03:19 GMT +320 Octubre 2018
En directo
    Padre Stahiy, de Moscú, en la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos en la colonia Cuauhtémoc

    Conoce la Iglesia Ortodoxa rusa de la Ciudad de México (fotos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    0 121

    El Monasterio Ortodoxo ruso de la Santísima Trinidad de la Ciudad de México congrega 800 familias que migraron con la caída de la Unión Soviética en 1989.

    El Monasterio de la Santísima Trinidad fue fundado hace 12 años por el Archimandrita Nektariy Haji —Petropoulos para "llamar la atención de los fieles ortodoxos que se encuentran en la Ciudad de México". Ubicado en una zona céntrica de la Ciudad, se identifica por tener una "cruz rusa" o de ocho brazos en la fachada del edificio. Ha ido creciendo poco a poco.

    • Archimandrita Nektariy Hajji-Petropoulos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México, posa para foto
      Archimandrita Nektariy Hajji-Petropoulos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México, posa para foto
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Miembro de Iglesia Ortodoxa Rusa habla con una de las fieles durante uno de los oficios religioso
      Miembro de Iglesia Ortodoxa Rusa habla con una de las fieles durante uno de los oficios religioso
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Mujer creyentes de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante el oficio religioso en la colonia Cuauhtémoc
      Mujer creyentes de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante el oficio religioso en la colonia Cuauhtémoc
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Mujer con su bebé en la Iglesia Ortodoxa Rusa en la  Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
      Mujer con su bebé en la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Fieles de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
      Fieles de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Incienso expandido por el Archimandrita Nektariy Hajji-Petropoulos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
      Incienso expandido por el Archimandrita Nektariy Hajji-Petropoulos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Una de las fieles de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
      Una de las fieles de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
      © Sputnik / Eliana Gilet
    1 / 7
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Archimandrita Nektariy Hajji-Petropoulos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México, posa para foto

    "Al principio yo era el único sacerdote y tenía dos monjes. Ahora somos siete monjes, tres sacerdotes y tenemos otras ocho misiones en el interior de la República mexicana, con las  comunidades rusas y ucranianas de las ciudades grandes", explicó el Archimandrita Nektariy a Sputnik.

    La Iglesia Ortodoxa rusa es la mayor en términos de fieles entre las iglesias cristianas ortodoxas orientales. Se estima que tiene unos 150 millones de fieles en todo el mundo. "Nuestro trabajo no es de proselitismo, esto no es una misión mexicana, fue fundada para atender a los fieles ortodoxos inmigrantes de la exUnión Soviética que ya estaban aquí con sus familias. Sí recibimos mexicanos que se casaron con mujeres eslavas o bien, que egresaron de Universidades soviéticas, también se casaron con eslavas y tienen alguna formación en la cultura rusa", explicó el sacerdote.

    Él mismo llegó por primera vez a México cuando era un adolescente en el año 1980. Originario del Mar Negro, de la zona de Abjasia, la facilidad que le brindaba haber aprendido español desde joven, hizo que Haji-Petropoulos fuera el elegido para fundar este Monasterio.

    "Pensaron que era la persona indicada para fundar la Iglesia aquí, porque ya hay otras Iglesias Ortodoxas no rusas [griega y árabe] pero no es la misma tradición", explicó. El culto del monasterio de la Santísima Trinidad se celebra en eslavo antiguo, a diferencia de las otras iglesias ortodoxas no rusas en México que celebran en español.

    "Su tradición y su música son distintas. La música de la Iglesia rusa es occidental, no bizantina como las otras. Nosotros no recortamos el oficio porque somos una Iglesia con una profunda tradición monástica. Las personas permanecen de pie, las mujeres se cubren la cabeza y no pueden vestir pantalones. Hacemos períodos de ayuno durante aproximadamente 180 días al año", explicó.

    Además: La población de México envejecerá en los próximos 30 años

    El papel de la música es prioritario durante el culto, que se celebra en la Iglesia de la Santísima Trinidad cada domingo al mediodía. El lugar está lleno, sobre todo de mujeres rusas, que acompañan el canto del coro que domina el lugar. "Curiosamente, el carácter ruso acepta la tradición de la Iglesia, si es creyente, está dispuesto a hacer el ayuno, agregó.

    Fundar la Iglesia

    Los rusos que viven en México son de primera generación y sus hijos, gracias a la escuela que brinda la Embajada, también aprenden a hablar ruso. "La mayoría de los rusos que llegaron a México no son el típico migrante económico que sale a buscar un porvenir mejor, sino que la mayoría de ellos tiene una carrera universitaria. Nuestra comunidad es muy rica en recursos humanos, hay científicos, médicos, profesores de universidad, escultores, pintores, músicos, que llevan como máximo unos 30 años en el país", explicó.

    Para fundar la comunidad en torno al monasterio, golpeó puerta a puerta buscando a sus compatriotas. "Como la mayoría viene de la exUnión Soviética, muchos ni siquiera saben si son creyentes: dicen 'soy ateo' o nunca han ido a la Iglesia. A lo largo de estos años hemos hecho una labor profunda con los creyentes", dijo el principal encargado de la Iglesia Ortodoxa rusa en la Ciudad de México.

    El principal atributo que la Iglesia le ofreció a estos migrantes fue una posibilidad de "encontrar sus raíces" y mantener el vínculo con su tierra natal. "Algunos de ellos habían ido a la Iglesia de pequeños con sus abuelas, pero la mayoría no sabía nada. Empezaron a venir y a escuchar los cantos en su idioma y la música se les hizo familiar. Vieron que la Iglesia también es una guardiana de las tradiciones del pueblo", comentó el archimandrita.

    Archimandrita Nektariy Hajji-Petropoulos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Archimandrita Nektariy Hajji-Petropoulos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Ciudad de México durante uno de los oficios religiosos

    De profesión médico psiquiatra, también preside una asociación civil, llamada "Comunidad Rusa" que brinda apoyo médico, psicológico y legal a sus compatriotas. "Como México es un país muy hospitalario con los extranjeros, las comunidades de otros países tienden a desaparecer. Tenemos matrimonios mixtos en la mayor parte y corremos peligro que las familias no sigan la tradición si no ponemos atención al cónyuge y lo convertimos".

    Más aquí: Conoce el principal mercado de flores de la Ciudad de México (fotos)

    Haji-Petropoulos explicó que a pesar de que la comunidad rusa es abierta e integra a los mexicanos, para sobrevivir con su tradición cultural en México "hemos tenido que vivir casi con mentalidad de gueto". "Los rusos son abiertos, no son gente racista porque la Unión Soviética les explicó que todas las raza y pueblos son iguales", indicó.

    El archimandrita insiste en que no son una misión mexicana, sino que su Iglesia existe para "rescatar a los fieles de origen ortodoxo con sus cónyuges mexicanos, porque no le cerramos la puerta a nadie".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    culto, Dios, fe, religión, cristianismo, México