Widgets Magazine
21:43 GMT +315 Septiembre 2019
En directo
    Las mujeres soviéticas

    "De eso no se habla, pero se piensa mucho": sexo en la URSS (fotos)

    © Sputnik / M. Nachinkin
    Sociedad
    URL corto
    1323
    Síguenos en

    En 1986 durante una videoconferencia Leningrado-Boston el mundo se enteró de que en la URSS "no existía el sexo". Esta oración de una participante soviética, sacada fuera de contexto, se hizo 'frase hecha'. Para conocer la verdad sobre la actitud del pueblo soviético respecto al sexo, los expertos analizaron los diarios privados de la gente de los 70 así como hablaron con los especialistas en la materia de aquella época.

    Liberalismo radical

    Pese al hecho de que la palabra 'sexo' apareciera en los diarios privados por primera vez solo en el año 1956 —tres años después de la muerte de Stalin y un año después de la despenalización de los abortos—, la creación de la Unión Soviética vino acompañada con una 'revolución sexual'.

    "Se sienta frente a mi cama y empieza a hablar conmigo de manera seria. He arreglado su vida sexual, y debo arreglar su vida laboral", escribió la actriz y pintora Vera Sudéikina en el año 1918.

    Aquel año fue aprobado el nuevo código del matrimonio y la familia, que permitió divorciarse, y dio derechos iguales a los hombres y a las mujeres en el matrimonio. Se detuvo la persecución por relaciones homosexuales.

    Una revolucionaria soviética, Alexandra Kolontái, llevaba a cabo una política de sexualidad femenina, que buscaba la libertad completa del matrimonio, el que, según opinaba, solo limitaba a las comunistas.

    La Unión Soviética fue uno de los primeros países del mundo que permitió los abortos.

    "Aquellos años están considerados por muchos historiadores como radicalmente liberales", asevera la historiadora de temas de sexualidad, Marianna Muraviova.

    El proletariado revolucionario recibió sus 'doce mandamientos sexuales' en el año 1924. Este código era una lista de consejos a la población de la URSS acerca de "la vida privada de los hombres y las mujeres". De cierta manera este reglamento sirvió como una respuesta a la 'teoría del vaso de agua', que simplificaba la actitud hacia el amor al nivel primitivo. Sin embargo, las discusiones sobre 'el sentimiento sexual' en el país comunista continuaron.

    "Hubo una discusión sobre el tema 'Religión, ciencia y revolución' en el museo Politécnico. El profesor Réisner trató de argumentar que las emociones sexuales son básicas. Se informó que los participantes reaccionaron con un 'gran aplauso'", escribió un empleado  de una naviera.

    Los prejuicios se discutían no solo en las disputas políticas, sino también en los hogares. En su diario privado fechado el 2 de  enero de 1925 comenta las relaciones sexuales de aquel tiempo:

    "Una mujer fea y no joven, llena de temperamento, esposa de un hombre de 22 años, comunista, y, a propósito, quiromántica, declaró de pronto: "Que me aspen si confío en que una chica que ya tiene 25 años nunca ha vivido con un hombre. Sería una mentira o un bicho raro", dice la nota.

    La familia es el pilar del Estado

    Con la muerte de Lenin el liberalismo se acabó. La visión de los comunistas más conservadores acerca de la igualdad de género y la sexualidad era diferente. Stalin apoyó la teoría de que la familia es el pilar del Estado. Las mujeres empiezan a recibir una licencia renumerada por maternidad, se crean los bancos de leche en los parvularios. No obstante, el proceso del divorcio se hace más complicado, mientras la homosexualidad masculina se convierte en delito penal. Y en 1933 se penaliza el aborto.

    Jóvenes soviéticos
    © Sputnik / Igor Kostin
    Jóvenes soviéticos

    El escritor Mijáil Prishvin en su diario escribe: "Pronto hasta la vida sexual será controlada. Y no se sueña con la 'libertad'". Dos años después el mismo escritor escribió:

    "Cuantos abortos al día se hacen en Moscú  y adónde van. (Pavlovna: "a los cerdos en los cubos"). El amor a precio de género", dice la publicación.

    La tasa de mortalidad del aborto artificial aumentó drásticamente: si en 1935 en las ciudades de Rusia (no hubo registros sobre las zonas rurales) fueron registrados 451 casos de muerte por esta causa, en 1936 esta cifra ya alcanzó 910 y siguió creciendo. Para 1940 el número superó los 2.000, es decir una de cada dos mujeres decidió abortar, señala la especialista Viktoria Sakévich.

    "La guerra destruyó las relaciones normales"

    Para los años 40 nadie discutía 'los mandamientos sexuales'. En los diarios privados de aquella época casi no hay menciones sobre el tema de las relaciones íntimas.

    El hijo de la mítica poetisa rusa Marina Tsvetáyeva, Gueorgui Efron, escribió en 1941, cuando tenía 15 años:

    "La cosa más chistosa es que la gente suele hablar del 'amor', pero hacen como si ignoraran la vida sexual. De eso no se habla, aunque se piensa mucho. Obviamente, a la edad de 15-16 años la cuestión sexual es primordial. Puede parecer cómico que mi madre, una mujer educada, una poetisa etc., piense que un chico no debe hablar de 'estas cosas'", señala. 

    Tres años después Efron muere durante la batalla de Orsha en la Gran Guerra Patria —guerra del pueblo soviético contra el nazismo en la Segunda Guerra Mundial—.

    La guerra se convierte en otro golpe contra las relaciones sexuales normales, opina en su diario fechado el año 1944 el historiador Gueorgui Kniázev, quien vivió durante el sitio de Leningrado.

    Más aquí: La falta de sexo causa estragos en las mujeres

    "La guerra rompió, o hasta destruyó por completo las relaciones sexuales normales de millones de hombres y mujeres. Cómo satisfacen su pasión centenares de miles de hombres jóvenes y saludables — no lo sé. Esta cuestión es una de las más aterradoras, y las consecuencias van a ser graves", observó.

    En el mismo año el filólogo Anatoli Batiuto describe sus relaciones con una joven en su diario:

    "Quise tomarla. Pero ella se resistió y se enfadó. Supe que iba a ser un fracaso ya que una pausa pequeña hizo que su autocontrol regresara, aunque no lo había perdido por completo. Resultó ser una cosa muy ruda y la rudeza olía a alienación", anotó.

    "La moda del sexo"

    En 1955 se despenalizan otra vez los abortos. Esto sucedió en un contexto de falta de educación sexual, subraya Marianna Muraviova.

    "En el mejor de los casos las madres les hablaban a sus hjas sobre la menstruación", manifestó.

    La palabra 'sexo' aún no había entrado en uso: la única mención de este término en dicho sentido en los años 50 pertenece al actor Nikolái  Mordvínov, que describe en su diario en 1956 sus emociones ante la opera estadounidense Porgy and Bess:

    "Es un gran arte: son musicales, cantan, se mueven y bailan de una manera suave, interpretan bien sus roles, pero todo esto tiene por objeto el sexo, y se realiza con medidas tan evidentes que a veces es desagradable verlo".

    Mujeres soviéticas en una playa en Crimea (Archivo)
    © Sputnik / Vladimir Akimov
    Mujeres soviéticas en una playa en Crimea (Archivo)

    Un año después el científico soviético y escritor Zvi Preigerzon, que fue condenado en 1949 a 10 años de cárcel por "participar en un grupo antisoviético", compartió sus observaciones  de la vida cotidiana de un campo de trabajos forzados.

    "En general, las mujeres sufrieron más de la falta de una relación sexual que los hombres. Entre ellas se habían distribuido diferentes tipos de técnicas para conseguir satisfacción sexual", recordaba el autor.

    De acuerdo con las notas en diarios, la palabra 'sexo' entra en el uso solo a finales de 1960. Entonces todavía tuvo una connotación negativa. El físico soviético Nikolái Rabótnov, que fue a Dinamarca en 1967 para visitar a unos amigos, criticó su estilo de la vida.

    Lea también: ¿Qué está detrás de la nostalgia por la URSS?

    "La señora se aburre mucho. Esconde el teléfono. Asusta con la plancha. Además, suele tener sexo con su Claus en el baño durante el día entero. Es que se privan de las necesidades básicas […] ya que el inodoro está allí dentro".

    Jóvenes en la playa en Georgia
    © Sputnik / Mikhail Ozerov
    Jóvenes en la playa en Georgia

    El enfoque casto hacia las discusiones acerca de los temas íntimos no siempre sirve como un sinónimo del estilo de vida austero. El estudiante y futuro periodista, Gueorgui Yelin, anotó en su diario en 1966:

    "Ayer la tonta de Shevchenko recibió dos 'desaprobados' y de repente después de las clases dio luz a un bebé. Pensábamos que era gorda simplemente, y resulta que estaba encinta. Al parecer no soy muy observador: ¡en nuestra clase Bachúrina está de siete meses! ¿Dónde está nuestra educación sexual?".

    Dos años después la literata Yúlia Nélskaya-Sidur cuenta cómo descubrió libros extranjeros acerca de este tema:

    "Es un libro muy gracioso. Tiene escritas estas palabras: "Una mujer satisfecha gime de esta manera: 'o-o-o-oh'. Dima dijo: "¡Vaya con estos anglo-SEXONES!".

    Puedes consultar la segunda parte de la investigación aquí.

    Además:

    ¿Por qué dos tercios de los rusos quieren conservar la URSS?
    ¡Cuidado! El sexo puede ser un peligro mortal para los hombres
    Más sexo, mejor salud
    El sexo débil es el masculino
    Revelan por qué la gente moderna tiene menos sexo
    Los increíbles daños que causa la falta de sexo
    Etiquetas:
    sexo, URSS
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik