14:03 GMT +318 Diciembre 2017
En directo
    Lugar del homenaje del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya.

    A 45 años de la Tragedia de los Andes: sobreviviente recuerda cómo pasó de la muerte a la vida

    CC BY-SA 4.0 / Adrito com / Lugar del homenaje del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya.
    Sociedad
    URL corto
    Juan Ignacio Mazzoni
    0 30

    El 13 de octubre de 1972, un avión uruguayo con un equipo de rugby y sus acompañantes se estrelló en los picos nevados de los Andes entre Argentina y Chile. Lograron sobrevivir 16 jóvenes de manera asombrosa. A 45 años de este hecho, Sputnik habló con Carlos Páez, uno de los sobrevivientes.

    'Carlitos' Páez define al llamado Milagro de los Andes como "una historia monumental de supervivencia". No porque él haya sido parte, aclara en diálogo con Sputnik, sino porque este asombroso periplo demuestra "la capacidad del ser humano para evolucionar y salir adelante".

    El avión que lo llevaba a él y a otras 44 personas partió de Montevideo y se dirigía a Santiago, donde su equipo de rugby —el Old Christians— iba a disputar un partido. Sin embargo, no llegó a destino: se estrelló en un recóndito punto de la cordillera entre Argentina y Chile a 3.500 metros de altura. Prácticamente sin comida, cubiertos por la nieve y con su salud debilitada, 16 jóvenes lograron sobrevivir durante 72 días a decenas de grados bajo cero.

    Las operaciones de rescate se dieron por finalizadas al décimo día del impacto, pues se suponía que ninguno podía haber sobrevivido a las condiciones extremas. En la caída del avión y la noche siguiente murieron 13 personas y a lo largo de los días se fueron sumando más decesos. Pero los que quedaban vivos no estaban dispuestos a dar el brazo a torcer.

    Ante la falta de comida, llegaron a tomar una decisión muy dura: alimentarse de los cuerpos de sus compañeros y familiares fallecidos.

    Le puede interesar: Accidentes aéreos que sacudieron al mundo del deporte

    Casi dos meses después del accidente y tras varios intentos fracasados de establecer comunicación más allá de la montaña, dos de ellos —Fernando Parrado y Roberto Canessa— salieron en busca de ayuda. Luego de una travesía de 10 días a la deriva, encontraron a un arriero chileno que pastoreaba a sus vacas. A partir de entonces comenzó el rescate de los que estaban varados en la nieve.

    "Si hay algo que yo comparo con la felicidad fue ver llegar a los helicópteros. El ser humano se empecina en ver los símbolos en negativo. La cruz es algo que tacha, que elimina, pero para mí las aspas del helicóptero son un símbolo de libertad. No hay nada más maravilloso porque fueron lo que me liberó de ese infierno de nieve", relata Páez.

    Lea también: "De un momento a otro te parece que estás viviendo la peor pesadilla de tu vida"

    El sobreviviente, hijo del conocido artista Carlos Páez Vilaró, se ha dedicado a compartir su experiencia a lo largo del mundo. Adonde lo llaman, va a dar testimonio de aquellos días duros para motivar a su audiencia. El sobreviviente de los Andes comienza sus charlas con una frase de San Francisco de Asís que, a su juicio, resume el proceso que vivieron sus compañeros y él: "Empieza por hacer lo necesario, luego lo que es posible y te encontrarás haciendo lo imposible".

    La manera que encontraron de alimentarse es uno de los puntos que ha contribuido a que la historia diera la vuelta al mundo. En sus últimas conferencias, Páez ha pedido a los asistentes que levanten la mano si no hubieran hecho lo mismo. Hasta el momento, nadie la ha alzado, dice.

    "Es un proceso que vivimos los seres humanos. No es lo mismo juzgar la situación si acabas de comerte un sándwich, frente a nosotros, que vivimos 10 días sin comer absolutamente nada", comenta a Sputnik.

    En las conferencias, Páez pone énfasis en la capacidad de adaptarse a las situaciones en base a lo vivido aquellos días. Se define como el "contador de una historia" de transición de la muerte a la vida. Un paso que recuerda en sus ponencias con fotos de sus amigos muertos y que culmina con la fotografía de sus hijos y nietos.

    "No soy yo el motivador. Es la historia la que motiva", apunta. En cada charla intenta transmitir que cada uno tiene su propia cordillera. Y así como él y sus compañeros pudieron superarla, los demás pueden hacerlo.

    "Cuando les decís que cada uno tiene su propia cordillera vos lográs que ellos se metan en sus propias historias. No hay un dolorímetro ni un angustiómetro para medir el dolor o la angustia. Cada cual vive su historia a su manera y es la peor porque es la de cada uno", afirma.

    El Fokker F27 que se estrelló en los Andes
    El Fokker F27 que se estrelló en los Andes

    Un ejemplo que define muy bien este punto es la clasificación de la selección de Colombia al Mundial de Rusia 2018. Los ‘cafeteros' recibieron un revés muy duro cuando perdieron de locales ante Paraguay. Este resultado puso en peligro su participación en la Copa. Páez se encontraba en El Salvador dando una conferencia cuando recibió una llamada "urgente".

    Un día antes del partido final contra Perú del 11 de octubre, en el que se podía sellar o no el pase a Rusia, Carlos Páez compartió tres horas junto a los futbolistas, en los que contó detalles que no suele incluir en sus demás exposiciones.

    "Fue quizás la mejor conferencia que he dado en mi vida. Para mí era un desafío", afirma.

    Milagro en los Andes, memorial
    Memorial de los Andes

    "Los traté de poner en la situación adversa que nosotros teníamos y que ellos estaban viviendo igualmente, porque a último minuto casi quedan afuera. A nosotros nos pasó lo mismo. A los 10 días nos dijeron que no nos buscaban más, entonces hay muchas cosas comparables", describe Páez.

    En esta situación de incertidumbre, dio a los futbolistas colombianos el consejo de enfocarse en una sola idea: "Ellos tenían un solo pensamiento que era el de clasificar y el nuestro era vivir… eso es básicamente el paralelo", asevera.

    Mientras en la cordillera los sobrevivientes luchaban por su vida, los familiares bregaban para encontrarlos. Los jóvenes no bajaron los brazos, pero la búsqueda "fue una cosa muy infructuosa". Si no hubieran decidido salir a buscar ayuda, todavía estarían allí.

    Le puede interesar: Los peores accidentes aéreos de la historia

    "Nosotros encontramos al arriero. Él estaba pasando con sus vacas y ahí aparecimos nosotros. Salimos a pelear la historia. Diferente es el caso de los [33] mineros chilenos [atrapados a 720 metros de profundidad durante 70 días en 2010]. A ellos los fueron a rescatar. Pero en nuestro caso, fue un mérito absolutamente propio contra la adversidad", comenta Páez.

    Una vez rescatado, recuerda su "obsesión por comer frutillas o algo ácido, seguramente por la falta de vitamina C". Luego de la prolongada escasez de alimento, asegura que "en dos minutos" sació su necesidad y no podía comer más.

    La llegada a Uruguay un par de días antes de la Navidad de 1972 "fue muy difícil", asegura. Una vez repatriado desde Chile estaba la alegría de la supervivencia pero también la ausencia de sus compañeros y el pesar de los padres que habían perdido a sus hijos.

    "No podíamos festejar. Eran sentimientos encontrados, por un lado la felicidad de llegar y por otro lado el dolor de encontrarte con los que no veías. La última vez que había estado en Montevideo estaba con mis amigos. Cuando llego, no están más", evoca.

    Lea además: La razón del accidente aéreo del Chapecoense en Colombia

    En Montevideo había corresponsales de todo el mundo para cubrir la llegada de los 16 supervivientes. Esta "euforia" se insertó en el imaginario colectivo y el Milagro de los Andes fue objeto de innumerables documentales, libros y películas. Quizás la más conocida es '¡Viven!' (Frank Marshall, 1993). Esta cinta taquillera "traduce el sufrimiento, pero no es lo mismo" que la historia que vivió en carne propia.

    "Salimos como seres normales y volvimos como seres famosos. Eso te cambia la vida porque la gente te sigue preguntando 45 años después. Pasamos de vivir la historia de los Andes a ser los personajes de '¡Viven!'. (…) El tiempo pasó y va quedando la película, hay gente que cree que es inventada, pero es un hecho real", precisa Páez.

    En tanto, las conferencias de Páez han arrancado lágrimas a los japoneses —una tarea difícil, asegura— y conmover a los rusos, que conocían muy bien la historia según lo pudo constatar en una visita relámpago a Moscú.

    Carlos Páez regresó dos veces a la cordillera. En febrero de 2018 volverá, acompañado de sus hijos, nietos y otros allegados. A 45 años es capaz de vivir esa historia "como si le hubiera pasado a otro".

    "En realidad ahora el único significado que tiene ese viaje es llevarlos al lugar donde pasé esta historia. Para mí no tiene mayor significado, los duelos se procesan", concluye este hombre, que logró transitar exitosamente de la muerte a la vida.

    Además:

    Oficial: la Conmebol proclama al Chapecoense campeón de la Copa Sudamericana 2016
    "Morirá antes del Mundial": la nueva predicción del vidente que vaticinó la tragedia del Chapecoense
    Etiquetas:
    milagro, accidente aéreo, Carlos Páez, Cordillera de Los Andes, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik