En directo
    Demostraciones en Buenos Aires por el Día Internacional de la Mujer

    Buenos Aires, epicentro latinoamericano del Paro Internacional de Mujeres (vídeos)

    © REUTERS / Marcos Brindicci
    Sociedad
    URL corto
    Juan José Relmucao
    112

    La ciudad que acuñó el #NiUnaMenos se llenó de manifestantes: desde el cese de los femicidios hasta el fin de la desigualdad salarial y el derecho al aborto, el feminismo argentino motoriza voluntades sociales y perfila cimientos de un nuevo paradigma.

    Si al pensar en rutinas la imagen convencional es la de un transporte lleno de gente que viaja desde o hacia el trabajo, las miles y miles de mujeres que ayer coparon subterráneos y buses de la capital argentina por el Paro Internacional de Mujeres dieron vuelta ese ideal de lo normal. Eran adolescentes, ancianas, mujeres de mediana edad,  jóvenes y niñas en brazos de sus padres que confluyeron en una marcha multitudinaria desde la Casa de Gobierno hasta el Congreso de la Nación. Ahí, como en otras ciudades del país,  organizaciones políticas y sociales mostraban no sólo el poder de movilización del feminismo en esta parte del mundo, sino el vasto campo de actividades humanas en los que la equidad de género se advierte como una fuerza que llegó para quedarse.

    "Crecí como la única mujer en una familia de ocho hermanos y viví situaciones de violencia física y psicológica desde muy chica. También yo, por haber sido criada en un modelo de violencia muy fuerte, maltraté a mis dos primeros hijos porque era lo que me habían enseñado. Muchas mujeres tenemos raíces dolorosas en nuestro corazón, pero este contexto nos permite vernos de otra manera y luchar para conseguir herramientas que nos permitan empoderarnos y alcanzar más igualdad", dijo a Sputnik la integrante del Movimiento Popular La Dignidad Jonathana Frederic, 48 años, mientras intentaba salir de la estación Avenida de Mayo del metro de Buenos Aires.

    Docentes de todos los distritos de la provincia Buenos Aires marcharon junto a enfermeras del Hospital de Clínicas porteño, trabajadoras sexuales compartieron movilización con mujeres de la Asociación de Trabajadoras del Estado, jubiladas, amas de casa, artistas, desocupadas, profesionales, estudiantes, todas  estuvieron ahí junto con su organización o por su cuenta.

    Las unían causas como vivir en equidad, la educación sexual en escuelas públicas, el combate a la discriminación de lesbianas, travestis y transexuales, el fin de la violencia sexual y la agresión física y simbólica hacia las mujeres, una distribución equitativa de trabajadoras en el ámbito laboral y el inminente debate en el Congreso por una ley que legalice el aborto.

    Un reporte de 2005 del Centro de Estudios de Estado y Sociedad, el Ministerio de Salud y Amnistía Internacional estimó que entre 370.000 y 520.000 mujeres abortan cada año. Asimismo, en 2017 hubo 295 femicidios y el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos registró más de 86.000 denuncias por violencia de género. En materia económica, las mujeres ganan casi un 30% menos que los hombres aunque cumplan las mismas tareas. Las más de 200.000 mujeres salieron ayer a la calle para revertir esos otros números.

    "Tengo 70 años y nunca vi algo como esto. Estoy muy orgullosa de cómo la gente joven ha comprendido mejor la situación y está al frente de esta lucha", celebró Ana María Burgos al ser consultada por este medio. A rayo de sol con su cámara y con un pañuelo verde como vincha, la madre y abuela no especuló a la hora de posicionarse con respecto al debate que promete ser la principal discusión pública en el país durante este semestre.

    "No se trata solamente de aborto sí o aborto no. La consigna es educación sexual para decidir, anticonceptivos para prevenir y aborto legal para no morir. Porque los abortos igual suceden. Se trata de prevenir que las mujeres que llegan a la última instancia de la gestación no pierdan la vida. Yo soy de la generación que sufrió abusos sexuales y violaciones y todo el machismo a escondidas porque de eso no se hablaba. Y Yo tuve que abortar. Sufrí una violación. Y también sufrí abuso sexual durante una detención en la dictadura", agregó.

    Sepa más: "Si las mujeres paramos, se para el mundo"

    En Argentina la interrupción del embarazo sólo se permite en casos de violación o riesgo de vida para la madre. Existen líneas telefónicas de asistencia para mujeres y cadenas de solidaridad y guías para acompañar. Las argentinas abortan con o sin un marco legal que las ampare y sin distinción de clase ni edad. Eso sí, las que mueren por hacerlo en lugares clandestinos sin condiciones médicas apropiadas son, siempre, las más pobres.

    La línea del Poder Ejecutivo argentino es homogénea y clara, está en contra del aborto. "Estoy a favor de la vida", supo afirmar Mauricio Macri en diversas entrevistas. Al igual que el mandatario, todo ministro o ministra que se expresó sobre el tema lo hizo en contra. No obstante, fue el propio presidente quien pidió el debate a sus congresistas, la fuerza mayoritaria del Congreso.

    Los reclamos por la legalidad crecen marcha a marcha, así como las denuncias de partidos opositores de que el debate por el aborto es una pantomima política de un Gobierno que jamás lo aprobaría. Lo único seguro es que la discusión será larga y, por primera vez, puertas adentro del Congreso.

    Además: Multitudinaria marcha en Uruguay por los derechos de la mujer

    Otro de los aspectos centrales de la marcha fue la situación de las mujeres en la distribución de la riqueza y el mercado del trabajo. "Queremos que se reconozca el trabajo que hacemos las mujeres en nuestras comunidades como un trabajo que aporta a la sociedad. Desde la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) el desafío es visibilizar esos trabajos no reconocidos. Por eso este año todas las centrales sindicales nos juntamos para marchar juntos", dijo a Sputnik Magdalena Roggi, referente de la CTEP.

    Por su parte Nayla Procopio de 22 años e integrante de la Fundación para el Estudio y la Investigación de la Mujer (FEIM), fue concreta y concisa a la hora de contestar por qué Buenos Aires reunió a más de 200.000 mujeres en una de las marchas más grandes en la historia del feminismo al sur del Ecuador. "Porque las mujeres nos cansamos de ver la cantidad de femicidios y desigualdades que sufrimos y decidimos no callarnos más y empoderarnos todas juntas", concluyó en diálogo con Sputnik.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Bellas y fuertes: Mujeres rusas con cuerpo de ensueño y cara de ángel (fotos y vídeos)
    Millones de mujeres secundan la huelga feminista en España y llenan las calles
    Putin elogia a las mujeres con motivo del 8 de marzo
    Etiquetas:
    feminismo, marcha, mujeres, Mauricio Macri, Argentina