21:30 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    Lucía Jiménez Pernas

    La llamada de la sangre: cubana busca a su padre en Armenia

    © Facebook/Lucía Jiménez Pernas
    Sociedad
    URL corto
    10100
    Síguenos en

    Lucía Jiménez Pernas es una cubana con una historia atípica. Nació fruto de un amor que ignoraba las diferencias étnicas, pero nunca llegó a conocer a su padre.

    Ahora, cuatro décadas después, se encuentra buscándolo a través de las redes sociales. En su entrevista con Sputnik Armenia, Lucía compartió que, a pesar de no haber tenido la oportunidad de conocer a su progenitor, siempre sintió un profundo amor por él y una enorme añoranza.

    "Es un orgullo pertenecer a dos de las tierras más lindas del mundo. La bella Armenia de mi padre, con una historia antigua y rica. La linda Cuba de mi mamá", escribió en su cuenta de Facebook.

    Todo sucedió en enero de 1975, cuando la madre de Lucía trabajaba en la Embajada de Cuba en Moscú. Entonces ella estaba hospedada en el hotel Varsovia, donde meses después de su llegada conoció a un armenio y se enamoró.

    La madre de Lucía le contó que tuvieron un romance tan fugaz como apasionado. Pero su naciente relación se disipó víctima de las circunstancias. Cuando su enamorado se encontraba de viaje, ella recibió la noticia de que tenía que volver a Cuba.

    "Ni siquiera tuvieron oportunidad de intercambiar contactos. En aquel entonces no sabía que estaba embarazada. Eso solo lo supo cuando volvió a Cuba. Yo nací el 14 de marzo de 1976. Mi mamá siempre me dijo que mi padre es de nacionalidad armenia y se llama Armén, pero nunca pudo pronunciar su apellido, que siempre guardó en un papel", expresó Lucía.

    El papel en el que el padre de Lucía dejó inscrito su nombre
    El papel en el que el padre de Lucía dejó inscrito su nombre

    Entre otras cosas, su madre recuerda que Armén trabajaba en la Academia Nacional de Ciencias de Armenia. El domingo 8 de junio de 1975, Armén pernoctó en el mismo hotel que su madre, donde se conocieron, pero el resto de su estancia en Moscú la pasó en la residencia de la Academia de Ciencias, en el apartamento 1.212.

    "Tal vez en la Academia haya quedado algún documento con su nombre y apellido para que su búsqueda sea exitosa. Por otra parte, yo entiendo que él tiene otra vida y no quisiera causarle problemas. Solo quisiera saber si me reconocerá y si pudiera mantener un contacto conmigo. Si no, que todo siga como hasta ahora".

    En toda esta historia, Lucía solo pretende despejar las dudas. Lo que más teme es que a su padre le sea difícil aceptar a alguien que, salida de la nada, dice ser su hija 40 años después.

    Etiquetas:
    familia, Lucía Jiménez Pernas, Armenia, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik