En directo
    Noticias falsas (imagen referencial)

    ¿Por qué no hay que preocuparse por las noticias falsas?

    © Pixabay/ pixel2013
    Sociedad
    URL corto
    0 19631

    El psicólogo, investigador y periodista estadounidense Robert Epstein advierte de que los esfuerzos de Google, Facebook y otras empresas que tratan de suprimir noticias falsas son potencialmente más peligrosos que la noticia falsa en sí.

    Epstein asegura que las 'fake news', en realidad, no representan un problema tan grande como lo cree la mayoría de la gente.

    Similares a los anuncios

    El psicólogo argumenta que las noticias falsas son competitivas.

    "Son exactamente iguales a los anuncios de televisión, muchos de los cuales también contienen afirmaciones falsas. Pero, por cada reportaje falso que publiques sobre mí, puedo compartir dos sobre ti. O también puedo publicar historias reales para tratar de corregir la información", explica.

    Según Epstein, la velocidad a la que proliferan tampoco representa un problema.

    "Erróneamente, hemos llegado a creer que la rápida proliferación de ideas e información es un fenómeno nuevo, debido al crecimiento del internet. Pero hemos olvidado que mucho antes de la invención de internet, las noticias y rumores falsos a menudo se propagaban a través de las poblaciones a grandes velocidades", señala.

    "Las personas eran seres sociales chismosos mucho antes de que se inventaron las plataformas de medios sociales", añade el psicólogo.

    Capacidad de detectarlas

    Las 'fake news' son fuentes visibles de influencia, observa el investigador.

    "Cuando en Facebook o Google te encuentras con una historia que dice que Hillary Clinton es una marciana, sabes que alguien trata de influir en ti", expone Epstein.

    Mucho más peligrosos son los nuevos tipos de influencia que la gente no puede ver, alerta el investigador.

    "En los últimos años, he descubierto y estudiado nuevas fuentes de influencia online, tales como la manipulación de resultados de buscadores (Search Engine Manipulation Effect, SEME) y las sugerencias de búsqueda (Search Suggestion Effect, SSE), que son completamente invisibles para la mayoría de los individuos".

    Se trata de tipos de influencia que no tienen precedentes en la historia humana.

    "Un ranking de búsqueda parcial puede tener un impacto dramático en las opiniones, compras y preferencias de voto de la gente, al igual que las sugerencias de búsqueda instantáneas que aparecen cuando uno empieza a escribir algo en la barra de búsqueda de Google".

    Lo peligroso es que, cuando la gente no es capaz de detectar las fuentes de influencia, suele pensar erróneamente que está tomando sus propias decisiones, advierte el psicólogo.

    Lea más: Los algoritmos secretos que dominan el mundo

    Epstein reconoce que las noticias falsas son preocupantes y que incluso podrían estar afectando a cientos de miles o incluso millones de personas todos los días. No obstante, propone ver el debate desde otra perspectiva: es probable que los resultados y sugerencias de búsqueda afecten a 1.000 millones de personas cada día sin que ellas se enteren. En este caso, un medio de influencia como las noticias falsas parece relativamente trivial en su capacidad de impacto, observa.

    "Miren una simple manipulación que Facebook tiene a su disposición: puede enviar mensajes a las personas de un solo grupo demográfico".

    Por ejemplo, un recordatorio "¡Regístrate para votar!" puede ser enviado a los partidarios de un solo partido político.

    Imagínense el efecto de un envío a escala masiva de mensajes dirigidos, controlado por los ejecutivos de una única empresa que no tiene competidores.

    Cosas que asustan

    Dado que las noticias falsas son a la vez visibles y competitivas, el autor no las encuentra muy aterradoras.

    "Lo que me asusta es la idea de que corporaciones rapaces, como Google y Facebook, decidan qué noticias son falsas", confiesa Epstein.

    El periodista se pregunta qué criterios tienen que cumplir las noticias para ser consideradas como falsas por unos algoritmos inventados por la gente.

    Si una historia es calificada como falsa puede no llegar al público y, en el peor de los casos, desaparecer de la historia, alarma el investigador.

    Lo complicado es definir qué noticias deben ser consideradas un 'fake'.

    "¿Es una noticia falsa simplemente por el hecho de que contiene algunos datos erróneos? ¿Cuántos errores debe haber en un artículo para que lo llamemos "falso"? ¿El 20% del hecho del que informa? ¿El 50%?", se pregunta.

    "¿Una historia veraz, publicada por una página de noticias (como Sputnik), que se asocia con un Gobierno extranjero contradictorio (como Rusia), es válida o falsa? Lo pregunto porque la última vez que publiqué un artículo en Sputnik, los medios 'mainstream' estadounidenses inmediatamente lo dejaron de lado, a pesar de que estaba informando con precisión sobre las nuevas investigaciones que había llevado a cabo en relación con el autocompletado de Google", prosigue.

    Lea también: El sitio web de Exteriores ruso crea una sección dedicada a las 'noticias falsas'

    Epstein también se pregunta si hay que considerar falsas las noticias solo porque siguen una determinada perspectiva política.

    "¿Si es así, deberían muchas historias dadas a conocer por Fox News y The New York Times considerarse falsas?"

    Otro problema es si se pueden calificar como 'fake news' las noticias satíricas.

    Para un ser humano resulta complicado dar respuestas a todas estas preguntas… ¿cómo identificaría entonces un algoritmo de manera correcta las noticias falsas?

    El problema del poder

    Las compañías como Google y Facebook ostentan demasiado poder, en opinión de Epstein. El investigador se pregunta si queremos darles otro tipo de poder: el de decidir qué noticias son válidas y cuáles no.

    Como señala el autor en su libro 'La nueva censura' ('The New Censorship'), Google es ahora el mayor censor del mundo que actúa como supereditor.

    Asimismo, el periodista advierte de otro riesgo: la identificación de las noticias falsas por medio de un algoritmo podría atraer aún más la atención hacia esas historias.

    "Las 'fake news' son problemáticas, sin duda. Siempre lo han sido y lo serán. Pero permitir que las grandes corporaciones tecnológicas gestionen sin control las noticias falsas es potencialmente mucho más perjudicial que la noticia falsa en sí", resume.

    Telegram

    Búscanos en Telegram bajo el nombre SputnikMundo y comienza a seguirnos. Ahora nunca te perderás artículos increíbles e interesantes de nuestra página web. ¡Te esperamos!

    Además:

    Google y Facebook no permitirán 'un segundo Trump' en Francia
    2016, un año de noticias falsas
    Etiquetas:
    información falsa, algoritmos, noticias, influencia, medios, redes sociales, Facebook, Google
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik