13:39 GMT +315 Octubre 2018
En directo
    Fieles reciben imágenes de San Judas Tadeo que se reparten fuera del Templo de San Hipólito en la Ciudad de México

    El santo mexicano de los casos desesperados (fotos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    0 40

    San Judas Tadeo, el santo más popular del catolicismo mexicano, tiene su culto el 28 de cada mes, cuando miles de personas visitan su iglesia en la Colonia Guerrero de la Ciudad de México.

    Su poder está vinculado a la solución de causas "difíciles y desesperadas" y su imagen es comúnmente venerada en casas y vecindades de la Ciudad de México. La fiesta del día 28 de cada mes tiene como epicentro el Templo de San Hipólito, el primero construido por la colonia española en 1521 en un plan que destruyó los lugares sagrados existentes de los mexicas para erigir nuevos templos en los mismos puntos.

    Pero entre quienes acuden ahora a este Templo, se rumora que fue hasta la década de 1980 que la fiesta tomó la forma que en este artículo se presenta. Las campanas suenan desde las seis de la mañana en la esquina de la Avenida Reforma y la Avenida Hidalgo, y este 28 de septiembre ha llovido intermitentemente todo el día. A pesar de los charcos, entre ellos, se apostan los primeros puestos de vendedores ambulantes de todo lo que tenga la imagen de "San Juditas".

    Está la estatua, hay veladoras, ropa con la cara del santo que trae una flama sobre la cabeza y un medallón en el pecho, el símbolo de su capacidad de sanar heredada de Cristo. En la mano izquierda lleva un garrote, recuerdo de su martirio. Tal vez lo más destacable de su figura sea el manto verde que trae en su espalda. No es Judas Iscariote, el traidor de Cristo: este Judas, según el mito católico, fue uno de sus primeros predicadores y fue decapitado promoviendo su religión en Persia.

    Padre carga a su hijo vestido como San Judas Tadeo frente al Templo de San Hipólito, en la Ciudad de México
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Padre carga a su hijo vestido como San Judas Tadeo frente al Templo de San Hipólito, en la Ciudad de México

    En México, su imagen está fuertemente asociada a las causas "difíciles y desesperadas". "Es bien noble este santito, nada más hay que cumplirle", dice una mujer bajita, vestida de amarillo que espera con un ramo de flores su turno para entrar al Templo a dejar su ofrenda.

    En la charla con Sputnik relató que tiene problemas de consumo de alcohol y drogas pero que hace dos meses "está jurada", una práctica muy común en que la persona promete a su santo que no consumirá durante determinado tiempo: un mes, tres meses, un año. El tiempo se escribe en un papelito pequeño el día del culto, bendecido con el compromiso de la palabra.

    "A mí me hace el paro y le traigo unas flores", explica la mujer antes de seguir en la nutrida fila peleando por su espacio para entrar. Hacer "el paro" en el habla coloquial en México es dar una mano, hacer un favor, ayudar.

    • Hombre muestra los regalos recibidos por los demás fieles que reparten flores, dulces e imágenes
      Hombre muestra los regalos recibidos por los demás fieles que reparten flores, dulces e imágenes
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Un puesto de estatuillas de San Judas Tadeo en la Ciudad de México
      Un puesto de estatuillas de San Judas Tadeo en la Ciudad de México
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Hombre carga un espejo fabricado en prisión como pago a San Judas Tadeo por el milagro de la haber tenido justicia en México
      Hombre carga un espejo fabricado en prisión como pago a San Judas Tadeo por "el milagro de la haber tenido justicia en México"
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Dos creyentes rezan frente a la imagen de San Judas Tadeo en el Templo de San Hipólito, en la Ciudad de México
      Dos creyentes rezan frente a la imagen de San Judas Tadeo en el Templo de San Hipólito, en la Ciudad de México
      © Sputnik / Eliana Gilet
    • Hombre vestido de San Judas Tadeo reza durante la celebración del santo, en el día 28 de cada mes
      Hombre vestido de San Judas Tadeo reza durante la celebración del santo, en el día 28 de cada mes
      © Sputnik / Eliana Gilet
    1 / 5
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Hombre muestra los regalos recibidos por los demás fieles que reparten flores, dulces e imágenes

    Algunos de los fieles esperan la misa que se celebrará y otros aparecen disfrazados como el santo, imitando su túnica blanca y su manto verde. Algunos entran al templo de rodillas, como otra de las ofrendas, o "mandas", como suele llamársele a las prendas que hacen los fieles para devolver los favores recibidos.

    Hay gente que llega con ollas de elotes para repartir u otras comidas preparadas. También traen artesanías hechas en tiempos de prisión para dejarle como ofrenda, explica otro joven que carga un gran espejo de marco de madera.

    Están los que pagan los favores y están los que piden ayuda: enfermedades graves, condenas prolongadas, deudas, adicciones. San Juditas puede escucharlos a todos. Este santo, aunque católico, tiene un arraigo popular basado en una máxima: no discrimina pedidos ni personas, y está dispuesto a dar una mano siempre quien pide esté dispuesta a pagarle.

    Danzante con traje prehispánico ofrece limpias frente a un cuadro de San Judas Tadeo en el Templo de San Hipólito en la Ciudad de México
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Danzante con traje prehispánico ofrece "limpias" frente a un cuadro de San Judas Tadeo en el Templo de San Hipólito en la Ciudad de México

    En las calles que rodean el Templo hay música alegre, cumbia y salsa para bailar; hay olores fuertes a incienso y las hierbas que se queman afuera; hay gente que grita la oferta de los productos que trae a la venta. Arriba, las nubes cubren todo con su manto gris.

    Los fieles bailan y comen, intercambian regalos y se dan bendiciones. Hay flores, caramelos, estampitas de regalo. También hay caras desencajadas, enojadas, otras de ojos desorbitados. Las misas corren una tras otra y al menos cinco cajas cerradas recorren los pasillos para recoger las donaciones monetarias de los fieles.

    Hay tanta gente queriendo entrar a buscar solución a sus vidas difíciles y desesperadas que hay altavoces afuera del Templo que amplifican la voz del cura. Desde el interior, a las cuatro de la tarde, el sacerdote inicia una de las 16 misas del día para alabar al santo que le "hace al paro" a todo mundo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    cristianos, santo, culto, celebraciones, religión, México