16:18 GMT +313 Diciembre 2018
En directo
    Migrante del lado estadounidense de la frontera con México

    ¿Por qué ahora es tan difícil cruzar la frontera entre México y EEUU? (fotos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    180

    Las detenciones hechas por la autoridad migratoria estadounidense en la frontera con México registraron mínimos históricos que indican que la gente que intenta cruzar al norte ha disminuido. Sputnik entrevistó a un mexicano que durante la década de 1990 cruzó 18 veces la frontera.

    Adolfo es un mexicano que tiene el mérito de haber cruzado 18 veces la frontera con Estados Unidos. Su relato corresponde a una época en que la migración no era perseguida, aunque fuera irregular. Los mexicanos que desde hace 130 años migran al norte, se complementaron desde finales de 1970 con los centroamericanos que salieron en masa de sus países, buscando una vía fuera de la violencia y la pobreza.

    Entonces, los migrantes del triángulo norte de Centroamérica copaban el techo de un tren de carga que recorre México, llamado "La Bestia" como si fuera "un pueblo entero trepado a un tren". Esas escenas de migración masiva ya no se ven, debido a los cambios en las políticas migratorias en México y en Estados Unidos, desde una década antes de la llegada de Donald Trump al poder, el 20 de enero 2017.

    En 2015, México superó por primera vez a su vecino del norte en la deportación de centroamericanos, tras la aplicación del Plan Frontera Sur, que militarizó la ruta de La Bestia. En Estados Unidos, la persecución lleva una década, durante la que se estima que un millón de mexicanos han dejado ese país, obligados por el cambio de circunstancias.

     La Bestia lleva cientos de personas cruzando México
    © Sputnik / Eliana Gilet
    La Bestia lleva cientos de personas cruzando México

    Cuando Adolfo cruzó por primera vez era 1992 y él tenía 17 años. "Salir de los matorrales te sirve, no vivir encerrado. Yo me considero indígena pero estando allá aprendes inglés por inercia, a fuerzas. La primera vez que crucé tenía 17 años y hasta los 35 iba y venía, porque ya tenía aquí a mi familia, mi esposa y mis hijos. Y te duele, pero te vas por necesidad, por querer progresar", relató.

    Lo central en su historia es que antes que la represión gubernamental arreciara contra la gente, la migración estaba pautada por el retorno: iban y venían como si fueran golondrinas, que pasan la mitad del tiempo de cada lado. Ese fue incluso el mecanismo propuesto por uno de los programas más grandes para trabajadores migrantes temporales: el Programa Brasero, activo entre 1942 y 1964.

    Según explicó Jorge Durand, antropólogo social peruano, titular de la Universidad de Guadalajara e investigador emérito por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el tipo de migración que Estados Unidos requirió en esos años era "legal, rural, masculina y temporal", aunque no satisfizo la demanda para recuperarse de las heridas que la Segunda Guerra Mundial había causado en su población.

    Se estima que además de los migrantes legales, unos cinco millones de mexicanos cruzaron "de mojados" (ilegales) a trabajar en Estados Unidos en esos años. En 2016, los mexicanos en tierras estadounidense representaban el 10% de su población, además del 15% que representa su descendencia. México también es el principal destino para los estadounidenses que deciden salir de su país.

    En entrevista con este medio, Adolfo recordó la primera vez que cruzó la frontera: "Tenía allá dos hermanos que me iban a pagar el coyote [pagar el servicio de guía a alguien que conoce la ruta] en Tijuana, pero en el paso fronterizo me agarró la migra y perdí a los amigos con los que iba. Decidí volver a Tijuana porque solo no sabía qué hacer. Una señora me vio llorando en una tienda y me compró un pollo asado. Hasta los huesos me comía del hambre. Cuatro días más tarde volví a conseguir el contacto para pasar y así lo logré la primera vez. Tardé un mes en comunicarme, mi familia pensó que estaba muerto".

    Adolfo y su compañero terminan una jornada laboral
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Adolfo y su compañero terminan una jornada laboral

    Adolfo explicó cómo entonces hacían hoyos en el piso del otro lado del muro para que, al correr en la oscuridad, la gente se atorara los pies y se lastimara. También contó que al descolgarse del muro se pueden quedar los dedos atorados en las rejas.

    "Yo crucé 18 veces a EEUU, por desiertos, montañas, ríos y en ese camino miras de todo. En el de Caborca, Sonora miras las tumbas de los que no llegaron, miras ropa de mujer tirada y tú te sigues, pensando que ahí mataron a alguien", dijo. Adolfo fue deportado en 2016 a raíz de una infracción de tránsito.

    Al final del Gobierno de George Bush, en 2008, se instaló una política por medio de la que cualquier agente de Policía tenía acceso a una base de datos de estatus migratorios, en la cual se incluía a quienes tenían un estatus migratorio temporal como posibles "deportables". De esa manera, cualquier oficial podía ejercer un control migratorio, aún cuando estuviese fuera de sus funciones.

    También: Trump: el aumento de los homicidios en México obliga a EEUU a reforzar la frontera

    A pesar de la prioridad que Donald Trump puso en su lucha contra la migración, en su primer año, deportó unas 200.000 personas menos que Barack Obama en 2009. Según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos​, Obama deportó tres millones de personas en ocho años de Gobierno, mientras que Bush expulsó dos millones en sus dos mandatos.

    Uno de los pocos migrantes que todavía viaja en La Bestia
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Uno de los pocos migrantes que todavía viaja en La Bestia

    "La pobreza me obligó a hablar inglés y hoy no se me dificulta ir a cualquier lado, pero aunque allá es muy bonito, no es tu país. Y soportas discriminación por ser pobre, cosa que el estadounidense no ha entendido nunca. Aunque la jaula sea de oro, no dejas nunca de sentirte en prisión", dijo Adolfo, que tras ser deportado, ya no ha intentado volver a brincar por la frontera.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    México y EEUU retoman negociaciones en Washington para modernizar el TLCAN
    Los homicidios aumentaron a 31.174 en México en 2017, el peor año de su historia
    En México, la casa que asiló a Rigoberta Menchú continúa su misión (fotos)
    Etiquetas:
    ilegalidad, ciudadanos, fronteras, inmigración, Donald Trump, México