03:09 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Escena del crimen

    ¿Por qué hay casi 200 cadáveres en un camión refrigerado en Jalisco?

    CC BY 2.0 / Ash Photoholic / Crime Scene Tape
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    345

    Un camión refrigerado fue utilizado por el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses ante la saturación de la morgue pública con cadáveres no identificados. Es también la evidencia de la falta de presupuesto y de la desidia para las víctimas de la violencia que tienen los tiempos de cambio de Gobierno.

    "En Jalisco tenemos poco más de 800 cuerpos sin ser identificados por sus familiares, de tal suerte que ya no caben", dijo a Sputnik Guadalupe Aguilar, quien coordina el Colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos de ese Estado.

    Jalisco registró 1.582 asesinatos durante 2017 (de un total de 31.174 en todo el país) lo que representa una tasa de 20 asesinatos cada 100.000 habitantes. Además, según el recuento del medio 44Lab se han encontrado 197 fosas clandestinas de las que se exhumaron 350 cuerpos en los últimos 11 años.

    "El Instituto de Ciencias Forenses tiene capacidad para 180 cuerpos en sus refrigeradores, entonces se vieron en la necesidad de rentar un Frigo Kim, que es este tráiler donde caben 200 cuerpos y ahí estuvieron acomodándolos con su ficha odontológica o su análisis de ADN", agregó Aguilar.

    Más información: Cancún, el paraíso de las balaceras

    Durante los últimos dos años, el anterior fiscal del estado de Jalisco, Eduardo Almaguer que renunció en noviembre de 2017 para ser candidato a gobernador por el PRI y perdió, construyó un panteón ministerial para depositar la gran cantidad de cuerpos que permanecen en los servicios forenses sin ser identificados, explicó la coordinadora de Fundej.

    "El panteón se hizo pero pronto se llenó, porque sólo cabían 272 personas. Entonces se inició la construcción de un segundo panteón pero tuvieron problemas y luego vinieron los cambios políticos y se dejó a medio terminar", explica Aguilar.

    La gestión de cuerpos no identificados que sufrieron una muerte violenta (la evidencia más común es el uso de armas de fuego) es el problema invisible de las altas tasas que registra el país. Son los colectivos de familiares quienes revisan que esto se haga de manera decorosa, ya que la mala gestión de cadáveres ha mantenido a personas desaparecidas por años.

    Hay varios casos en el país donde madres y esposas encuentran a sus hijos y maridos en institutos forenses y fosas comunes, porque sus cuerpos no fueron debidamente procesados por la autoridad que los resguarda. Eso dilató durante años su identificación y el regreso con sus familias. La negligencia de las instituciones mantiene a mucha gente desaparecida.

    Sabiendo esto, el Colectivo de Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco se dedica a revisar, cada semana, los cuerpos que ingresan al Instituto Forense local.

    Te puede interesar: Así es el sistema que buscará a los desaparecidos en México (fotos)

    "Se les pone un letrero con las fotos de dónde fueron encontrados. Si es un cuerpo reciente, su rostro va estar visible, entonces también se registra para que las familiares lo puedan identificar", explicó Aguilar a Sputnik.

    Además se adjunta el resultado de su ADN, su huella dactilar y su ficha odontológica, y una descripción de sus características físicas sobresalientes, sobre todo marcas, cicatrices y tatuajes.

    Los familiares del colectivo llevan su propio recuento en una libreta, donde se registra sexo y edad aproximada, resultados de la autopsia realizada, de la que se pide copia, y verifican que el cuerpo sea embalado junto al registro de cómo fue encontrado.

    "Actualmente no podemos basarnos únicamente en los análisis de ADN para identificar un cuerpo, es otro medio más no el único. Ahora ya sabemos que las orejas y otras características también nos dan una identificación", agregó.

    Echa un vistazo: Autopsia: ¿cómo se identifica un cadáver en avanzado estado de descomposición?

    Guadalupe Aguilar fue a revisar personalmente el tráiler en dónde estaban los 157 cuerpos que causó el revuelo mediático. Explicó que allí fueron depositados cadáveres no identificados que ya habían sido procesados y embalados como se describió más arriba y que ya no cabían en las instalaciones del Instituto Forense.

    "El Instituto Jalisciense tiene muchas necesidades tanto de personal como de insumos para su trabajo diario. Tiene su propio presupuesto pero depende de la Fiscalía estatal, pero se terminó el presupuesto asignado para lo que resta de este Gobierno y ya no le dan dinero", explicó Aguilar.

    El tráiler fue una solución paliativa ante la falta de recursos en que lo dejó la transición de Gobierno, que se concretará en la primera semana de diciembre, dentro tres meses.

    La construcción de un segundo panteón ministerial para albergar a los cuerpos no identificados en Jalisco es la respuesta que han dado las autoridades locales a los familiares, pero esto tampoco es una solución, según Aguilar.

    "No tiene lógica que los sacamos de una fosa clandestina o los encontramos en las calles,  junto a los arroyos o de dónde aparezcan, para meterlos a una fosa común, que es lo que es el Panteón Municipal al final de cuentas", dijo.

    Vinculado: Pistas para entender la violencia en Ciudad Juárez, la gran ciudad fronteriza con EEUU

    El movimiento de familiares de desaparecidos ha logrado muchos avances legislativos con la sanción de una Ley de Víctimas, de la Ley General de Desaparición Forzada, una Fiscalía especializada y una Comisión Nacional de Búsqueda, pero todavía no existe una base de datos nacional para identificar a los muertos.

    La Comisión Nacional de Búsqueda trabaja en un sistema único de identidad digital pero tampoco tiene fondos suficientes para funcionar, por lo que su avance es limitado.

    "Jalisco es una fosa, México es una fosa. Están dejando un país sangrante, estamos en una situación muy triste y muy terrible. Para mí, algo muy importante es la indolencia de la sociedad ante lo que estamos viviendo", lamentó Guadalupe Aguilar, quien busca a su hijo, José Luis Arana Aguilar, desaparecido hace siete años.

    Más: "México, sin guerra, es el país que más asesinatos tiene en el mundo"

    "Quiero saber qué pasó con mi hijo, quiero saber la verdad de qué le hicieron, dónde me lo dejaron y por qué me le hicieron esto. Ese es el único motor que tengo para vivir: buscar".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    muerte, morgues, asesinato, Jalisco, México