08:06 GMT +316 Diciembre 2019
En directo
    Frente de la ESMA, Buenos Aires, Argentina

    Así se vivió el Mundial '78 en el principal centro de exterminio de la Argentina (fotos)

    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Sociedad
    URL corto
    Por
    0 40
    Síguenos en

    Con motivo del 40 aniversario de aquel campeonato, el Museo Sitio de Memoria inauguró una exhibición con testimonios, objetos y curiosidades que muestran la complejidad de lo que experimentaron los desaparecidos secuestrados en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

    "Nosotros te alentábamos desde el sótano", le dijo en la inauguración de la muestra Ricardo Coquet, sobreviviente de la ESMA, a Jorge Olguín, exjugador de la selección y campeón del mundo en el torneo de fútbol organizado en la Argentina en 1978, en plena dictadura militar.

    Esto le contó Coquet a Sputnik antes de hacer hincapié sobre la importancia de realizar estos actos que generan conciencia. "Me pareció un gesto impresionante que viniera un jugador como él y alguien como [Miguel Ángel] ‘Tití' Fernández [periodista deportivo de larga trayectoria], porque hay cierta idea errónea de que ellos [los jugadores] fueron de alguna manera cómplices o miraron hacia el costado, cuando por supuesto que no", dijo.

    Muestra sobre el Mundial de 1978 en la ESMA, Buenos Aires, Argentina
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Muestra sobre el Mundial de 1978 en la ESMA, Buenos Aires, Argentina

    El predio de la ESMA, ubicado en el barrio porteño de Núñez, se encuentra a pocas cuadras del Estadio Monumental, donde se jugó la final que ganara Argentina a Holanda, entre otros partidos. Los gritos del público se llegaban a escuchar por las ventanas, si el viento acompañaba, cuentan los relatos de la exhibición.

    El sótano y los altillos del edificio que funcionaba como casino y sitio de esparcimiento de los oficiales de Marina eran los espacios en la ESMA donde mantuvieron secuestrados, incluso durante años, a alrededor de 5.000 personas, incluidos los niños que llegaron a nacer en cautiverio. Allí fueron torturados, asesinados y transportados hacia los llamados "vuelos de la muerte" (donde eran arrojados desde el aire al Río de la Plata) a todos los que no tuvieron la fortuna de vivir para contarlo.

    Muestra sobre el Mundial de 1978 en la ESMA, Buenos Aires, Argentina
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Muestra sobre el Mundial de 1978 en la ESMA, Buenos Aires, Argentina

    "Uno de los sobrevivientes, Martín Gras, decía que en la ESMA no se decidía quien moría sino quién vivía; los secuestrados eran como el botín de guerra de los represores", dijo a Sputnik Alejandra Naftal, directora del Museo Sitio de Memoria ESMA.

    "Tomando palabras de Gras también, el proceder de los marinos se caracterizó por hacer que lo sistemático fuera lo arbitrario, para que el detenido nunca pudiera encontrar una hipótesis a lo que era la dinámica represiva, que nunca pudieran explicar la lógica del por qué de cada cambio repentino en cada orden o sometimiento o acción. Pero uno solo puede suponer, porque los oficiales nunca hablaron", agregó.

    Sobre este estado de confusión y sometimiento psicológico, el período del Mundial '78 llama especialmente la atención. "El Mundial fue el mayor acto de propaganda utilizado por los militares para mostrar una Argentina en paz, diferente, mientras nosotros estábamos secuestrados", dijo Coquet.

    Cartas y objetos confeccionados en la ESMA, Buenos Aires, Argentina
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Cartas y objetos confeccionados en la ESMA, Buenos Aires, Argentina

    "Tengo recuerdos surrealistas: un día estaba trabajando en el sótano en diagramación y me dijeron 'preparate que vas a salir' y yo pensé 'uh, acá me matan'. Sin embargo, simplemente me llevaron a ver un partido a un cine", contó.

    Este tipo de situaciones aparentemente ilógicas abundan en los testimonios. Durante ese período, los secuestrados eran obligados a trabajar redactando material de prensa, folletos, revistas e incluso falsificando credenciales para ingresar a las conferencias de prensa o realizar coberturas. Destacan dos casos.

    En un artículo publicado por el diario La Nación el 3 de mayo de 1978, se cuenta de los pormenores de una conferencia de prensa que ofreció el entonces director técnico de la selección argentina, César Luis Menotti. El artículo viene acompañado de una foto en la que se ve al seleccionador y algunos periodistas. Entre estos, vestidos de civil, el oficial de Marina Juan Carlos Rolón y en el fondo, parado, Lisandro Cubas, que en ese momento era un desaparecido. Cubas accedió con una credencial falsa confeccionada en la ESMA y llegó a entrevistar a Menotti a solas, pero no se animó a mencionar su situación.

    Otro caso excepcional es el de Carlos Bartolomé, quien hasta su desaparición trabajaba como productor de medios audiovisuales. Los militares que lo mantenían secuestrado le encargaron la realización de piezas documentales para ser usadas como propaganda durante el Mundial e incluso filmó la final en el Estadio Monumental. Bartolomé llegó a viajar escoltado a Madrid para un evento de moda y arte, aun estando desaparecido, para volver a ser encerrado a su regreso.

    Chapitas del Mundial 1978 encontradas en la ESMA, Buenos Aires, Argentina
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Chapitas del Mundial 1978 encontradas en la ESMA, Buenos Aires, Argentina

    "A 40 años del Mundial del '78 y en simultáneo con el de Rusia, decidimos tomar los testimonios del último juicio de los sobrevivientes que estuvieron secuestrados acá durante ese período, y armamos este coral", dijo Naftal.

    "Lo que nosotros tenemos como misión es tomar temas y mostrar cómo se vivió acá adentro. En la ESMA hubo una vida, una vida rara, pero una vida al fin, entre grilletes, capuchas, tormentos y torturas, pero también de solidaridad, de resistencia, de amor entre los detenidos, de vínculos entre víctimas y victimarios", sostuvo.

    "Uno se transforma en testigo de lo que pasó y tiene obligaciones como tal. Es satisfactorio testimoniar y ver que eso resulta en que las personas que cometieron semejantes delitos de lesa humanidad terminen en la cárcel", dijo Coquet, quien estuvo cautivo en la ESMA desde el 10 de marzo de 1977 hasta el 3 de diciembre de 1978.

    El Casino de Oficiales de la ESMA funcionó como centro de detención desde el inicio de la dictadura
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    El Casino de Oficiales de la ESMA funcionó como centro de detención desde el inicio de la dictadura

    "Era un momento de muchas contradicciones porque estando en la ESMA también queríamos que ganara Argentina", contó el testigo y sobreviviente. "La semifinal que le ganamos a Perú por 6-0 lo vi en el comedor del sótano con otro compañero. En un momento cerraron las puertas, que era algo que pasaba cuando traían secuestrado a alguien o torturaban. Cuando terminó el partido salimos y encontramos a un compañero muerto en el piso por una pastilla de cianuro. Eso nos hizo volver rápidamente a la realidad".

    Además: Abuelas de Plaza de Mayo argentinas son candidatas al Premio Nobel de la Paz 2018

    Además:

    Ministro chileno es interpelado por retiro de proyecto a favor de víctimas de la dictadura
    Justicia chilena condena al Fisco por asesinato de matrimonio en dictadura
    Gobierno de Brasil pide a EEUU documentos de la CIA sobre la dictadura militar
    Etiquetas:
    mundial, secuestro, desaparecidos, dictadura, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik