Widgets Magazine
05:44 GMT +317 Septiembre 2019
En directo
    Bandera arcoíris, símbolo del movimiento LGBT

    Guerra mediática por Chechenia: "¿De veras hay gais agredidos o alguien quiere especular?"

    CC0 / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    555
    Síguenos en

    Una publicación en un semanario ruso sobre las supuestas torturas y ejecuciones de homosexuales en Chechenia se ha vuelto tema candente tanto dentro como fuera de Rusia. Si bien en el exterior la línea general parece estar bien definida, en Rusia esta cuestión ha causado opiniones muy contrarias, incluso dentro de la comunidad LGBT del país.

    Todo comenzó con una publicación de la revista Nóvaya Gazeta sobre personas supuestamente detenidas y torturadas en Chechenia, por la sola sospecha de que pertenecen a la comunidad LGBT. Sin embargo, el material no presenta los nombres de los supuestos desaparecidos o asesinados, defendiendo el secretismo por razones de seguridad. Tampoco revela algún tipo de vídeo o material fotográfico que muestre el proceso de captura o liberación de las víctimas. Nada que pueda ser relacionado directa e indiscutiblemente con las acusaciones que lanzan. Solo testimonios sin nombre.

    Repercusión

    De publicación en publicación el material adquiere nuevos y sorprendentes detalles, que ni siquiera el material original contiene. Como que las torturas se realizan en "un campo de concentración para gais" (Daily Mail) "que el propio presidente checheno, Ramzan Kadyrov, ha visitado" (La Marea), a quién los medios extranjeros erróneamente le atribuyeron la frase "Si los homosexuales existieran en Chechenia, las fuerzas del orden público no tendrían que preocuparse de ellas: sus propias familias se encargarían de enviarlas a donde no pudiesen volver " (La Vanguardia), en realidad dicha por otra persona.

    Una vez más, dejemos a consideración de los lectores valorar la capacidad de los periodistas de interpretar y transmitir la información correctamente. Lo cierto es que el resultado de su trabajo no se ha hecho esperar.

    Así, se han iniciado campañas de colecta de fondos para ayudar a evacuar a las aún no reveladas víctimas; millones de personas firman peticiones online dirigidas al presidente Vladímir Putin, exigiendo cerrar los aún no encontrados campos de concentración; e incluso el Ministerio de Exteriores de Suecia ha llamado al embajador ruso en ese país para dar explicaciones sobre los aún no probados casos.

    En Rusia el material publicado por Nóvaya Gazeta fue tema de conversación entre el presidente, Vladímir Putin, y el líder checheno, Ramzán Kadírov. Durante el encuentro, Kadírov calificó a los informes sobre la persecución de los gais de "provocación". Recordó que tales "hechos no verificados" suelen aparecen en los medios de comunicación dos o tres veces al año.

    Después de la reunión, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, informó a la prensa que las autoridades federales están investigando la veracidad de la información publicada por el medio, pero que hasta ahora "esas señales no han sido confirmadas".

    Si bien es cierto que el tema de la homosexualidad aún causa mucha controversia en la sociedad rusa, la legislación vigente del país no prohíbe las relaciones LGBT y sí establece penas de hasta 8 años de prisión por los casos probados de torturas u otro tipo de violencia discriminatoria. En la foto: miembros de la comunidad LGBT rusa durante una marcha de protesta n San Petersburgo.
    © Sputnik / Anatoli Medved
    Si bien es cierto que el tema de la homosexualidad aún causa mucha controversia en la sociedad rusa, la legislación vigente del país no prohíbe las relaciones LGBT y sí establece penas de hasta 8 años de prisión por los casos probados de torturas u otro tipo de violencia discriminatoria. En la foto: miembros de la comunidad LGBT rusa durante una marcha de protesta n San Petersburgo.

    Reacción de la comunidad LGBT en Rusia

    Uno de los primeros en reaccionar a la publicación, fue el fundador del movimiento GayRussia y organizador de desfiles LGBT en el Cáucaso ruso, Nikolai Alekséyev. El activista acusó a Nóvaya Gazeta de tergiversar sus testimonios —piedra angular de todo el material— y planea demandar a la redacción por difamación.

    En particular, la publicación sostiene que ni él, ni sus abogados, se atrevieron a viajar a la caucásica localidad de Nálchik para acordar un desfile de la comunidad LGBT, debido al "temor por su seguridad personal". Eso es totalmente falso, aseguró el activista, quién como prueba hizo públicas las fotos de su estancia en esa y otras regiones del Cáucaso ruso.

    Nikolai Alekséyev, uno de los líderes de la comunidad LGBT, frente a la administración regional de Nálchik, capital de la región caucásica de Kabardino-Balkaria.
    Nikolai Alekséyev, uno de los líderes de la comunidad LGBT, frente a la administración regional de Nálchik, capital de la región caucásica de Kabardino-Balkaria.

    "Estos medios liberales, pro-occidentales, que pretenden publicar investigaciones serias con falsedades desde el encabezado, ponen en duda todos los hechos que contienen esos materiales", explicó el fundador de GayRussia al canal Rossiya 24.

    De creer en lo publicado, el temor por su seguridad personal llevó a otro activista del movimiento LGBT ruso, Vladímir Klímov, a enviar los papeles necesarios para el desfile por correo, algo que también fue desmentido por el propio Klímov.

    "En vísperas de la publicación, nosotros hablamos con los representantes de Nóvaya Gazeta, ellos grabaron una entrevista de cerca de 30 minutos, en la que personalmente les informamos que estuvimos presentes [en la entrega de los papeles para el desfile]. Al otro día, sale el artículo con la información totalmente distorsionada. (…) El artículo me atribuye que me asusté, que no me atreví a viajar al Cáucaso, a pesar de que sí estuve presente personalmente", compartió el propio Klímov con el canal Rossiya 24.

    Según explicó a Sputnik el propio Nikolai Alekséyev, él exigirá que la redacción publique un artículo desmintiendo la información distorsionada y reclamará un millón de rublos por daño moral, el cual planea destinar a su labor de defensor de los derechos de la comunidad LGTB en Rusia.

    Respecto a las supuestas torturas y persecuciones de los gais por parte de la administración de Chechenia, Alekséyev dice no conocer de esos casos.

    "Los informes sobre la violación de los derechos de la comunidad LGBT deben ser investigados. Según conozco, el Comité de Investigación, la Fiscalía y la policía ya se están dedicando a eso y veremos a qué resultados llegarán. Yo personalmente no he visto datos concretos sobre la persecución de personas en esa región", compartió Alekséyev.

    Comisionada para los Derechos Humanos

    Con Alekséyev parece concordar La Comisionada para los Derechos Humanos en Rusia, Tatiana Moskalkova.

    Durante su comparecencia ante el Comité de Desarrollo de la Sociedad Civil de la Duma (cámara baja de la Asamblea Federal), Moskalkova anunció que realizó solicitudes a cinco entidades de seguridad pública —incluyendo a la Fiscalía General y el Comité de Investigación Federal— sobre la existencia de alguna denuncia de tortura o desaparición de personas en el Cáucaso ruso. En todos los casos recibió una respuesta negativa.

    A pesar de eso, la Comisionada realizó una investigación propia basada en la poca información que contiene la publicación de Nóvaya Gazeta.

    "Yo acudí a los defensores de los derechos humanos y a los periodistas que trabajan ahí [en las localidades donde supuestamente se realizan las torturas]. Ellos asisten a esos lugares, revisan cada esquina. Hasta ahora, ningún caso ha sido confirmado", precisó Moskalkova.

    Ante la ausencia de casos verificados, Moskalkova ha llegado a la conclusión de que toda esta historia podría ser nada más que una provocación periodística.

    "Comienzan a surgir sospechas que se trata de una provocación, de una acusación falsa. Aún no estoy lista para sacar tales conclusiones, pero de seguro que sacaremos conclusiones: ¿de veras hay personas que fueron agredidas o simplemente alguien quiere especular sobre el tema?", compartió la Comisionada.

    Sin embargo, precisó que, en caso de que tales hechos sean confirmados, su entidad cuenta con todas las posibilidades de proteger a los agredidos en el marco de la ley de protección de testigos.

    Hasta entonces, solo queda esperar que las autoridades, los defensores de los derechos humanos o la prensa investiguen la información presentada por Nóvaya Gazeta. Sea como sea, el tema ya ha sido incorporado a la campaña mediática dedicada a desacreditar a Rusia ante la comunidad internacional, incluso antes de que estos casos hayan sido confirmados o desmentidos.

    Etiquetas:
    torturas, homosexualidad, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik