, mientras trabajaba en la calle. El cliente la subió al coche y le disparó a sangre fría. A pesar de esto, fue liberado. Kenya encabezó una manifestación reclamando justicia cortando una de las principales arterias de la ciudad con el cajón fúnebre que trasladaba el cuerpo de la amiga muerta.

    Este hecho torció su vida hacia la defensa de los derechos humanos de las personas que viven y conviven en las calles de la Ciudad de México. "El caso de Paola fue un transfeminicidio donde tenían todos los elementos para procesar y continuar con la investigación, pero hubo corrupción, discriminación y criminalización por la condición de género". Hoy, el responsable de esa muerte está prófugo y la investigación del caso, detenida.

    Kenya señala las dificultades de ser trans en México: "La violencia se vive desde el momento en que generas una transición y surge desde el hogar. Muchas chicas trans salen huyendo para ser quien ellas identifican ser y en esa huida se van sin documentos, muchas se van sin estudios, siendo menores de edad. Salen a las calles donde nada más nos tienen enfrascadas en determinados trabajos y el dominante es el trabajo sexual", dijo Kenya a Sputnik.

    • La mano de Kenya sobre el ataúd de Paola durante su funeral, en la Funeraria Rudiño de la Ciudad de México
      La mano de Kenya sobre el ataúd de Paola durante su funeral, en la Funeraria Rudiño de la Ciudad de México
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • El funeral de la tía Bárbara que se logró con la ayuda de Kenya, sus compañeras y la Funeraria Rudiño
      El funeral de la "tía Bárbara" que se logró con la ayuda de Kenya, sus compañeras y la Funeraria Rudiño
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Familia de la Oaxaca durante su funeral, otra trabajadora sexual que falleció por VIH. Kenya contactó a su familia que tenía 20 años sin saber de ella
      Familia de "la Oaxaca" durante su funeral, otra trabajadora sexual que falleció por VIH. Kenya contactó a su familia que tenía 20 años sin saber de ella
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Dos mujeres en la tumba de la tía Bárbara en el Panteón de San Lorenzo Tezonco en la Ciudad de México
      Dos mujeres en la tumba de la tía Bárbara en el Panteón de San Lorenzo Tezonco en la Ciudad de México
      © Sputnik / Eliana Gilet
    1 / 4
    © Sputnik / Eliana Gilet
    La mano de Kenya sobre el ataúd de Paola durante su funeral, en la Funeraria Rudiño de la Ciudad de México

    Ella explicó que es muy difícil salir de este trabajo que "te encapsula" porque es nocturno y toda tu vida pasa de noche, y vas perdiendo los días y los vínculos normales que tiene cualquier persona. "Van pasando los años y quedas atrapada porque tienes que comer y pagar un lugar donde vivir", dijo.

    La vivienda es el talón de Aquiles de la mayoría de las mujeres trans, ya que viven en hoteles o pensiones y rara vez logran conseguir un lugar digno para vivir. "Lo que me motiva para ayudar y hacer defensa de derechos humanos es la violencia que se vive en la calle. Cómo somos criminalizados quienes estamos en una situación vulnerable. Eso me mueve, hasta me indigna", contó.

    Su organización no recibe recursos públicos y funciona con el trabajo de una decena de voluntarias. Facilita el acceso a documentos de identidad oficiales, a los servicios de salud, consigue donaciones de ropa e insumos de prevención del VIH. Asesora en el trámite de identidad de género y ante casos de "crímenes de odio". Kenya y su organización se ha hecho cargo de los entierros de sus compañeras asesinadas o enfermas y en situación de calle.

    Kenya Cuevas en su casa
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Kenya Cuevas en su casa

    También: Así se recuerda a los fallecidos en la carretera más peligrosa de la Ciudad de México (fotos)

    "Yo no pedí estar en la calle ni pedí usar drogas, fue la propia lógica del trabajo sexual la que me llevó a consumirlas. Al final del día tuve que enfrascarme en esa vida y vivirla con todas sus violencias habidas y por haber", afirmó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    lucha de mujeres, transgéneros, solidaridad, mujeres, México