Widgets Magazine
20:58 GMT +318 Septiembre 2019
En directo
    Ferrocarril

    Los riesgos del Tren Maya para los pueblos rurales del sureste mexicano

    CC0 / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    Por
    0 64
    Síguenos en

    El antropólogo maya Ezer May May advierte sobre los peligros de no tomar en cuenta la voz de los pueblos indígenas en la construcción de megaproyectos de infraestructura, como el Tren Maya que se proyecta para el sureste de México.

    El Tren Maya es uno de los siete proyectos de infraestructura prioritarios para el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, según lo anunció el presidente electo. El proyecto consiste en echar a andar un "tren moderno, turístico y cultural" en varios estados del sureste mexicano que a mitad de agosto fue ampliado para incluir al estado de Yucatán.

    Ezer May May es un antropólogo social e historiador maya hablante, originario de la Comunidad Kimbilá, en el municipio Izamal en Yucatán, quien explicó a Sputnik que desde el anuncio del proyecto "esperábamos que en algún momento los empresarios yucatecos iban a meter la cuchara", dijo.

    La delegación yucateca de la Asociación Mexicana de Hoteles (AMH) pidió a López Obrador que incluyera a Yucatán en el trazado del tren; y el presidente electo se comprometió públicamente a que participen del proyecto.

    Entre los destinos que se incluirán en el trazado se menciona a Cancún, Tulum y Bacalar que son pueblos en el Caribe mexicano; y también Calakmul y Palenque, zonas arqueológicas de las civilizaciones prehispánicas que ocuparon la Península; ahora, el Tren Maya enlazará también Valladolid, Chichen Itzá, Campeche y Mérida.

    "En 2012 los empresarios yucatecos decían que el punto de partida del tren transpeninsular tenía que ser Cancún, había una fuerte exigencia con eso. Ahorita vemos que la voz de los empresarios yucatecos y quintanarroenses es nuevamente escuchada y aceptada inmediatamente", analizó Ezer May May.

    En 2012, el por entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto había anunciado su propio proyecto de "tren transpeninsular" para el sureste, que también se licitaría como prioridad del inicio de su mandato.

    Ni ese tren se concretó ni tampoco el tren México-Querétaro por el que ahora el Gobierno de China reclama al de México el pago de 600 millones de dólares ante la cancelación de la licitación que había ganado un consorcio de tres empresas estatales chinas, pues las autoridades mexicanas "no actuaron de buena fe ni de manera transparente", según la respuesta oficial del gigante asiático.

    "La idea del proyecto del Tren Maya es el fortalecimiento del turismo. El Fondo Nacional de Turismo (FONAUR) se va a encargar de la construcción de infraestructura. Es ingenuo pensar que todos vamos a ser ganadores en este asunto, el desarrollo turístico también ha incrementado la inseguridad, la violencia, criminalidad y delincuencia", sostuvo el antropólogo en conversación con Sputnik.

    Además: Cancún, el paraíso de las balaceras

    Hay dos puntos sensibles en los anuncios hechos hasta el momento en relación al proyecto. Por un lado, la nula mención a una consulta a los pueblos afectados. El antropólogo sostuvo que "la participación de las comunidades va perdiendo la importancia de su voz. La consulta para ejercer la libre determinación no es un mero capricho, sino un derecho reconocido", tanto nacional (en la Constitución mexicana) como en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

    "Si hacen una consulta previa, debe haber información que incluya evaluaciones de impacto ambiental, social y cultural que hasta ahora no se conocen o no existen", explicó. "Si continúa en el plan de abrir la licitación el 1 de diciembre a la participación privada, se va a negar al pueblo y mayormente al pueblo indígena de las decisiones", indicó.

    El segundo y principal peligro que señaló el antropólogo ante el avance del Tren Maya sin consideración de la voluntad de las poblaciones locales es provocar un "desplazamiento productivo". "Este riesgo se presenta cuando los megaproyectos cortan u obstruyen el desplazamiento de las personas para acceder a sus medios de producción" dijo.

    Se refirió como ejemplo al efecto que tiene en el trabajo en el campo, cuando el proyecto corta el acceso a zonas de subsistencia y mucha gente opta por cambiar de actividad a raíz de eso. Cambia también su forma de vida: salen temprano de sus pueblos, viajan a las cabeceras municipales a trabajar y regresan a la noche a su comunidad.

    El antropólogo explicó que si se apaga la voz de los pueblos de la zona involucrada en la participación del proyecto "muy en contra de la idea de hacer florecer la cultura maya contemporánea vinculada al campo, se va a inventar y construir una idea de cultura maya prehispánica que poco tiene que ver con la vida de los pueblos maya actuales".

    "El peligro es que abandonando el campo, abandonen los conocimientos relacionados al monte, la agricultura y su cosmovisión por pasarse al sector turístico, y pasen a vestirse de guerreros jaguares", sentenció.

    Además de la cultura, la zona en cuestión también es hogar de fauna y flora autóctona, que habita la última extensión forestal de esa zona (en los límites entre Yucatán y Quintana Roo) que no ha sido urbanizada.

    Además:

    Sector turismo pide se detengan protestas en el sur de Perú
    Ministro de Turismo de México propone legalizar marihuana en playas de Cancún y Los Cabos
    Etiquetas:
    progreso, dinero, pueblos indígenas, cultura, turismo, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik