Widgets Magazine
En directo
    Una amazona, imagen ilustrativa

    'La banda de las amazonas': la historia del grupo criminal femenino más sanguinario de Rusia

    CC0 / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    8345

    A finales de la década de los 2000, la región de Rostov del Don, en el sur de Rusia, se vio afectada por una oleada de crueles crímenes: asesinatos de niños, robos y audaces ataques contra agentes de policía.

    Los delincuentes no dejaban testigos de sus fechorías y acostumbraban a acuchillarlos. En aquel momento, los inspectores de policía ni siquiera sospechaban que el núcleo duro de aquella banda estaba compuesto por mujeres.

    El 5 de diciembre, las cuatro integrantes del grupo criminal fueron condenadas a 76 años de cárcel en total. El quinto integrante fue abatido por la policía durante el arresto.

    Una cadena de matanzas

    Todo comenzó en 2007 con una oleada de sangrientos asesinatos en la región de Rostov. Aunque todas las muertes se parecían entre sí en su ejecución, inicialmente los investigadores no lograron relacionarlas porque se producían en puntos muy separados geográficamente.

    En verano de 2008, unos desconocidos acribillaron un automóvil en el que viajaba una joven pareja de Rostov del Don. El hombre murió, mientras que la chica sobrevivió milagrosamente, aunque sufrió serias secuelas por el ataque. La víctima, gravemente herida, pudo decir a los policías que la encontraron que no había visto a los atacantes, pero sí que había escuchado claramente el grito de una mujer: "¡Remátala!".

    En verano de 2009, el coronel teniente Dmitri Chudakov, de Nizhni Nóvgorod, regresaba a casa junto a su familia tras pasar las vacaciones por la región de Rostov, aunque aquellas vacaciones tuvieron un final trágico. Su auto fue encontrado en el arcén de la ruta federal Don completamente acribillado a balazos.

    En el interior del vehículo estaban los cuatro cadáveres de la familia Chudakov: el padre, la madre y sus dos hijos pequeños. Solucionar aquel crimen se convirtió en una obsesión para los colegas del difunto Chudakov, que había combatido en el Cáucaso Norte y tenía 37 condecoraciones.

    Inessa Tarverdíeva y Anastasia Sinélnik (de la derecha a la izquierda) en el juicio en Rostov del Don
    © Sputnik / Fiodor Larin
    Inessa Tarverdíeva y Anastasia Sinélnik (de la derecha a la izquierda) en el juicio en Rostov del Don

    Una cuestión familiar

    Más tarde, los investigadores descubrieron que la jefa de la pandilla era una residente de la región de Stávropol llamada Inessa Tarverdíeva. Su primer marido fue asesinado en extrañas circunstancias. El grupo también incluía a su hija mayor, Viktoria Tarverdíeva, a su segundo marido, Román Podkopáev, y a sus cuñados Anastasía y Serguéi Sinélnik. La banda a veces se llevaba consigo a la menor de la familia, de tan solo 13 años, para observar los crímenes.

    Sinélnik era agente de policía, y fue gracias a él que los delincuentes lograron seguir en libertad durante tanto tiempo. La banda fue apodada como 'Las amazonas' debido a que en el lugar de la masacre de los Chudakov se encontró un cuchillo con la inscripción "A mi querida amazona".

    Por sorprendente que parezca, el propósito de las criminales era el simple lucro. Solían disparar a sus víctimas con un rifle y luego rematarlas a cuchilladas, sin dejar testigos. En la mayoría de los casos, robaban ropa, electrodomésticos y dinero. Los botines del grupo nunca eran de gran valor. A la hora de matar a policías, los bandidos se guiaban por un "odio personal" contra las fuerzas de seguridad, según confesó la misma Tarverdíeva.

    El momento de pagar

    A las integrantes de la banda las detuvieron en 2013. Durante uno de sus robos, 'las amazonas' asesinaron como de costumbre a los dueños de la vivienda y se llevaron la comida y el alcohol que encontraron en la casa. Cuando estaban a punto de abandonar el lugar, el grupo levantó sospechas entre unos vigilantes de seguridad privada que había por la zona. Cuando estos les dieron el alto, comenzó un tiroteo.

    Anastasía Sinélnik (a la izquierda) y Viktoria Tarverdíeva en el juicio en Rostov del Don
    © Sputnik / Fiodor Larin
    Anastasía Sinélnik (a la izquierda) y Viktoria Tarverdíeva en el juicio en Rostov del Don

    Uno de los vigilantes murió en el lugar mientras que el otro sufrió una herida en la mano. A causa del tiroteo, Podkopáev murió y Viktoria quedó herida. Viktoria acabó traicionando a todos sus compinches y reveló dónde se escondían, tras lo cual un grupo de operaciones especiales de la Policía logró capturarlas junto con a la lideresa de la banda, Inessa.

    En el juicio, la jefa de las 'amazonas' se comportó de manera desafiante y se mostró segura de sí misma, admitiendo solo parte de las acusaciones y culpando a su marido fallecido, Podkopáev, de la mayoría de los crímenes.

    La investigación y el juicio posterior duraron cuatro años y en total las detenidas fueron acusadas de diez asesinatos y de robos e intentos de asesinato. Este juicio solo abordó los casos que se produjeron entre 2007 y 2009. La investigación de sus crímenes posteriores todavía sigue en marcha.

    Además:

    Denuncian a 213 presos en Brasil por la masacre en una cárcel de Amazonas
    Indígenas de Colombia piden reunión de alto nivel con el Gobierno ante ola de asesinatos
    "México, sin guerra, es el país que más asesinatos tiene en el mundo"
    Comité de Investigación ruso desmiente asesinatos masivos en Krasnodar
    Etiquetas:
    banda criminal, juicio, justicia, asesinato, Rostov del Don, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik