23:44 GMT +313 Diciembre 2017
En directo
    Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988

    "Qué grande es Cuba": cómo los médicos cubanos se lanzaron al auxilio de Armenia

    © Sputnik/ Alexander Makarov
    Sociedad
    URL corto
    3100

    El 7 de diciembre de 1988 fue quizá el día más fatídico de la historia contemporánea de Armenia. Ese trágico día, a las 11:41 horas, un terremoto de 7 grados de magnitud segó la vida de 25.000 personas y causó graves heridas a más de 140.000.

    Entre el clima de incertidumbre que reinaba tras los primeros días de la catástrofe, miles de personas acudieron hasta la entonces república soviética desde todos los rincones de la URSS para ayudar en las operaciones de rescate, incluso en los pueblos más inaccesibles del montañoso país. Las labores se hacían todavía más complicadas debido a que el siniestro había cortado las principales vías de comunicación y destruido casi la totalidad de las infraestructuras de la zona. Bajo esas circunstancias, parte de la ayuda llegó de donde casi nadie podía esperar.

    Joaquín García Salabarría, un médico cubano
    © Foto: Clínica Central Cira García
    Joaquín García Salabarría, un médico cubano

    Joaquín García Salabarría, un médico cubano que lideró la brigada isleña, compartió con Sputnik su experiencia y habló sobre las dificultades y los peligros a los que tuvieron que hacer frente para cumplir con su misión durante aquellos trágicos días.

    En aquel momento, Joaquín ya era el director del Hospital V. I. Lenin, en la provincia de Holguín. El hospital se había construido con la colaboración de la URSS pocos años después de la Revolución cubana y habitualmente tenía entre 3 y 4 médicos soviéticos.

    "Cuando se produjo el terremoto, los trabajadores del hospital firmamos un libro de condolencia con el compromiso de acudir en socorro de las víctimas. Ese libro lo enviamos directamente al embajador de la URSS y a partir de ahí se desencadenaron los acontecimientos, que dieron lugar al envío de la brigada médica cubana".

    Para aquel entonces entre los cubanos se estaba desarrollando una donación masiva de sangre encabezada por el propio Fidel Castro. Inmediatamente se organizó una brigada de médicos con unas 30 toneladas de medicamentos y equipos, incluyendo la sangre donada por los habitantes de la isla. La brigada médica fue despedida en La Habana personalmente por el propio Fidel, aunque Joaquín, que había sido elegido jefe de la misión, viajó un día antes en el avión Il-76 que transportaba las 30 toneladas de ayuda. "Ese fue un azaroso viaje sin relevo que duró más de un día.

    Joaquín recuerda que su llegada tuvo mucha cobertura en la prensa soviética y cuando se abrieron las puertas del avión lo primero que le preguntaron era si en la aeronave viajaba la sangre de Fidel.

    Lea más: La sangre de Fidel Castro en Armenia

    El líder de la brigada se encontró con sus compañeros en Ereván, la capital armenia, y ese mismo día viajaron a Leninakán —actual Guiumri—, la segunda ciudad más grande de la república.

    "Llegamos a un aeropuerto que recuerdo que tenía muchas edificaciones derrumbadas (…) Días antes habían ocurrido dos accidentes aéreos. Se decía que el aeropuerto tenía un acceso muy difícil en una meseta muy elevada y que además no había documentos de navegación por tratarse, hasta ese momento, de un aeropuerto secreto que estaba muy cerca de la frontera con Turquía".

    Varias horas después de descargar toda la mercancía en camiones, aún no habían podido contactar con las autoridades de la región afectada. Entonces Joaquín se acercó a un armenio y en su limitado ruso le pidió que lo llevase al hospital más cercano, con la esperanza de encontrar allí a algún funcionario.

    • Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      © Sputnik/ Alexander Graschenkov
    • Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      © Sputnik/ Alexander Makarov
    • Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      © Sputnik/ Alexander Makarov
    • Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      © Sputnik/ Alexander Makarov
    • Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      © Sputnik/ Alexander Makarov
    • Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      © Sputnik/ Ruben Mangasarian
    • Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      © Sputnik/ Ruben Margasarian
    • Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988
      © Sputnik/ Ruben Margasarian
    1 / 8
    © Sputnik/ Alexander Graschenkov
    Consecuencias del terremoto de Armenia del 7 de diciembre de 1988

    Justamente en el hospital logró encontrarse con el viceministro de Salud de Armenia, cuyo nombre no recuerda, pero que era originario de una de las ciudades devastadas por el terremoto, en donde perdió a toda su familia.

    "Pasados los años no puedo olvidar el rostro de aquel viceministro armenio cuando, en una ciudad en ruinas, como por arte de magia, apareció un cubano para decirle en un ruso a media lengua que tenía en el aeropuerto a más de 50 médicos y 30 toneladas de carga. Mucho menos puedo olvidar cómo repetía una y otra vez: 'Qué grande es Cuba. Qué grande es Cuba'".

    Guardería abandonada en la ciudad ucraniana de Prípiat
    © REUTERS/ Gleb Garanich
    Después de encontrarse con la brigada, el alto funcionario los dirigió al campo de fútbol más cercano, en donde los cubanos establecieron un campamento con tiendas de campaña y una cocina. Allí, con temperaturas bajo cero, trabajaron durante los siguientes 10 días, proporcionando a la población afectada primeros auxilios junto a médicos soviéticos que se habían movilizado desde todos los rincones del país.

    Actualmente, Joaquín García Salabarría es director de la Clínica Central Cira García, uno de los centros médicos más prestigiosos del país isleño y que se dedica a la atención médica internacional. Incluso hasta el día de hoy dice recibir a muchos pacientes extranjeros que buscan recibir un tratamiento accesible a sus enfermedades aprovechando los productos de la industria biotecnológica cubana.

    Además:

    Médicos cubanos atendieron a más de 13 000 víctimas de sismos en México
    Médico cubano: bloqueo perjudica la salud pública de EEUU
    Cambio de política hacia Cuba perjudica la salud de los norteamericanos
    Etiquetas:
    catástrofe natural, internacionalismo, aniversario, terremoto, ayuda humanitaria, Joaquín García Salabarría, URSS, Armenia, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik