17:09 GMT +321 Septiembre 2017
En directo
    Una enfermera

    ¿Por qué paran las mujeres el 8 de Marzo? Un día en la vida de una enfermera

    © REUTERS/ Chaiwat Subprasom
    Sociedad
    URL corto
    0 29301

    Jornadas extensas de trabajo que no siguen el calendario habitual, sino una escala de turnos y guardias sin distinción de fines de semana o feriados. ¿Cómo conciliar el trabajo con la vida familiar en esa profesión también ejercida mayoritariamente por mujeres?

    La rutina de la peruana Katia Palomino resume el drama de infinitas mujeres a lo largo y ancho del planeta. Deja a su hija pequeña con su madre, entra a trabajar a las siete de la mañana y regresa a casa 12 horas después. Enfermera, trabaja actualmente en una clínica geriátrica en Perú. A veces, le tocan guardias de 24 horas. Y así pueden ser los fines de semana y los feriados.

    "Las poquitas horas libres que te quedan tratas de compartirlas con tu familia. Pero hay días en que terminas una guardia y la terminas muerta, lo único que quieres es dormir y que nadie te despierte, ¿no? Pero si te vas a dormir te pierdes la familia y en mi caso, que tengo a una hija, me pierdo la chance de estar con ella. Entonces por más que quiera dormir todo el día, trato de poner fuerza y voluntad para poder llevarla al parque y hacer las cosas que son necesarias para mi niña", contó Palomino a Sputnik.

    La joven enfermera no escondió la culpa que siente por no poder dedicar más horas a su hija. "Te sientes mal porque te estás perdiendo cada etapa de tu niña", lamentó. A su vez, durante el diálogo con Sputnik, agradeció varias veces al apoyo de su madre, quien cuida a la nieta durante sus largas jornadas laborales. "Y también a mis hermanas, que se quedan con mi hija cuando mi madre no puede", agregó.

    Cuando ingresó a la carrera, Palomino ya sabía lo que la esperaba. "Es una carrera muy sacrificada, de dedicación, de servir al prójimo, en la que no esperamos mucho porque nuestro trabajo es servir y apoyar al paciente, aliviar sus dolores", explicó. Ante tal vocación, tuvo problemas con su marido.

    "Mi esposo me dijo 'deja esta carrera, no te estés sacrificando, siempre llegas muerta, no tienes tiempo para nada, lo único que hace es dormir'. Pero de a poco ha ido entendiendo mi situación y ahorita también me apoya", subrayó.

    La enfermera peruana no estaba muy al tanto de la convocatoria internacional para una huelga femenina este Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo. Había escuchado algo, pero no estaba muy segura. Sin embargo, reconoció la importancia del movimiento de mujeres y mencionó las protestas en contra de los feminicidios, que se viralizaron en la región bajo la consigna "Ni una menos".

    "Hace poco hubo una marcha por 'Ni una menos' en la capital, en contra de la violencia hacia la mujer. Hay bastante que reclamar. Además de la violencia, lo otro es la igualdad. Creo que tanto la mujer como el varón pueden hacer los mismos trabajos. Pero te ven como mujer y piensan que te puedes embarazar. A una compañera la echaron cuando ella se embarazó para que pudieran contratar a otra persona que la cubriera porque ella ya no rendía a la empresa. No pueden hacer eso. Es discriminación", observó.

    Si pudiera adherirse al paro, Palomino pediría mejores remuneraciones para las trabajadoras del rubro. "Aquí [en Perú] las enfermeras no son bien pagadas, entonces es más por sacrificio, voluntad y de corazón que haces ese trabajo", resaltó. Además, la joven destacó la mayoritaria presencia femenina en la profesión.

    De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un tercio de las mujeres en los países con ingresos más altos trabaja en los sectores de salud y educación, mientras los varones "no se concentran en un sector específico". El informe 'Mujeres en el trabajo: Tendencias 2016' reconoce que "una prolongación del papel maternal tradicional de la mujer" incide en dicha realidad.

    "En enfermería casi todas somos mujeres, hay pocos caballeros. Entonces cuando entra un colega a la carrera pasa que todas lo miran con admiración, ¡hay un enfermero!", contó la peruana.

    A pesar del apoyo familiar y de sentirse en sintonía con su vocación, la voz dulce de Palomino delata su cansancio y el conflicto común a tantas mujeres. "A veces tú piensas: 'voy a dejar todo esto y me voy a dedicar a mi familia'. Pero es algo que no se puede. Tu trabajo es lo que hay y difícilmente una lo puede dejar", confesó.

    Contamos lo que otros callan

    Busca en Facebook a SputnikMundo y descubre las noticias más importantes. Dale a "me gusta" y compártelo con tus amigos. Ayúdanos a contar lo que otros callan.

    Además:

    América Latina se prepara para un día sin mujeres
    Alerta roja: epidemia de feminicidios en América Latina
    Activista: mujeres rurales de Bolivia se llevan la peor parte de la violencia
    ONG: Uruguay debe hacer más para combatir violencia contra las mujeres
    Desigualdad laboral, el desafío de la mujer en el siglo XXI
    Licencia de paternidad: la clave para enfrentar la desigualdad
    Mujeres en Rusia ganan un 28% menos que hombres
    "Discutir 1917 hoy es fundamental para repensar la liberación de las mujeres"
    Eurodiputado: "Las mujeres deberían ganar menos que los hombres porque son menos inteligentes"
    Etiquetas:
    discriminación de género, jornada laboral, mujeres, Día Internacional de la Mujer, Organización Internacional del Trabajo (OIT)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik