En directo
    Niña con un juguete (imagen referencial)

    Qué hay detrás de los vídeos porno de niñas indígenas en México

    CC0 / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    638

    Martha Figueroa lleva 29 años trabajando en defensa de las mujeres y contra la violencia en San Cristóbal de las Casas, uno de los destinos más turísticos del sur de México. En entrevista con Sputnik explicó la relación entre la pornografía infantil, el turismo y la trata de personas.

    La primera vez que Martha Figueroa investigó un caso de pornografía infantil de niñas indígenas en Chiapas, al sur de México, fue hace cuatro años, a partir de la desaparición de una niña en San Cristóbal de las Casas que vendía flores y artesanías al turismo, la principal actividad económica de esta ciudad colonial mexicana en los últimos 15 años.

    Esta vocación turística se reforzó cuando en 2003 fue catalogada como "pueblo mágico", una distinción que da la secretaría de Turismo de México a los lugares que quiere potenciar como destino. Su ascenso en esa categoría fue tan rápido que en 2010 fue reconocido como "el más mágico de los pueblos".

    Martha Figueroa, que es representante legal de la organización "Grupo de mujeres San Cristóbal de las Casas", sostiene que con el crecimiento del turismo, comenzaron a darse casos de explotación sexual de niñas indígenas:

    "En San Cristóbal ocurre lo que mismo que en Tailandia o Brasil, donde las niñas son objeto de trata sexual. Nos empezamos a dar cuenta de que había niñas en situación de calle que si bien venían acompañadas de su familia, no faltaba el turista cochino que les decía ‘préstame a la niña y te la pago', las obligaban a tener relaciones sexuales y las regresaban".

    Figueroa explicó que en esta situación se sobreponen cuestiones culturales y de mucha necesidad, dónde a veces las niñas eran incluso golpeadas por dejarse violar. "Las niñas no sabían qué había pasado, pero quien estaba a cargo recibía el dinero y en algunos casos los hermanos, algún tío o incluso el padre, empezaba a venderlas. Nos dimos cuenta que estas niñas que estaban siendo prostituidas, que habían pasado de la trata laboral a la trata sexual", sostuvo.

    El caso que las llevó a encontrar un conjunto de producciones pornográficas con niñas, adolescentes y mujeres indígenas fue hace cuatro años. "Empezamos a ver que el tema de la desaparición de niños y niñas indígenas en situación de calle estaba ligado también a la explotación y la trata ante la falta de una niña que vendía a los turistas en la calle, hasta que uno de los chavos que trabaja con nosotros la encontró en una foto de tapa de un video pornográfico", contó.

    En la foto, la niña se veía con su atuendo típico en la plaza de la Catedral de San Cristóbal, que tiene un característico color amarillo en sus paredes. "En el vídeo aparecían otras niñas y mujeres pero no ella, que sigue desaparecida. Cuando preguntamos, sólo nos dijeron que un tío se la había llevado a trabajar a Cancún", otro destino turístico mexicano por excelencia.

    Cuando hicieron la denuncia en la justicia local, la investigación empezó, pero al presentar el vídeo, les dijeron que como la niña no aparecía filmada, la foto de tapa no era prueba suficiente para considerarla víctima y la investigación se cayó.

    Además: La prostitución y la explotación laboral disparan la trata en América Latina

    "Ni la madre, ni los tíos ni nadie levanta la voz para avisar la falta de un niño que explota laboralmente o que se lo dejó encargado con una señora que ahora le dice que la niña se fue con el novio sin avisar y no saben dónde está. Entonces desaparece. No sabemos si fue entregada a una red de traficantes, si la niña se salió o se la robaron. No se sabe qué pasa con esas niñas", agregó.

    La otra trata

    Figueroa señala que cuando se habla de trata siempre se piensa en explotación sexual, pero en Chiapas la más común es la trata laboral, disfrazada a veces de ayuda o de caridad. "En Chiapas, la violencia hacia niñas, niños y mujeres tiene un componente distinto. Geográficamente, estamos en medio de todos los proyectos estratégicos, como el Plan Puebla-Panamá, que es parte del Plan Mérida de seguridad de Estados Unidos. Es un estado multi-diverso en más de un sentido, de riqueza ecológica, biodiversidad y población", explicó.

    Además de ser destino y residencia de personas de todas partes del mundo, tres de cada 10 chiapanecos son indígenas, y de esos, dos son mujeres. "La posición fronteriza de Chiapas la vuelve una zona estratégica. En la que sigue habiendo muchos grupos civiles armados, paramilitares, algunos pagados por autoridades de distintos niveles. Todo hace que Chiapas tenga similitudes con la frontera norte de México, sólo que aquí el trato del que nos quejamos de [Donald] Trump, México se lo da a los centroamericanos que entran por aquí", explicó Figueroa a Sputnik.

    La presión sobre esta zona se incrementó con la aplicación del Plan Frontera Sur que logró que desde el 2015, México deporte cada año a más centroamericanos que Estados Unidos, revirtiendo la tendencia histórica del siglo XX.

    "El tema de la trata en México no es de ahorita. Recuerdo que cuando se hizo la Comisión de la Verdad en Guatemala tras el conflicto armado, uno de los testigos mexicanos fue un cacique finquero que había explotado de manera terrible a mujeres y niños en una finca cafetalera cerca de Tapachula. La gente lo quería porque les había dado un trabajo y techo pagados con comida, pero yo decía que el hombre era un tratante", sostuvo.

    Además, explicó la experta, en Chiapas se da una práctica muy vieja, que fue incluida en la Ley contra la Trata (sancionada en 2013 y modificada en 2016, tras cuatro años de discusión parlamentaria) que es la "adopción fingida".

    "Las niñas indígenas venían a la ciudad por encargo de una señora rica, para ser mantenida en la casa y que se ‘acristianara': que aprendiera español, fuera a la escuela y trabajara como sirvienta. Incluso tenían cargos específicos como 'cargadoras' del bebé chico de una madre recién parida, porque las niñas indígenas aprenden pronto a cargar a los bebés en la espalda con el rebozo", relató Figueroa a Sputnik.

    Para las familias indígenas, eso les quitaba una boca para alimentar, cuando usualmente tenían más hijos a los que atender con jornales muy bajos, de medio dólar, dice Figueroa, a quienes "les resultaba un alivio que la niña se fuera de crianza a San Cristóbal".

    Figueroa dijo que ésta es una práctica que sigue funcionando, por la que se paga menos de 25 dólares al mes por el servicio de estas niñas. Otras, trabajan junto a las familias en la venta ambulante al turismo, en la que muchas participan contentas, dice, porque aprenden a salir a la calle y representa una salida a un mundo que no conocen.

    A veces se hace con sus familias, agregó, pero otras se hace de manera forzosa. "Cuando el turismo se volvió la más importante económicamente de San Cristóbal, se empezó a vender sexualmente a estas niñas".

    Figueroa explicó a Sputnik que a raíz de las denuncias presentadas sobre los videos pornográficos donde aparecen niñas y mujeres indígenas que hallaron en aquel primer caso, dejaron de vender estos videos en San Cristóbal. Pero dice que aún pueden ser hallados en los mercados de San Juan Chamula, un poblado indígena a 10 minutos del corazón turístico de Chiapas, "donde es obvio que hay explotación laboral y sexual de niños, niñas y adolescentes", concluyó.

    Además:

    Las expertas de ONU urgen a la India a adaptar la ley contra trata de personas
    La trata de personas crece sin freno en Perú
    Explotación sexual y trata de niños: "la impunidad es regla" en Latinoamérica
    Etiquetas:
    trata de personas, trabajo infantil, explotación infantil, delitos, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik