12:19 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    Grafiti en Bogotá: La paz es nuestra

    Grafiti: una expresión polémica en América Latina

    © AFP 2018 / Guillermo Legaria
    Sociedad
    URL corto
    360

    En Perú, cuatro extranjeros fueron deportados por pintar un muro en Cusco. En São Paulo, uno de los muralismos más emblemáticos de Latinoamérica fue pintado de gris por la nueva Alcaldía. Sputnik conversó con un colectivo en Ecuador sobre el papel del arte urbano.

    "El patrimonio se hace todos los días", consideró en diálogo con Sputnik José Luis Jácome, diseñador gráfico y director creativo de Central Dogma en Ecuador. Este colectivo de artistas organiza encuentros internacionales de muralismos y otras expresiones que dialogan con los espacios públicos. A su juicio, el arte urbano representa una "contracultura" que, como todos los movimientos culturales históricos, se ha enfrentado con el rechazo inicial de la sociedad.

    ​La polémica sobre el grafiti en las ciudades ha ganado nuevos capítulos en América Latina este año. En São Paulo, el alcalde João Dória apenas asumió el Gobierno de la megalópolis el pasado enero y activó el programa 'Ciudad Linda', que pintó de gris a un emblemático muro considerado una referencia de arte urbano a cielo abierto de la región latinoamericana. En Río de Janeiro, la fiscalía reabrió el pasado marzo un procesamiento en contra del cantante canadiense Justin Bieber por haber pintado en una pared de la ciudad maravillosa en 2013.

    ​Las autoridades consideraron que el popstar cometió un delito menor, por lo que no retuvieron su pasaporte y archivaron el procesamiento. La legislación brasileña prevé la detención por actos de vandalismo, que incluyen ensuciar la ciudad con letreros o pinturas hechas con tintas de aerosoles, pese a que proyectos de leyes han buscado descriminalizar la práctica a partir de una definición del grafiti como arte urbano.

    "No sé si hay una forma de limpiar el concepto del arte urbano y el muralismo. En determinados momentos de la historia todos los movimientos contraculturales y artísticos no han sido totalmente aceptados en su inicio. Es parte de un proceso. Si bien es cierto que en São Paulo se borró aquel muralismo, en otras ciudades del mundo se están llenando los murales. Incluso en el Medio Oriente. Se hacen festivales masivos para intervenciones de este tipo. Como todas las tendencias artísticas contemporáneas, es algo que está en la mira de la crítica", opinó Jácome.

    ​En São Paulo, la controversia también giró en torno a que algunas de las obras borradas por la Alcaldía habían sido debidamente autorizadas por la gestión anterior. En Perú, las sanciones fueron todavía más severas. Tres jóvenes uruguayos y una argentina fueron expulsados del país y se les prohibió volver por 15 años. Los cuatro fueron identificados pintando los muros del parque Tricentenario del Cusco y fueron deportados luego de ser obligados a limpiar lo que hicieron.

    ​"No estoy muy seguro de lo que puede ser llamado de vandalismo. Creo que hay una serie de expresiones que están incluidas en el qué hacer diario de las ciudades y de cómo las ciudades también evolucionan y se convierten en una especie de sistema metabólico vivo que necesita esos espacios y acciones. Por supuesto debe existir un respeto a las normativas de la ciudad, pero no me parece algo grave. Existe una tendencia mundial, o sea, si Justin Bieber quiere grafitear es porque ya está en los medios de comunicación masivos", analizó el artista ecuatoriano.

    Jácome recordó al grafitero inglés de renombre mundial que echó luz al arte urbano: Banksy. "Es un artista que vino del anonimato y pasó de practicar su talento en las calles a vender obras por millones de dólares en galerías y, de igual manera, proponer ideas alrededor del arte que están cambiando la forma de cómo nosotros la vemos y de cómo la sociedad actual la aprecia", evaluó.

    : Queens

    Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el 14 de Oct de 2013 a la(s) 7:21 PDT

    "Lo que me gusta del arte urbano es que aparte de que los artistas dialogan acerca de la actualidad mundial y política, también está dispuesto a presentarnos un producto estéticamente bonito y que dialoga con la ciudad. Posibilita la democratización del arte a todo nivel y ayuda a que la gente pueda tener una nueva esperanza respecto a los espacios que habitan. Se hace el patrimonio todos los días y creemos que todas esas colaboraciones en un futuro también van a ser parte del patrimonio. Cuando Banksy empezó nadie lo consideraba como parte del patrimonio y ahora sus intervenciones son invalorables", concluyó.

    South Bronx

    Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el 21 de Oct de 2013 a la(s) 7:25 PDT

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Festival internacional de grafiti en la Ciudad de México
    Letras en las paredes: leve vindicación del grafiti
    Grafiti vs Esvástica: una respuesta artística divertida al ‘pintarrajo’ nazi
    Grafiti y hip hop llegan al teleférico boliviano
    Etiquetas:
    murales, grafiti, arte contemporáneo, vandalismo, Banksy, América Latina