En directo
    Cadetes del ejército argentino instantes antes de proceder a interpretar el himno de Argentina en un acto realizado en el Cerro de la Gloria de Mendoza.

    A 30 años del alzamiento de los Carapintadas, la última rebelión militar argentina

    © Wikipedia/ José Porras
    Sociedad
    URL corto
    120

    En el aniversario del suceso que marcó un hito en la vida democrática del país sudamericano, Sputnik dialogó con Juan Agustín Robledo, periodista autor del libro ‘Felices Pascuas’, donde explica los motivos y el desenlace del último intento del Ejército por influir en la política de la Nación.

    El 19 de abril de 1987, tras 100 horas que tuvieron en vilo al país, Ricardo Alfonsín, el primer presidente tras la dictadura que azotó a la Argentina durante siete años, alcanzó un acuerdo con un grupo militares rebeldes.

    Libro de Juan Agustín Robledo
    © Foto : Juan Agustín Robledo
    Libro de Juan Agustín Robledo

    "Se trató del primer alzamiento militar desde el retorno de la democracia. Lo remarcable es que todo el sistema político salió a respaldar al presidente. Es un punto de inflexión, a partir de ahí nadie va a pensar en una salida militar a los problemas de la política. Hubo un consenso tácito de la clase política para que la democracia se convirtiera en un esquema inamovible", dijo a Sputnik Juan Agustín Robledo, editor general de Infobae.

    El objetivo inmediato del alzamiento era conseguir algún tipo de amnistía para los militares que cometieron delitos durante el proceso militar. Sin embargo, este punto se solucionó a corto plazo. "A un mes del alzamiento se había aprobado la Ley de Obediencia Debida [que estableció que los delitos cometidos por los miembros de las Fuerzas Armadas cuyo grado estuviera por debajo de coronel no eran punibles por haber actuado obedeciendo las órdenes de sus superiores], sin embargo el problema de los carapintadas siguió", explicó Robledo.

    Por eso el periodista sostiene que el alzamiento en realidad reflejaba una crisis al interior del Ejército. "Los mandos medios se enfrentaban a los superiores. Los generales que había designado Alfonsín, mostrados en los medios como individuos que sostenían la democracia, en realidad estaban comprometidos con la represión ilegal. En la actualidad toda esa cúpula del Ejército está muerta o presa o siendo juzgada por delitos de lesa humanidad, mientras que los carapintadas, en su mayoría, están libres porque no están comprometidos con el abuso ilegal", sostuvo.

    El alzamiento se puede explicar además por otros factores como el recorte del presupuesto que sufrieron las Fuerzas Armadas con el fin de la dictadura. "Estro trajo problemas de sueldo, de mantenimiento del equipamiento, de reclutamiento, de compra de armamento. La situación del Ejército era muy complicada", indicó el periodista argentino.

    A la distancia la valoración histórica resulta esencial para comprender la globalidad de los hechos. "A 30 años del levantamiento vemos que el conflicto en realidad era la disputa que había por la conducción del Ejército entre generales percibidos como burócratas, generales de escritorio responsables de la represión ilegal, del fracaso de Malvinas y de la situación económica dejada por la dictadura. En frente estaban los carapintadas, que eran mandos medios nacionalistas que buscaban desplazar a una cúpula del ejército asociada a dictadura. Esa búsqueda se los llevó puestos a ellos también", reflexionó Robledo.

    Juan Agustín Robledo
    © Foto : Nicolás Stulberg
    Juan Agustín Robledo

    El último intento de un sector del ejército de influir en la política de país resultó en la marginalización las fuerzas armadas de cualquier ámbito de decisión. "Después de ese episodio los militares pasan a tener un lugar marginal en la vida política del país. Incluso, muchos de ellos deben migrar hacia la vida institucional, hacia el sistema que resuelve las disputas no por las armas sino mediante los partidos políticos", concluyó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Gobierno argentino se desmarca de las declaraciones de un funcionario sobre la dictadura
    Expresidenta de Argentina acusa al Gobierno de relativizar violaciones a DDHH en dictadura
    Negación de crímenes en dictadura desata fuerte polémica en Argentina
    Etiquetas:
    levantamiento, dictadura, democracia, militares, Argentina