En directo
    Ana Chapman, exagente de la inteligencia rusa

    Campeonato de mentiras: cómo los medios británicos engañan a sus lectores sobre el Mundial de Rusia 2018

    © Sputnik / Ekaterina Chesnokova
    Sociedad
    URL corto
    David Armas Paz
    27361

    A pocos días del Mundial de Rusia 2018, los medios anglosajones no cesan en su empeño de desprestigiar la fiesta deportiva más importante a golpe de mentiras y tergiversación de los hechos. Esta vez —o nuevamente— se destacaron los dos periódicos más vendidos del Reino Unido.

    Las recientes publicaciones de The Sun y Daily Mail hacen una clara alusión: los políticos del entorno de Putin e incluso la famosa exespía Anna Chapman apoyan los choques entre fanáticos rivales durante la próxima Copa. Basta solo con leer los titulares:

    Por lo general, estos dos periódicos mantienen líneas editoriales diferentes, pero no cuando se trata de Rusia. Ambos textos vienen firmados por el mismo autor y si se atreve a leerlos, encontrará bien claro el prejuicio que están destinados a reforzar en la mente del lector británico común: una vez más, los 'psicópatas' rusos y sus 'sanguinarios' políticos, al estilo de una película de Hollywood, buscan cómo arreglárselas para sacar fuera sus más crueles y violentos instintos, más aún cuando ingenuamente se les ha dado la oportunidad de sus vidas de echar a perder la mayor fiesta deportiva del mundo.

    Dejémoslo a los lectores de dichos medios valorar la capacidad de sus periodistas de interpretar, confirmar y transmitir correctamente la información, más aún cuando se trata del idioma ruso. Lo cierto es que para una persona común de Occidente, que desde que nace se encuentra inmiscuida en el espacio informativo anglosajón, esa idea podría parecer bastante probable.

    Al contrario, para alguien que sí tenga la oportunidad de conocer a los rusos más de cerca, todo lo escrito ahí pareciera sacado de un mundo paralelo, igual de estúpido, como indecente.

    No es la primera vez que los medios británicos intentan manchar la imagen del próximo Mundial de Rusia. Lo hicieron cuando tildaron como "racismo en Rusia" un artículo que mostraba marchas xenófobas de los hinchas ucranianos. O cuando hicieron pasar por "entrenamiento de los hinchas violentos rusos" que supuestamente planean atacar a los fanáticos británicos, lo que en realidad era un espectáculo teatralizado en el marco de una fiesta popular.

    Ambos artículos son una ilustración casi perfecta de la repugnante manipulación que tiene lugar hoy día en los medios 'mainstream' occidentales en todo lo referente a Rusia. Es por eso que no me he podido negar el placer de deshuesar una a una toda las tesis ahí reunidas.

    Tesis №1. Un político ruso propone permitir las peleas entre hinchas durante el Mundial — mentira fuera de contexto

    El autor de los artículos le atribuye la 'genial' idea de permitir las peleas entre los hinchas durante el Mundial a Ígor Lébedev, miembro del Comité Ejecutivo de la Unión del Fútbol de Rusia y vicepresidente de la Cámara Baja del Parlamento ruso. Como corresponde a los 'medios que se respeten', ninguno de los artículos ofrece a sus lectores el enlace o siquiera cita la fuente de tal información. ¿Por qué? Pues porque un conocimiento de las palabras originales de Lébedev pone de relieve un contexto totalmente diferente: la idea del legislador ruso fue expresada justamente en un contexto sobre cómo prevenir los potenciales enfrentamientos entre los hinchas durante el Mundial.

    "Hemos tomado todas las medidas de seguridad y modernizado la legislación. Ningún turista debe temer viajar a Rusia en el verano de 2018", señaló Lébedev.

    En su intervención, el legislador marca una clara diferencia entre los 'hooligans', típicos de la cultura futbolística británica, y los 'luchadores' rusos que si bien también realizan encuentros de puños, lo hacen con reglas, en lugares previamente acordados, solo entre ellos y que, a diferencia de los 'hooligans', jamás van contra la población civil. Esa sutil diferencia marcada por Lébedev es la que no reveló —o no quiso revelar— el autor del artículo.

    Especialmente para los luchadores profesionales —y no para los hinchas en general, ni mucho menos para los 'hooligans'— es para quien Lébedev propuso organizar encuentros deportivos. "Después de todo, ¿qué son las artes marciales? Son peleas uno a uno, convertidas en deporte", comparó el legislador. Pero en ningún momento, subrayo, en ningún momento Ígor Lébedev dice que las peleas entre hinchas deberían estar permitidas durante el próximo Mundial.

    "En el Reino Unido y EEUU se ha puesto de moda un nuevo estereotipo ridículo: a los osos nucleares tomando vodka de los samovar, se les han sumado los terribles 'hooligans' futbolísticos que arrasan con todo en su camino. Verdaderos monstruos, casi vampiros y caníbales", ironizó al respecto el propio Ígor Lébedev.

    Pero esa cita suya tampoco la verá en los textos de The Sun y Daily Mail.

    Tesis №2. Ígor Lébedev es un político 'pro Putin' — mentira

    Entiendo que en la mente de los autores británicos todo lo malo que sucede en el mundo debe provenir o al menos estar relacionado con Putin. Pero en este caso se la han inventado.

    Con simplemente dedicar un minuto de su tiempo a 'googlear', sería suficiente para que un periodista medianamente capacitado supiera que Vladímir Putin e Ígor Lébedev provienen de partidos no solo diferentes, sino que abiertamente rivales. Putin participó activamente en la fundación del partido Rusia Unida en 2001, el cual dirigió entre 2008 y 2012. Lébedev, por su parte, integra el Partido Liberal Demócrata de Rusia (LDPR, por sus siglas en ruso), fundado en 1989, en la Unión Soviética, mucho antes de que el joven Putin siquiera iniciase su carrera política.

    Si dedicaran un minuto más, conocieran que Ígor Lébedev abiertamente calificó "un show" las recientes elecciones presidenciales de Rusia, en la que el candidato de su partido, Vladímir Zhirinovski, perdió la carrera. Fue, además, el único de los vicepresidentes de la Cámara Baja que en señal de protesta se reusó a ponerse de pie y siquiera aplaudir durante la sesión parlamentaria dedicada a la toma de posesión de Vladímir Putin. Y Lébedev no fue el único: todos los diputados de su fracción hicieron lo mismo. Un comportamiento algo desubicado para un político 'pro-Putin', ¿no creen?

    Pero esto no parece ser así para los autores de The Sun y Daily Mail. Todo es válido cuando el propósito es manchar la imagen no solo de Rusia, sino de su 'tan querido' líder, incluso relacionarlo con su oponente.

    Más: Avaaz, ¿por qué miles de 'activistas' arremeten contra el Mundial de Rusia 2018?

    Lo que sí debería destruir e pequeño y privado mundo en el que viven los británicos es la cruda realidad de que en Rusia hay políticos que se atreven a desafiar abiertamente a Putin y no solo no son llevados al paredón, sino que —¡insólito!— llevan una década ocupando altos cargos en el Parlamento y en federaciones deportivas del país.

    Tesis №3. Anna Chapman apoya los llamados del diputado a permitir las peleas entre 'hooligans' — mentira

    La exagente rusa Anna Chapman hoy día se desempaña como presentadora de televisión. Su oscuro pasado y reconocida imagen la han hecho una figura relevante en la blogosfera rusa, cuya opinión sobre diferentes aspectos es estudiada por miles de seguidores… incluyendo, aparentemente, los periodistas británicos.

    Embajador ruso: Los hinchas ingleses son bienvenidos al Mundial

    Ahora, bien, en la única publicación suya en la que la exagente toca el tema de los enfrentamientos entre los 'hooligans', Chapman sí que toca la propuesta de Ígor Lébedev, pero jamás, repito, jamás expresa una sola palabra de apoyo a esa iniciativa. Únicamente presenta esa información y la pone en juicio de sus seguidores.

    Anna Chapman es la protagonista de uno de los mayores escándalos de espionaje desde el fin de la Guerra Fría. La exagente rusa trabajaba en EEUU cuando su labor fue revelada a la contrainteligencia estadounidense por el traidor Alexandr Potéev. Luego, fue intercambiada por espías al servicio de EEUU y regresó a Rusia.
    © AP Photo / Sergei Karpukhin
    Anna Chapman es la protagonista de uno de los mayores escándalos de espionaje desde el fin de la Guerra Fría. La exagente rusa trabajaba en EEUU cuando su labor fue revelada a la contrainteligencia estadounidense por el traidor Alexandr Potéev. Luego, fue intercambiada por espías al servicio de EEUU y regresó a Rusia.

    Tesis №4. Anna Chapman considera que los hinchas británicos son los que mejor pelean — tergiversación

    Una vez más, se la han jugado a sus lectores. Sí, Chapman escribió esas palabras, pero en un contexto que no deja espacio para largas explicaciones, así que simplemente se los dejo traducido:

    "Los periodistas del periódico The Observer están muy preocupados por los enfrentamientos entre hinchas durante el Mundial de Rusia 2018. Según el medio, los hinchas ingleses son considerados los más agresivos", escribió realmente Chapman.

    Este caso es un perfecto ejemplo de manipulación por dos razones:

    1. Le han atribuido a Chapman una idea que no es suya, sino que ella comparte citando al periódico británico The Observer. Sin embargo, esa información ha sido deliberadamente omitida por The Sun y Daily Mail.

    2. En su cita Chapman no escribió que "los hinchas británicos son los que mejor pelean", sino que "son los más agresivos".

    Conclusión

    Así que, ahí lo tenemos: picar ideas para ponerlas fuera de contexto, mezclar con mentiras fáciles de refutar en un par de minutos, sazonar con frases tergiversadas y no se olvide de agregar el apellido Putin, incluso si no tiene nada que ver con el asunto. Así podría lucir la 'receta universal' para tratar cualquier tema referente a Rusia en los medios anglosajones en general y los británicos en particular.

    Pero, ¿para qué lo hacen? ¿Por qué es que intentan usar el deporte —una actividad humana destinada a fomentar la paz y el entendimiento mutuo— en su sucio juego propagandístico? La respuesta no la podría expresar mejor el propio Ígor Lébedev en el mismo texto que los medios británicos no se empeñaron en citar:

    "Podemos entender las razones de los ingleses. Hemos lastimado su orgullo en dos ocasiones. En primer lugar, la celebración del Mundial se la dieron a Rusia, no ha Reino Unido. En segundo, si recuerdan, hace poco en Marsella nuestros hinchas superaron con facilidad a sus 'colegas' ingleses que hasta entonces eran considerados los más feroces del mundo y prácticamente invencibles".

    Mientras tanto, el esfuerzo que los medios anglosajones han puesto en desprestigiar el Mundial de Rusia parece no haber dado los frutos esperados. Según el análisis de UFS.Travel, entre los cinco países que mayor audiencia tendrán en Rusia, figuran Reino Unido y… Estados Unidos, cuya selección ni si quiera clasificó para la fiesta deportiva del año.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Etiquetas:
    guerra mediática, Partido Liberal Democrático de Rusia (LDPR), Ígor Lébedev, Ana Chapman, Vladímir Putin, Reino Unido, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik